Celeste, con dos trabajos y esfuerzo, demuestra cómo el chapín cumple sus metas en EE. UU.

Por Redacción La Hora
[email protected]

Decidida a cambiar el futuro de sus hijos y con la firme convicción de apoyar a su madre, Celeste una migrante guatemalteca que vive en Nueva York, contó a La Hora cómo ha sido vivir en Estados Unidos en donde con mucho esfuerzo ha logrado salir adelante, además, enfatizó que si bien la vida es difícil en ese país, salir adelante es posible y solo es cuestión de aprovechar las oportunidades que se presentan.

Celeste recordó en la entrevista que dejó Guatemala en 2005 y uno de los aspectos a los que le costó adaptarse fue al clima, porque llegó en época de invierno y por supuesto empezar desde cero con una nueva vida y lejos de sus seres queridos.

Al principio menciona que vivía con otras cuatro personas en un solo cuarto, compartiendo baño, cocina, así que todos estaban en un solo lugar y eso fue desesperante, aunque con el tiempo se acostumbró.

“El proceso de adaptarse es con el tiempo, te adaptas a la rutina de tener dos o más trabajos, estar al pendiente de la familia. La vida acá es un poco difícil, pero te acostumbras…. me motiva salir adelante ver que mis hijos se están preparando para ser unos profesionales. Me motiva seguir adelante el tener la oportunidad de estar en este país y tener una vida mejor”, comentó la guatemalteca.

La connacional de origen retalteco, mencionó que algunas de sus metas y satisfacciones han sido haberle comprado una vivienda a su madre en Guatemala y trabajar por su cuenta, convirtiéndose así en una mujer independiente.

INSTA A MIGRANTES A APRENDER INGLÉS PARA TENER MÁS OPORTUNIDADES

También explica que sueña con obtener en algún momento un estatus regular en ese país, además, espera seguir trabajando para pagar el estudio de sus hijos por quienes se ha esforzado y luchado, por ello trabaja en el área de mantenimiento, haciendo limpieza en viviendas por su propia cuenta durante el día y por la noche como mesera en un restaurante.
La guatemalteca también tiene un mensaje para los migrantes y los insta a que aprendan un oficio que les pueda ayudar a generar ingresos durante todo el año y como ejemplo, recordó a muchos que trabajan en construcción o cortando grama, pero que durante la temporada de invierno se quedan sin un empleo en Nueva York.

“En otros estados quizás sean diferentes cambios climáticos, yo trabajando limpiando casas es un trabajo que lo tengo durante todo el año. Y principalmente también les aconsejo que aprendan inglés y le pongan mucho esmero por lo menos a lo básico para sobresalir en este país, conozco muchas personas que tiene más de 10 años y no han querido aprender inglés y se quedan estancados en un círculo donde difícilmente no pueden prosperar”, afirmó.

Por ello, reiteró a los connacionales a que si tienen la posibilidad de estudiar que lo hagan y lo aprovechen para que puedan estabilizarse en Guatemala, porque la decisión de migrar es difícil porque hay que estar conscientes que se hace un trabajo duro.

EXTRAÑA GUATEMALA

Viviendo en Estados Unidos, Celeste explica que ha logrado convivir con migrantes de otras nacionalidades con quienes ha estrechado lazos de amistad, de hecho, tiene una amiga que es originaria de Jamaica y al conversar con ella recuerdan su infancia y sienten que vivieron lo mismo.

Aunque ya son varios los años que tiene viviendo en el extranjero, Celeste asegura que extraña a Guatemala, el clima, su familia, amistades, el sabor de la comida, que, aunque prepara en su vivienda para ella no es lo mismo, “extraño las frutas, deliciosas que hay en nuestro país, jocotes, granadinas, anonas”.

Por otro lado, reiteró que lo que admira de Estados Unidos es el respeto que tienen las personas hacia las leyes, porque la mayoría las cumplen.

Celeste, finaliza explicando que se siente feliz por sus hijos, porque ellos están seguros y eso la motiva a continuar superándose, además, menciona que hay trabajo para todos, “si uno se propone a trabajar, uno puede tener dos, tres trabajos y uno puede lograr lo que uno quiere”.
Y reitera en que una de las motivaciones que encuentra a diario es ver como sus amistades han ido progresando, porque lo importante es que, “hay oportunidades y hay que aprovecharlas… no hay que perderse en vicios”.