ARTISTA Y LIDERESA MAYA KAQCHIKEL DESTACA EN LA ONU

Ch’umilkaj: Somos una generación que tiene la capacidad de lograr pequeños o grandes cambios

Por Margarita Girón
[email protected]

Muchas mujeres actualmente contribuyen al país con su trabajo, liderazgo y esfuerzo, aunado a esto la dignificación de los pueblos indígenas ha cobrado relevancia gracias a las jóvenes que han destacado por su activismo no solo a nivel nacional sino fuera de las fronteras.

Ch’umilkaj Nicho, una joven artista maya Kaqchikel, quien ha destacado en escenarios internacionales gracias a sus propuestas, en una Entrevista para La Hora Voz del Migrante compartió detalles sobre su carrera artística y experiencias como lideresa representando a las causas de los pueblos indígenas del país.

Además, Ch’umilkaj brindó detalles sobre su reciente experiencia en la Organización de Naciones Unidas (ONU), en los Estados Unidos, en donde intervino como becaria del Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y el Caribe (FILAC), quienes seleccionaron a la artista para la beca “Maddelin Brizuela para el empoderamiento de las mujeres indígenas de América Latina y El Caribe”.

A sus 24 años, Ch’umilkaj de origen maya Kaqchikel, nacida en San Juan Comalapa, Chimaltenango, ha encontrado en la música una forma de expresión a través de la cual busca la dignificación de los pueblos indígenas en el país.

“San Juan Comalapa es un pueblo de muchos artistas y haber crecido en un pueblo con esas características y una familia que tiene muy arraigado el arte, tanto en pintura como música, me formó una convicción muy clara de lo que tengo que hacer por la sociedad”, acotó la artista, cuyo nombre en Kaqchikel, significa “estrella de la mañana”.

A la vez, detalló que a través del arte ha logrado aglutinar sus metas y es a través del canto que ha trascendido en distintos espacios para trabajar por la reivindicación de los derechos históricos culturales de los pueblos indígenas en el país.
“A mi edad siento que tengo un compromiso como joven y también como mujer indígena con la sociedad, porque vivimos en un sistema que a veces invisibiliza la participación de las mujeres. Yo con mi trabajo trato de difundir y crear eco en la lucha de las mujeres que a lo largo de la historia han luchado por defender su cultura”, puntualizó la entrevistada.

ASÍ INICIÓ SU CARRERA

A decir de la artista, la esencia de las personas es definida en parte desde la concepción. Ch’umilkaj indicó que, en su caso, al ser hija de dos líderes comunitarios que han trabajado por la dignificación de los derechos humanos su influencia generó parte de esa inspiración y convicción que la caracteriza.

“Mi madre, quien también es artista, me cuenta que el momento en donde ella pintó más en su vida fue mientras me esperaba, en sus lienzos ella trazaba sus líneas y dibujaba muchas montañas cantando y me ha dicho que, a lo mejor desde allí, en el vientre yo sembré mi canto y personalmente me gusta pensar que así fue”, dijo la joven artista.

Ch’umilkaj detalló que fue a los 5 años, cuando entró a la escuela, que inició formalmente su camino por la música y empezó a compartir sus habilidades musicales. Además, destacó que, desde muy pequeña, las historias que su madre le contaba por las noches, antes de dormir, estaban relacionadas con el Popol Vuh, historias de las montañas y relatos que mis abuelos contaban.

“Como mi madre trabajaba todo el día, una forma de acercamiento era que al día siguiente de haber contado una historia yo debía resumir lo que me había contado, pero lo hacía a través de canciones en idioma cachiquel, así que desde allí considero que inició mi lucha por mantener viva nuestra cultura”, acotó.

De acuerdo con la entrevistada, la primera vez que pisó un escenario fue en un festival escolar en donde fue seleccionada para representar a su grado, “recuerdo que terminé de cantar una canción que habíamos compuesto mi madre y yo y al finalizar todo el público se puso de pie y no paraba de aplaudir y eso me emocionó mucho”, puntualizó Ch’umillkaj.

La artista relató que, durante esa presentación, estaba presente un miembro del grupo Maya Aj, una agrupación musical originaria de San Juan Comalapa, que actualmente cuenta con casi 20 años de trayectoria, quien le invitó a participar a con ellos en otros escenarios.

A decir de la artista, estar tan pequeña en distintos escenarios, representó un reto, pues debía estar mucho tiempo fuera de casa y sus padres no querían que perdiera clases; sin embargo, su participación en el grupo fue de dos años.

Durante varios años, Ch’umilkaj se alejó de los escenarios para enfocarse en sus estudios, pero no de la música, su deseo continuaba vivo y se materializó hasta graduarse como maestra de música, para lo que debió trasladarse a la Ciudad Capital.

“Así es como logré mi sueño de ser maestra de música, esto dio pie a desarrollar otras estrategias a través de la educación para rescatar los idiomas a través del canto y es en este punto en donde empiezo a desarrollar otros proyectos para impulsar a más mujeres”, puntualizó Ch’umilkaj.

Además, indicó que, durante su carrera, también formó un grupo musical integrado por mujeres de distintas áreas del país, al cual nombró Tutak’al, que era una mezcla de sonidos occidentales y ancestrales; sin embargo, por cuestión de tiempo no pudo participar con ellas sobre el escenario, pero les asesoró todo el tiempo, hasta concretar la propuesta musical.

¿A QUIÉN LE CANTA CH’UMILKAJ?

De acuerdo con la entrevistada, al ser el arte un puente de expresión para su lucha, su inspiración es la vida y su cultura, a través de la cual ha aprendido a concebir el Universo desde otras perspectivas.

“Mis canciones van en la línea de la defensa del territorio, la naturaleza, los conocimientos de mis ancestros en cada canción y es por eso que en cada canción trato de impulsar la revitalización de los idiomas de los pueblos indígenas, uno de mis sueños es poder cantar en todos los idiomas mayas que tiene Guatemala”, destacó la artista.
Ch’umilkaj destacó que a través de su trabajo ha logrado motivar a más niños y jóvenes a fortalecer su identidad.

ARTISTA Y LIDERESA MAYA CACHIQUEL

Los ideales de Ch’umilkaj, la llevaron a enlazar la parte musical con su lucha por la reivindicación de los derechos indígenas. Su liderazgo la ha llevado a distintas partes del país y América, en donde ha impartido charlas, conferencias y talleres relacionados con la reivindicación de la mujer, derechos colectivos y defensa del territorio.

“Esto me ha dado la oportunidad de hablar en nombre de las mujeres jóvenes que estamos tratando de proponer distintas formas de incidir para hacer una sociedad más justa”, puntualizó.

Para Ch’umilkaj, empoderarse y poder decir lo que siente, es una forma de contagiar a más mujeres jóvenes para que puedan vencer sus miedos porque hay muchos estereotipos que limitan los espacios para que las mujeres puedan desarrollarse desde distintas perspectivas.

“Somos una generación que busca hacer cambios, conozco a varios jóvenes que están trabajando este tema y es importante crear visibilidad y una ruta común para poder tener un país mucho más digno. Somos una generación que viene con mucha fuerza y capacidad de lograr pequeños o grandes cambios”, acotó la artista.

SU PARTICIPACIÓN EN LA ONU

Ch’umilkaj viajó recientemente a Nueva York, gracias a la beca “Maddelin Brizuela para el empoderamiento de las mujeres indígenas de América Latina y El Caribe”, obtenida a través de FILAC.

De acuerdo con la artista, haber aplicado a la beca significó un reto, pues generalmente se otorgaba a mujeres con una mayor trayectoria y preparación; sin embargo, fue seleccionada y, además de ser la más joven en participar en dicho programa, fue la designada para participar ante la ONU, en el marco de conmemoración de los idiomas indígenas declarado por dicho organismo internacional.

“Creo que durante el periodo de formación en el programa de la beca observaron mi convicción y por eso me propusieron como representante y portavoz de todo el programa ante las Naciones Unidas y eso dio pie que pudiera dar mi declaración ante todos los estados del mundo que participaron en el evento”, destacó.

SUS RETOS

Para la artista uno de sus mayores retos es trabajar para erradicar el racismo estructural que ha limitado e invisibilizado la capacidad que tienen las mujeres de incidir socialmente en diferentes espacios. Su deseo es crear una plataforma en donde se promueva la igualdad y en el tema de pueblos indígenas y la vulneración de sus derechos. ”Mi deseo es combatir ese sistema estructural que nos ha dañado históricamente”, dijo.

NUEVOS PROYECTOS

Dentro de los proyectos a futuro de la artista, Ch’umilkaj comentó que en el próximo mes iniciará la producción de su primer disco, que espera lanzar en el mes de septiembre. Además, planea concretar una fundación en la que pueda compartir sus experiencias con las mujeres y niños en su comunidad a través del arte.

Para Ch’umilkaj, una Guatemala ideal se traduce en inclusión, equidad e igualdad cultural. A decir de la entrevistada, es necesario crear espacios en donde se impulsen proyectos intergeneracionales en donde los guatemaltecos puedan hablar sobre sus luchas, propósitos y crear objetivos comunes como país.

CONVIVIÓ CON GUATEMALTECOS EN NUEVA YORK

Durante su estadía en Estados Unidos, la artista tuvo la oportunidad de convivir con el Colectivo Florecerás Guatemala, en donde compartió con la comunidad guatemalteca durante una actividad cultural impulsada por el colectivo en Queens, Nueva York.

Para Ch’umilkaj, que los guatemaltecos que han tenido que migrar mantengan esa conexión con la realidad de Guatemala, se traduce en un ejemplo a seguir para quienes se desentienden de los problemas que afectan al país.