Cambio generacional y de compromiso

Por Rodulfo Santizo
[email protected]

Los guatemaltecos debemos analizar y digerir muy bien todos los acontecimientos político sociales que se han dado, durante los últimos años, mismos que no nos dejan desarrollarnos como país, sabiendo que contamos con muchas ventajas para ser una nación de primer orden, sin necesidad de estar expulsando nuestro mejor recurso, por medio de la migración.

Aquí sí cabe una regañada y halada de orejas para todos, porque nos hemos acostumbrado a ser utilizados por ciertos grupos que hacen y deshacen con nosotros y no nos damos cuenta que nos han baboseado y lo seguirán haciendo, si no reaccionamos para ser parte activa en el que hacer de una nueva Guatemala.

Las tendencias ahora han cambiado, por ejemplo, hay sectores que inciden y controlan directamente el actuar de muchos de los que se eligen para cargos públicos, pero eso será solo transitorio, si no decidimos tomar el rol protagónico que en derecho nos corresponde.

Desde hace varias décadas el sector económico tradicional ha sido de los que deciden quién va gobernar, y toman ventaja para nombrar puestos clave, que velarán por sus intereses, de acuerdo a las cuotas económicas que han dado para ayudar a los partidos políticos en las etapas electorales; esta demás decir quiénes son esas personas, los medios y entidades de justicia se han encargado de desenmascararlos y evidenciar los trinquetes de todas las campañas de todos los tiempos.

Hasta cierto punto es saludable que todas esas situaciones se ventilen para que sea un revulsivo para toda la población guatemalteca a no dejarnos engañar más, sabiendo que nosotros mismos tenemos la solución en nuestras manos, tomando las mejores decisiones para darle un nuevo rumbo a Guatemala.

Un llamado muy especial a toda esa población joven, mujeres, campesinos, migrantes, profesionales y pobladores apáticos a que en estos tiempos de antesala a una nueva elección para cargos públicos, a que busquemos las mejores opciones, producto de compromisos serios y responsables con la sociedad para que no se repitan estas malas experiencias de estar probando gobernantes y funcionarios que no dan la talla.

No es necesario tener millones de quetzales y compromisos con grupos oscuros para ganar una elección, lo que sí se necesita es la suma de millones de voluntades para ganar todos por la nueva Guatemala.

Los migrantes en el extranjero y nuestros familiares en Guatemala queremos ser parte de ese cambio generacional para que haya un nuevo orden con oportunidades e igualdad para todos; porque somos un sector importante en términos económicos, sociales y porque no decirlo en el aspecto político, si sabemos aprovechar nuestras fortalezas y oportunidades.

Urge un gobierno que piense en las necesidades urgentes e importantes, poniendo en sintonía a todos los sectores, sin privilegios, combatiendo la impunidad y librarnos de la maldita corrupción.