Con las caravanas caminan sueños de liberación

Mauro Verzeletti

[email protected]

El Padre Mauro Verzeletti, CS pertenece a la Congregación de los Misioneros de San Carlos Scalabrinianos. Fue ordenado sacerdote en Brasil en 1993. Estudió Teología, Ciencias Sociales y Políticas. Luego de su ordenación, trabajo como misionero en la frontera entre México y Estados Unidos, para servir y defender los derechos humanos de las personas migrantes. En 1998 fue enviado a la Guatemala para servir en la Pastoral de Movilidad Humana, de la Conferencia Episcopal de Guatemala. Son veinte años de trabajo pastoral junto a los migrantes y refugiados en la Región Centroamericana. Los Misioneros Scalabrinianos están cumpliendo 25 años de Presencia y Servicio Pastoral. Actualmente, es Director Ejecutivo de la Casa del Migrante de Guatemala, El Salvador y Director Regional de la Red Internacional para las Migraciones Scalabriniana –SIMN- Él es conocido dentro de los medios sociales como la voz de los migrantes por su compromiso y lucha constante en la denuncia de las injusticias.

post author

Pbro. Mauro Verzeletti, cs
[email protected]
Director de la Casa del Migrante, Guatemala y El Salvador

“¡He visto la opresión de mi pueblo en… Centro América, he oído el clamor que le arrancan sus opresores y conozco sus angustias! Voy a ponerlos en marcha para librarlos del poder de los… tiranos poderosos del imperio del mercado neoliberal. Lo sacaré del sistema de muerte… los llevaré a una tierra nueva y espaciosa, tierra que mana leche y miel”. Cf. Éxodo 3, 7-8.

En las veredas de la migración, sentado en la mesa con las masas en caravanas, que claman por la liberación sin fronteras porque son hijos e hijas de nadie. Las Casas del Migrante desde el amor sin límites buscan ser oídos, ojos y corazón de la muchedumbre vulnerable. Compartimos con ellos sus esperanzas, dramas y lágrimas, penas y sufrimientos, el dolor del fracaso y de la exclusión, el sueño por una patria que les dé pan, donde el Cristo Migrante sea el centro de la misión y “para que estemos todos en comunión…” I Juan 1, 3. En este caminar en caravanas los migrantes y refugiados denuncian los muros y fronteras construidos por gobiernos hipócritas defensores de los intereses del capitalismo neoliberal, que discrimina y rechaza, destructor de la dignidad humana. Los migrantes con sus ojos mojados por la sencillez, pobres entre los más pobres, movidos por un nuevo amanecer cargado de esperanza y liberación, viven la experiencia del destierro, buscando la tienda de la hospitalidad plantada por Jesús en el anunciar del Reino de Dios, porque salen de la tierra quemada por la ley y el acoso de un sistema económico y político perverso. A partir de las caravanas gritan al mundo el abandono por la falta de políticas públicas de seguridad ciudadana, porque son despojados de nombre, derechos y dignidad.

La humanidad en caravanas condenada hasta ahora a un continuo vagar por los desiertos y las fronteras, con sus huellas estampan sueños donde quieren alcanzar una patria común de paz, para plantar su tienda en una tierra fértil en donde “construirán casas y vivirán en ellas, plantarán viñas y comerán sus frutos…, pues mi pueblo vivirá tanto como los árboles, y mis elegidos disfrutarán del trabajo de sus manos” (Isaías 65, 21-22).

Dios nos invita a construir la solidaridad universal, en profunda reconciliación con la madre Tierra para recrear la paz con justicia y derecho. Nos urge empezar a proclamar la liberación de la familia humana, a partir del clamor de los migrantes, los sueños y promesas de Dios se transformarán en nuevos horizontes de esperanza, donde la historia renacerá con la nueva utopía que otro mundo posible.