POR PRECIO, SERVICIO Y CONFIANZA EN LA OFERTA DE SALUD

Chapines regresan a tratarse médicamente a Guatemala

Para los migrantes, además de tener confianza en los médicos guatemaltecos, aseguran que tanto las medicinas como los procedimientos médicos son más baratos en Guatemala que en Estados Unidos. Foto de tipo ilustrativo/ ARCHIVO AP

Por Margarita Girón
[email protected]

El turismo médico es una actividad que ha presentado un crecimiento en los últimos años en el país y aunque no se cuenta con datos estadísticos para observar con exactitud el dinamismo de este sector, ya sea por precio, calidad de servicio, confianza o accesibilidad, muchos guatemaltecos que residen en el extranjero prefieren retornar a Guatemala para tratar sus padecimientos e incluso someterse a tratamientos estéticos y así obtener beneficios que no tendrían en Estados Unidos.

SERVICIOS SON MÁS COSTOSOS EN ESTADOS UNIDOS

Mario Echeverría, migrante guatemalteco residente en Nueva York, dijo que en los próximos meses viajará a Guatemala y aprovechando la visita que hará para ver a su familia, se realizará su chequeo médico anual.

Según detalló, en Estados Unidos existen empresas que ofrecen seguros médicos a los migrantes que cuentan con residencia, pero la cobertura no es total y resultan costosos para quienes los adquieren.

“Aquí no lo atienden en ningún hospital si no tiene seguro y muchos no lo tienen por lo caro que son, el más barato anda por los US$47 dólares mensuales vaya o no vaya al médico y todavía hay que pagar una cuota adicional de US$15 a US$50 por cita, y si es especialista de US$60 para arriba y la medicina es muy cara”, expresó Chavarría.

El connacional destacó que en Guatemala hay buenos especialistas y confía en la preparación que tienen los profesionales de la salud que egresan de las universidades del país y agregó que, aunque en Estados Unidos hay médicos que brindan un servicio con calidez a los pacientes, incluso es algo que “también se paga.”

Los guatemaltecos que residen en el extranjero buscan todo tipo de servicios médicos, pero destacan los pacientes que buscan realizarse tratamientos odontológicos, tratamientos estéticos, de oftalmología, cirugía plástica y consultas médicas en general.
Foto de tipo ilustrativo/ ARCHIVO AP

NO TODOS PUEDEN PAGAR UN SEGURO EN ESTADOS UNIDOS

Jorge Aguirre, un guatemalteco residente en California, quien obtuvo la ciudadanía estadounidense hace más de quince años, relató que hace dos años sufrió un accidente de tránsito que le dejó lesiones permanentes en la cadera.

Según, Aguirre, el seguro cubrió US$140 mil dólares para el tratamiento y a decir del guatemalteco, sin el seguro médico que le da beneficios por su estatus migratorio, difícilmente habría podido cubrir los gastos derivados del percance y no se encontraba en condiciones de viajar a Guatemala para ser atendido.

“Yo como soy ciudadano tengo seguro de por vida, no pago hospital ni medicinas y acá legalmente es obligación tener seguro de automóvil, porque los gastos derivados de un accidente son caros y no todos pueden pagarlos”, dijo Aguirre.

VIAJAR A GUATEMALA ES MÁS CONFIABLE Y RESULTA MÁS BARATO

Desde que dejó el país hace nueve años, Otilia regresa al menos una vez al año para recibir tratamiento médico en Guatemala, porque además de tener confianza con su médico de cabecera, asegura que las medicinas son más económicas al igual que el tratamiento que recibe.

Así que cada vez que vuelve, sí es a finales de diciembre o principios de enero, ella visita a su médico por exámenes y luego para que le prescriban vitaminas, también lo hace su esposo y recientemente vino su hijo con sus nietos para hacer lo mismo.

Sin embargo, el último viaje de Otilia fue para atender una emergencia, según contó una familiar guatemalteca se encontraba en su casa cuando cayó de unas escaleras y se lastimó la mano, así que para atenderse decidió comprar un boleto a Guatemala desde Nueva York y visitar a su médico.

Tan pronto como aterrizó el vuelo, ella junto a su esposo y demás familia visitaron al médico quien le recomendó que inmediatamente le fuera inmovilizado el brazo, puesto que tiene una fractura en la muñeca.

Para esto, Otilia acudió a la emergencia del Hospital San Juan de Dios, en donde fue atendida de acuerdo a la lesión que presentada, derivada de la caída sufrida en Estados Unidos.

Al consultar las razones por las que Otilia decidió volver, su familia indicó que fue porque en EE. UU., los tratamientos médicos son bastante costosos, así que prefirió pagar un vuelo y tratarse en Guatemala, además que tampoco tiene un seguro médico, así que la atención pudo ser todavía más cara allá.

Aunque el yeso lo tendrá por un mes, ahora se siente más tranquila de haber viajado al país para tratarse y buscar atención médica.

Otilia, además de haber vuelto por razones de emergencia, también aprovechó para llevar vitaminas y otras medicinas que utilizará para su recuperación, en los que no invirtió más de lo que sí pudo gastar en Estados Unidos.

La guatemalteca trabaja en Nueva Jersey en donde se encarga del mantenimiento de escuelas y también casas a donde viaja para ganar su sueldo. Migró de manera regular y tiene una tarjeta de residencia en la actualidad.

Dentro de las ventajas que encuentran los connacionales que viajan para ser atendidos en Guatemala, destacan la calidad del servicio, la calidez de los profesionales que les atienden y el precio.
Foto de tipo ilustrativo/ ARCHIVO AP

OFERTA DE TURISMO DE SALUD EN GUATEMALA ESTÁ EN CRECIMIENTO

Adrián Alvarado, presidente de la Comisión de Turismo de Salud y Bienestar de la Asociación Guatemalteca de Exportadores Agexport, detalló que el sector de turismo de salud y bienestar ha mostrado un aumento importante a nivel mundial y se calcula que alrededor de 15 millones de personas viajan al extranjero cada año en busca de servicios de esta índole, gastando en promedio de entre US$7 mil hasta US$15 mil dólares por visita.

Alvarado dijo que dentro de las ventajas que encuentran los connacionales y personas de otras nacionalidades que viajan para ser atendidos en Guatemala, destacan la calidad del servicio, la calidez de los profesionales que les atienden y el precio, que se traduce en un ahorro para los pacientes, que según detalló el entrevistado, puede llegar a ser del 75 por ciento o más, en comparación con el costo que podría tener en otro país.

Otro de los factores que, a decir de Alvarado, representa una ventaja para Guatemala, es la rapidez con la que son aplicados los tratamientos médicos, así como la tecnología con la que cuenta el país en el sector médico.

“La demanda de pacientes que viajan para ser atendidos en Guatemala va en crecimiento, cada vez vemos un aumento de un 5 por ciento por año”, destacó Alvarado.

¿CUÁLES SON LOS SERVICIOS QUE BUSCAN EN GUATEMALA?

El presidente de la Comisión de Turismo destacó que los guatemaltecos que residen en el extranjero y que viajan al país buscan todo tipo de servicios, pero destacan los pacientes que buscan realizarse tratamientos odontológicos, tratamientos estéticos, de oftalmología, cirugía plástica y consultas médicas en general.

“Con lo que gastarían allá en un tratamiento, vienen acá, visitan a sus familiares, pasean y obtienen atención médica y se van en mejor estado de salud”, dijo el entrevistado.

Asimismo, destacó la calidad del servicio, a través de los profesionales que son formados en las universidades guatemaltecas, “tenemos profesionales de la salud de calidad mundial y eso es lo que el paciente busca, que se le solucione el problema y se le proporcione el tratamiento de una forma óptima”, puntualizó Alvarado.

Otilia acudió a la emergencia del Hospital San Juan de Dios, en donde fue atendida de acuerdo a la lesión que presentada, derivada de la caída sufrida en EE. UU.
FOTO ARCHIVO LA HORA

LA DIFERENCIA EN COSTOS

Alvarado, refirió que uno de los pacientes atendidos describió que en Estados Unidos pagó US$6 mil dólares por un tratamiento de implante, mientras que, en Guatemala, el precio oscila entre US$1 mil 500 y US$2 mil dólares.

“Un tratamiento de canales acá se cotiza en US$200 dólares, mientras que, en Estados Unidos, el mismo tratamiento cuenta entre US$1 mil y US$1 mil 200 dólares”, detalló el entrevistado.

De acuerdo con Alvarado, desde Agexport se está trabajando en la creación de un modelo estadístico que permita medir el alcance e impacto que genera el sector para Guatemala, que pese a contar con el apoyo de instituciones como Inguat y Mineco aún es deficiente en estrategias a nivel país para integrar un clúster robusto que permita posicionar a Guatemala como un destino de turismo de salud y bienestar a nivel regional.