EN SACATEPÉQUEZ

Asociación B’atz, entre hilos y tejidos, mujeres promueven su desarrollo

Por Margarita Girón
[email protected]

En San Juan Sacatepéquez, Asociación B’atz cuyo nombre significa “Tejiendo Nuestros Sueños”, trabaja en el desarrollo comunitario de las mujeres guatemaltecas a través del apoyo y capacitación a las artesanas que elaboran tejidos a mano que luego son comercializados en mercados locales, fomentando así una práctica ancestral en Guatemala y aportando oportunidades económicas a las mujeres que integran la agrupación.

Jessica Lara, secretaria Tesorera de Asociación B’atz, en una entrevista para La Hora Voz del Migrante, compartió detalles del trabajo que realizan y que nació de la intención de empoderar a la mujer en el municipio.

Lara relató que una de las razones que motivaron la creación de la Asociación es impulsar a los artesanos para que puedan nivelar su economía. Asimismo, indicó que a través de la entidad se crean espacios en puntos estratégicos para que ellos puedan vender.

Aunque la iniciativa tiene cerca de cuatro años, Jessica indicó que la formación de la Asociación se concretó durante el 2017 luego de reestructurar la Junta Directiva. A la vez, explicó que la primera actividad en la que participaron como asociación fue durante un evento cultural que se celebra en el mes de julio en San Juan Sacatepéquez en donde los productores comercializan directamente los productos que elaboran.

Lara añadió que actualmente las autoridades de la localidad han apoyado la iniciativa brindando patrocinios e instructores para los talleres.
“Nosotros como directiva no trabajamos solo para generar ingresos para la Asociación, sino para promover el desarrollo de nuestra comunidad”, dijo Lara.

BUSCAN CONSERVAR PRÁCTICAS ANCESTRALES

La representante de Asociación dijo que actualmente imparten un taller que consiste en el teñido de hilos a base de semillas, hierbas y vegetales propios de Guatemala, extrayendo de estas los pigmentos que luego se utilizan para teñir los hilos con que las artesanas elaboran a mano los tejidos que luego se comercializan en la comunidad.

“Para nosotros impartir estos talleres en los que usamos técnicas naturales y ancestrales, es una forma de conservar la cultura y la tradición heredada. Es importante que las nuevas generaciones no pierdan este conocimiento y es a través de las madres que esta tradición puede conservarse”, dijo Lara.

Lara explicó que actualmente imparten en el taller de teñido a 30 mujeres entre 22 y 50 años que aprenderán sobre el proceso que conlleva la creación de los colores que son utilizados en los tejidos, “después de teñir los hilos, ellas ya podrán tejer sus güipiles para que luego sean vendidos por ellas mismas en los eventos que vienen”.

Sobre la importancia de crear fuentes de trabajo y desarrollo comunitario para disminuir la intención de migrar de las madres y jóvenes que participan en el proyecto, Lara dijo que lo que buscan es que las mujeres puedan tener una mejor calidad de vida a través de su trabajo, que se sientan autosuficientes y que puedan realizarse como mujeres haciendo algo que les gusta.

“Ellas están muy entusiasmadas, algunas trajeron hilo extra para llevarlo teñido y eso las motiva a trabajar y crear emprendimientos que les permita ser el sostén de sus hogares, motivando y creando estas oportunidades podemos incidir en ellas para que se queden en Guatemala y no consideren buscar un mejor futuro en el extranjero”, destacó.

Jessica indicó que dentro de las metas de la asociación se encuentran la implementación de proyectos que incluyan a la niñez del municipio, “A partir de enero empezaremos a trabajar el proceso de tejido con los niños, queremos iniciar enseñándoles a elaborar una faja, que es una de las prendas más sencillas, esperamos que esto los motive ya que podrán participar en la actividad de julio, exponiendo y vendiendo los productos que elaboren”, acotó.