EN 2017 SE HAN CONOCIDO AL MENOS CIEN SOLICITUDES DE ASILO

Al menos 360 personas viven como refugiadas en Guatemala

Por Denis Aguilar
[email protected]

El jefe de la oficina de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en Guatemala, Enrique Valles Ramos, dijo que hay al menos 360 personas viviendo en condiciones de refugiados en Guatemala, quienes huyen de la situación de violencia en sus países.

Valles Ramos expresó que se está trabajando en facilitar el ingreso al país de más personas que buscan una condición de refugiados, esto en el marco de auxiliaturas, a través de compromisos que Guatemala ha adquirido.

Pese a que nivel mundial hay 65 millones de personas viviendo en condiciones de refugiadas, el representante de ACNUR dijo que en Guatemala la cifra es baja.

“Las personas que acuden al sistema de protección en Guatemala son muy pocas, hasta el momento hay 360 refugiados reconocidos en el país”, dijo Valles Ramos.

“En esta situación hablar de 360 es una situación más modesta”, agregó.

Asimismo, Valles Ramos señala que durante el 2017 se han conocido al menos 100 solicitudes de asilo en Guatemala.

PAÍS DE TRÁNSITO

Valles Ramos aseguró que Guatemala es utilizado normalmente como un país de tránsito para los migrantes que buscan refugios en países como México o Estados Unidos.

Según lo indicó Valles Ramos, solo en el 2016 unas 500 mil personas utilizaron Guatemala como un país de tránsito para llegar a los países del norte buscando protección, provenientes principalmente de países centroamericanos.

Entre las causas de la migración, ACNUR indica que las personas huyen de sus países por situaciones de la violencia o incluso la pobreza.

“Estamos en un contexto de violencia de grupos criminales y de otros factores de una multicausalidad que genera el movimiento, tanto de personas fuera del país con situación de refugio y también el desplazamiento interno”, afirmó.

CONVENIO BUSCA MEJORAR ATENCIÓN

El 19 de diciembre, ACNUR y la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) firmaron una carta de entendimiento para dar una mayor atención de los refugiados que busquen asilo en Guatemala o que simplemente utilicen el país como tránsito.

“El teléfono 1555 de la PDH ya está al servicio de ACNUR y de toda la sociedad civil y la academia que trabaja con el tema de los refugiados, por ejemplo, porque hay muchas personas que tienen como destino Guatemala o van de tránsito”, dijo el PDH, Jordán Rodas.

Con ese convenio, Rodas aseguró que se podrá brindar asistencia a los refugiados y se podrá indicarles de qué forma se les puede apoyar en su paso o estadía en Guatemala.

La Procuraduría indicó que el próximo año se presentará un informe en el cual se abordará el desplazamiento interno en Guatemala, en el cual participará el sector académico, así como la Oficina de Derechos Humanos de la ONU en Guatemala y ACNUR.

Para el representante de ACNUR, la firma del convenio es un “momento importante”.

Valles Ramos destacó el papel de esa agencia de la ONU por su asistencia a los refugiados y aseguró que es la única organización que ha recibido en dos ocasiones el Premio Nobel de la Paz.

“Creemos que es importante seguir fortaleciendo la paz en Guatemala”, expresó insistiendo en fortalecerla para que no entre en un riesgo.

Agregó que para ellos es un “anhelo” trabajar con la Procuraduría de los Derechos Humanos y formalizar el compromiso para atender a los refugiados que busquen asentarse en Guatemala.

Agregó que Guatemala ha adquirido varios compromisos para la atención a los refugiados, por lo calificó como importante el convenio ratificado con la PDH.