COMISIÓN QUE ANALIZA Y APRUEBA PROTECCIÓN DE REFUGIO

José Antonio Guardado

[email protected]

Soy José Antonio Guardado Martínez, nací el 17 de enero de 1959, originario de la República de El Salvador, de padres campesinos. Licenciado en Administración de Empresas y Teología Evangélica, interesado en el tema de Migrantes y Refugiados.

post author

Lic. José Antonio Guardado Martínez
[email protected]

Para la Comisión encargada de analizar y aprobar solicitudes de la condición de Refugiado según el Estatuto de las Organización de las Naciones Unidas (ONU) tengo una pregunta: ¿Qué hacen como Comisión? Eso porque hace algunos días leí en Publinews que Guatemala solo ha otorgado siete residencias de asilo en todo lo que va del año 2019.

Y algo grave o sorprendente que el 26 de julio, los gobiernos de Guatemala y Estados Unidos firmaron un acuerdo de cooperación de asilo, el cual permitirá al país dar refugio a emigrantes. Pero en este año 2019; el Instituto Guatemalteco de Migración (IGM) solo ha otorgado siete solicitudes, según sus estadísticas. ¡Qué vergüenza de trabajo más eficiente verdad, amigo lector!!! Residencias a Refugiados: desde que inició el año 2019 a la fecha, el Instituto Guatemalteco de Migración (IGM) ha otorgado 4,942 residencias y de estas sólo siete por asilo político o como refugiados.

Cuatro de forma permanente y tres temporalmente. Este dato vergonzoso se da a conocer después de dos meses de la firma de “tercer país seguro”, pero que hoy mejor dicen o le llaman “Acuerdo de Cooperación de Asilo”; que también entre bambalinas la Honorable Corte Constitucional (CC) ya lo ratificó sin hacer ninguna bulla o anuncio oficial en que se basó para ratificarlo. Señores de tan o supuesta honorable comisión les recuerdo que “nosotros los refugiados somos personas que tenemos fundados temores de ser perseguidos por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social u opiniones personales.

Y que nuestra condición y protección están definidas por el derecho internacional ya que no debemos ser expulsados o retornados a las mismas situaciones en las que nuestras vidas y nuestras libertades corren riesgos; y saben que, bajo ese concepto, el Estado de Guatemala está obligado a proporcionar las garantías básicas como todo un ciudadano común y corriente que necesita seguridad, empleo y educación. Concluiré señores y ustedes bien lo saben que, seguridad por parte del Estado no existe. Ni seguridad jurídica y no digamos seguridad alimentaria. Porque los mismos dineros asignados por lo general no son bien administrados a pesar que esos fondos vienen de la cooperación internacional canalizados por la misma Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Con respecto a empleo hace un año y meses se creó una oficina encargada de canalizar empleos para hermanos Retornados, Deportados y Refugiados dentro del Ministerio de Trabajo y Previsión Social coordinado por su propio Viceministerio, pero ¿qué hicieron? solo enriquecer una base de datos y como siempre dar promesas falsas porque no han tenido la voluntad de lograr un amplio convenio con el Sector Privado o Empresarial, y lo peor ni con el mismo Estado.

Hechos y no palabras esperamos como miembros de la diáspora Internacional. Sobre el tema Educación el mismo Ministerio de Educación por medio de sus direcciones departamentales son los principales violadores de la ley no cumpliendo con ese derecho exigido por la Comunidad de Refugiados en Guatemala. Llegando también al cinismo de marginar a niños/as y adolescentes admitiéndolos solo como oyentes. Señores el tiempo perdido, hasta los santos lo lloran. He dicho o escribo.