Austeridad en el gasto público

Rodulfo Santizo

[email protected]

Guatemalteco, migrante, facilitador de procesos para fortalecer el tejido social, visor y monitor del bienestar social, multifacético, persistente, soñador por una Guatemala diferente, gestor en desarrollo.

post author

En países como Guatemala con indicadores sociales muy característicos de naciones sub desarrolladas por la maldita corrupción y gastos innecesarios en sueldos exagerados, viáticos elevados, gastos superfluos y muchos gastos que no ayudan en nada a logar tener un buen funcionamiento del aparato gubernamental en Guatemala.

Desgraciadamente hemos tenido la mala suerte de tener gobiernos corruptos sin experiencia en la administración pública, que cuando están en el poder se emocionan de tener tanto dinero ajeno a su disposición, que lo único que se les ocurre a los mal nacidos es aprovechar sus posiciones para enriquecerse a costillas de los impuestos de los buenos guatemaltecos, haciendo piñata con todo lo que se les ponga enfrente.

El funcionario público tiene la obligación de prestar un servicio a la sociedad, para eso se le paga, claro dice cual es su función especial y lo debe hacer con responsabilidad, honorabilidad, sintiéndose privilegiado de tener ese honor de ser un facilitador para solucionar las necesidades y asistir a los guatemaltecos, cuando se le demande.

Pero todo esto ha cambiado, porque muchos empleados públicos que porque están en el poder, la población les tiene que rendir pleitesía y se sienten de linaje especial, recuerden que todos los empleados del gobierno sin excepción están para prestar sus servicios a toda la población; la misma obligación tiene el presidente, vicepresidente, ministros, vice ministros, secretarios, diputados, jueces, magistrados, policías, maestros, embajadores, cónsules, conserjes, secretarias, entre otros tantos puestos que existen.

Recordemos que Guatemala no tiene reynados, coronas o dinastías como algunas confundidas sociedades de países de de Europa que dejan presupuestos para las familias supuestamente de sangre azul que escudan su poder y trato especial con gastos de los impuestos de la ciudadanía.

Se aplaude la noticia del presidente Alejandro Giammattei de impulsar una política de austeridad por los excesivos e innecesarios gastos encontrado en muchas instituciones con gente del mal recordado y non grato Jimmy Morales, iniciativa que muchos mitramos con buenos ojos, pero que esta no sea de diente a labio, que lo que hoy se anuncia se traduzca en verdaderas acciones y que eso recursos ahorrados sean utilizados en proyectos de educación, seguridad alimentaría, desnutrición, seguridad, salud o un montón de falencias que la población vulnerable y de a pie, tiene actualmente.

Hacemos un llamado a los tres poderes del estado a que se abstengan de hacer gastos que lloran sangre, recuerden que somos un país en desarrollo, donde hay cerca del 80% de la población en situación de pobreza que no tiene acceso muchos recursos, como lo tienen ciertos sectores con suerte y privilegios espaciales y muy diferentes, por lo que los empleados públicos deben levantar las manos al cielo y dar gracias a Dios que tienen un empleo para satisfacer sus necesidades elementales de vivienda, alimentación, educación, salud y a veces para tener ahorros y darse unos gustos extras, compárense con aquellos que están rasgando y encogiendo su presupuesto con un salario mínimo que cada mes pasan penas para salir adelante.

Algunos rubros o gastos que se pueden evitar e ir creando una cultura de mucha conciencia entre los funcionarios son los siguientes: 1. Evitar compra de azúcar, café u otras bebidas, que se emplea la política que cada empleado lleve su refacción y almuerzo en un a practica y útil lonchera, como lo hacen los empleado de la iniciativa privada, 2. Al diablo con pagar almuerzos y refrigerios a empleados que ganan jugosos salarios, 3. reducción de viáticos en una cuota estándar razonable para todo los empleados por igual, que no existan aquellas diferencias abismales entre un funcionario de alto nivel con uno de bajo nivel, al final las mismas necesidades tienen los, porque son seres humanos, 4. Prohibir la utilización de vehículos oficiales para trasladarse de sus trabajos a sus casas y fines de semana, 5. Cero gastos en publicidad del gobierno, para eso están ahora las redes sociales, 6. Eliminación de foros, seminarios, talleres innecesarios para empleados públicos, a menos que sean de importancia y de mucha utilidad, 7. Reducción de salarios a muchos empleados, empezando con el sueldo presidencial, ministros, secretarios, asesores, magistrados, altas esferas del congreso (diputados, personal administrativo, etc.), 8. Eliminación de dietas por sesión en tantas instancias de gobierno, principalmente para aquellos miembros que son funcionarios de gobierno (INDE, ANAM, INTECAP, Junta Monetaria, INFOM, entre otras que se me escapan, 9. Eliminación de gastos confidenciales y de representación de muchos empleados de cuello blanco, 10. Eliminación de instituciones que duplican esfuerzos y recursos como COPREDE, comisionados, asistentes, CODISRA, etc. 11. Eliminar aquellos fondos asignados a todas las ONGs dentro del presupuesto 2020 y que son solo para pago de favores a políticos, 12. Revisión de todos los presupuestos de los proyectos co participación de sociedad civil para evitar la sobre valoración, 13. Cero gastos en fabricar uniformes para empleado públicos, utilicen un gafete visible, 14. En la comisión contra la corrupción e impunidad, recientemente creada, es necesaria la participación del a sociedad civil para que este vigilante y visora del accionar de la misma.

En fin hay mucha tela que cortar si queremos ser austeros y optimizar los recursos del estado, utilizándolos para hacer proyectos en bien de la población, mas necesitada. Usted amigo lector comente en el espacio correspondiente y agregue otros aspectos donde el gobierno puede ahorrar si verdaderamente tienen esa voluntad para dar confianza a la población.