Christian Guzmán, el migrante que ha impulsado los “shucos” en Las Vegas

Por Margarita Girón
[email protected]

Una de las opciones que algunos guatemaltecos han encontrado al momento de empezar un negocio en Estados Unidos, es a través de la gastronomía y Los antojitos chapines son actualmente una de las iniciativas más rentables al momento de invertir, por lo que, llegar a la nostalgia de otros connacionales que han migrado, a través de un clásico, como el shuko, ha sido la opción que emprendedores como Christian Guzmán, un guatemalteco que desde Las Vegas, busca innovar y dar su propio toque a este antojo chapín.

En entrevista para La Hora Voz del Migrante, el emprendedor guatemalteco describió cómo El Shuco Original, Puro Utz, se ha convertido desde hace cuatro años en negocio exitoso, así como los aspectos que hacen diferentes sus productos, con relación a los otros restaurantes que ofrecen negocios de comida.

¿CÓMO SURGIÓ?

Guzmán comentó que al viajar constantemente a Guatemala, pudo observar que una de las comidas rápidas más populares en el país es el shuco y para los guatemaltecos que han migrado a los Estados Unidos, la nostalgia por degustar de un “buen shuko”, les dio la idea de innovar su negocio y llevar el shuco chapín hacia Estados Unidos.

“Con mi hermano un día nos dimos cuenta del ingenio chapín, cómo es que ellos tenían las carretillas de los shukos con tipografía similar a las compañías grandes, solo que con un nombre propio, eso nos llamó la atención y luego platicamos sobre cómo podríamos hacer algo similar, que llamara la atención y traer un poco de la gastronomía de Guatemala a los Estados Unidos”, comentó Guzmán.

El emprendedor comentó, que al estar inmerso junto a su hermano, en el negocio de la gastronomía, pensar en un producto innovador se hizo más fácil y así surgió el “el shuko original”.

Guzmán dijo que el negocio inicio, con shukos tradicionales de salchicha, chorizo, carne asada y mixto, mismo que fue comercializado inicialmente en Las Vegas, Nevada; sin embargo, al ser reducida la comunidad guatemalteca en esa ciudad, decidieron llevar su producto a un lugar con mayor presencia de chapines y fue así como optaron por ir a Los Ángeles.

“Cuando hicimos el primer viaje a Los Ángeles, fue una locura, tuvimos alrededor de unas mil personas que llegaron el primer día, hubo quienes esperaron hasta seis horas para poner su orden de comida y después del primer viaje nos dimos cuenta que la demanda estaba allá”, comentó el entrevistado.

Según Guzmán, con el tiempo llegó la oportunidad de establecer un negocio solo para Los Ángeles, que operaba cada dos semanas en diferentes puntos de la ciudad, lo que dio la oportunidad de darse a conocer con más chapines que se sumaron a los clientes que además del toque guatemalteco que Christian da a los shukos, colaboraron con la obra que los hermanos impulsan desde Estados Unidos.

A decir del guatemalteco, la demanda de los shukos, llegó a Ciudades como Houston, Nueva York y otros estados en donde hay presencia de guatemaltecos, quienes han solicitado que el shuko original llegue a su comunidad.

“El plan de nosotros era llevar la gastronomía guatemalteca, no solo a Los Ángeles, sino a otros lugares y ahora nos hemos aventurado un poco más al norte, al área de San Francisco, Oakland y otras ciudades cercanas y también allá; gracias a Dios ha sido un éxito”, comentó Guzmán.

LA RUTINA

Guzmán describió que la jornada en El Shuco Original, Puro Utz inicia a las 8 de la mañana con los preparativos y de los ingredientes base de los shukos, para luego iniciar la venta al medio día y finalizar a las 8 de la noche.

“Después que se termina de servir debemos recoger todo, llevar el food truck al lugar en donde se parquea y debemos dejar todo limpio y listo para el día siguiente. Son 14 horas al día de trabajo, pero es muy satisfactorio”, comentó.

¿QUÉ LO HACE DIFERENTE?

Guzmán comentó que uno de los elementos que hace diferentes y únicos los shukos que ellos venden, es que se dieron a la tarea de buscar quien preparara especialmente el pan que se utiliza en Guatemala. Según comentó el emprendedor, localizaron a una panadería especial para preparar el pan con el sabor característico y único, que tienen los shukos chapines.

“Cuando iniciamos el proyecto, averiguamos en Guatemala, en donde era que se preparaba el pan y quién era el mayor distribuidor y así fue como trajimos la receta para que un panadero que también es guatemalteco, nos preparara el pan especial, como debe ser”, puntualizó el entrevistado.

El guatemalteco manifestó que un valor agregado que los clientes encontraron en los shukos originales es que no solo estaban comprando un shuko, sino colaborando con una causa humanitaria que los hermanos impulsan, enfocado en la niñez del país, pues según comentó Guzmán, han realizado campañas en donde un porcentaje del valor de los shukos es donado para proyectos educativos en Guatemala.

Además, comentó que al llegar a una ciudad, no solo llevan el sabor del país, sino la oportunidad de convivir entre guatemaltecos en un ambiente lleno de música y costumbres chapinas, lo que por momentos hace sentir a los clientes que están en su propio país.

“Nosotros les ponemos mesas, sillas, contratamos a un DJ que toca solo música guatemalteca y marimba, es lugar en donde pueden convivir y allí se han reencontrado muchos, que aunque son originarios del mismo municipio, en nuestras reuniones se han vuelto a ver, porque no sabían que estaban viviendo en la misma ciudad y hacemos un ambiente de fiesta para ellos”, añadió Guzmán.

El alcance del emprendedor ha sido reconocido por medio de comunicación locales, tanto impresos como de televisión. Guzmán comentó que fueron parte de un show televisivo en donde dieron a conocer la gastronomía guatemalteca y además pudieron llegar al mercado americano con su emprendimiento.

SOBRE EL FUTURO

Dentro de los proyectos que los emprendedores han considerado como parte de sus metas, está expandir el negocio y llegar a otros estados y poder llevar el sabor guatemalteco a más connacionales.

“Estamos enfocados en llegar a Houston y San Francisco, hemos ido seguido a San Francisco y siempre es un éxito, entonces los planes serían llegar allá y dejarla fija, así como tenemos en Los Ángeles”, puntualizó Guzmán.

Christian y su hermano han logrado destacar en Estados Unidos, con su trabajo y determinación y aunque represente sacrificio y muchas horas de trabajo, y convertirse en emprendedores les ha dado la oportunidad de salir adelante y ser ejemplo para otros chapines que han optado por este tipo de negocio, pese a estar lejos de Guatemala.