Asimilando sin olvidar de dónde venimos

Por Elmer Sandoval

Siempre he pensado en escribir esta nota pero la nostalgia y el dilema me lo han impedido pero ahora después de nuestra celebración de Independencia aquí en Trenton N.J. he analizado que vale la pena compartir mi punto de vista después de ver cómo muchas veces nos critican por asimilar costumbres de este gran país (USA), sin entender que miles de chapines nos encontramos ATRAPADOS en dos culturas diferentes viendo a nuestros hijos crecer con otro idioma que no es el nuestro.

Aunque en casa somos chapinismos, en la escuela ellos deben ser norteamericanos para poder avanzar en su nivel académico y así convertirse en nuestro apoyo, ahora que nosotros (generaciones que emigramos en los 80, 90), ya estamos en el ocaso de nuestras vidas y quizás algunos preparándonos para un posible retorno a nuestra bella patria donde nos espera otro proceso de re-adaptación después de 40 años de vivir en tierra extraña.

No es fácil como lo piensan los paisanos que nunca han salido de Guatemala sin ni siquiera saber lo duro que ha sido la vida aquí donde nos abrimos puertas con tantos obstáculos que gracias a Dios hemos podido superar con el pasar de los años.

Ahora puedo decir firmemente que Dios nunca se equivoca nos trajo a esta gran nación con dos propósitos 1- Para bendecirnos con oportunidades de trabajo y bienestar para nuestra familia donde hemos encontrado La Paz y la Salvación y  2- Para ser de bendición a los pueblos donde nos han aceptado como comunidad migrante. Es por eso que en este

Mes nos unimos a todos ustedes que viven en nuestra patria amada a levantar con orgullo y honor nuestra bella bandera aunque estamos lejos de nuestra bella “Guatelinda”. Dios les bendiga y Dios bendiga a Guatemala y a USA, dos países en un corazón.