Ante nueva caravana, Secretaria Nielsen culpa al Congreso por falta del muro

Foto. AP

Por Denis Aguilar
[email protected]

Ante la nueva caravana de migrantes centroamericanos que arribó a una zona colindante entre México y Estados Unidos, la Secretaria del Departamento de Seguridad Nacional, Kirstjen M. Nielsen, culpó al Congreso estadounidense de la situación, asegurando que este es resultado del fracaso al no conseguir los fondos para construcción de un muro fronterizo.

“Aproximadamente 2 mil extranjeros han llegado al norte de México en una ‘caravana’ con el propósito de cruzar la frontera e ingresar a Texas. No permitiremos el ingreso ilegal y estamos preparados para prevenirlo. El Departamento de Seguridad Nacional ha estado trabajando con el Departamento de Estado, Departamento de Defensa y el Departamento de Justicia para asegurar que estén a disposición todos los recursos necesarios para enfrentar esta caravana ilegal”, dijo la funcionaria.

Nielsen responsabilizó directamente al Congreso de Estados Unidos, dominado por los Demócratas, por este tipo de caravanas de migrantes. Asimismo, dijo que no reformar las leyes en materia migratoria convierte en un “imán” a ese país para el arribo de migrantes.

“Estas caravanas son el resultado del fracaso inexcusable del Congreso de no asignar los fondos necesarios para construir una barrera física, así como de su falta de voluntad para reformar leyes obsoletas que sirven como un poderoso imán para que extranjeros ingresen ilegalmente al país”, resaltó.

Mencionó también que mientras en Estados Unidos no se tenga una seguridad fronteriza integral, dicha problemática no se resolverá.

Por último, Nielsen aseveró que el Departamento de Seguridad Nacional “hará todo lo que esté en su poder” para que los traficantes de personas y contrabandistas rindan cuentas por trasladar a migrantes a territorio estadounidense, con el fin de hacer cumplir las leyes y mantener seguras a las comunidades.

Una caravana con aproximadamente mil 700 migrantes centroamericanos llegó este día a la ciudad fronteriza de Piedras Negras, en el norte de México y al occidente de Eagle Pass, Texas, según reportó la agencia de noticias AP.

Las autoridades estatales de bienestar infantil indicaron que al menos 46 menores de edad no acompañados entre los 15 y 17 años acompañan la caravana.