CONNACIONALES EN ESTADOS UNIDOS RECUERDAN TRADICIONES GUATEMALTECAS

Actividades de Semana Santa se viven con fervor en el país

POR DELIA BONILLA
[email protected]

Las tradiciones de Semana Santa son uno de los mayores atractivos culturales del país, comidas, alfombras, marchas fúnebres, procesiones y demás actividades religiosas envuelven el ambiente de la Semana Mayor donde la mayoría de guatemaltecos se esmeran por vivir la época con reflexión y fervor.

Durante la temporada, la elaboración de alfombras de aserrín y los cortejos procesionales se intensifican a lo largo y ancho del país, todas las familias comparten diversas actividades para conmemorar la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo.

Carlos Rodríguez quien nació en Esquipulas, Chiquimula y tiene 43 años de residir en Chicago, Illinois, recuerda que de pequeño fue acólito en la Iglesia Católica y ayudaba junto con sus padres a realizar las andas y acompañaba los cortejos procesionales.

ACTIVIDADES INICIAN CON LA BENDICIÓN DE LAS PALMAS

Para los devotos católicos las actividades propias de la Semana Santa inician el Domingo de Ramos, día en que las familias acuden a la iglesia para conmemorar la entrada de Jesús a Jerusalén montado sobre el asno, los ramos de palma que son bendecidos por el sacerdote representan las palmas puestas en el camino cuando hizo su ingreso.
El Lunes Santo y el Martes Santo el Evangelio presenta pasajes de los últimos días de la vida de Jesús, en Guatemala son días laborales, sin embargo en las iglesias los recorridos procesionales se hacen presentes, los devotos se preparan con anticipación para portar los diversos trajes según el cortejo procesional.

El Miércoles Santo se conmemora el día que se reúne el Sanedrín con Judas Iscariote en el tribunal religioso judío para condenar a Jesús. El Jueves Santo en las iglesias católicas es usual el lavatorio de pies, una ceremonia que rememora la lección de humildad, igualdad y servicio mutuo en donde Jesucristo lavó los pies a doce personas.

Además, en Guatemala es usual la visita de los siete sagrarios, un recorrido por siete iglesias diferentes como parte de una penitencia para la absolución de pecados y la elevación de peticiones.

El Viernes Santo es un día de luto y de máximo dolor, a las tres de la tarde en las iglesias se recuerda la hora del fallecimiento de Jesucristo y no se celebra una misa sino un rito de oración donde se lee la pasión y muerte del Hijo de Dios.

El Sábado de Gloria es un día de luto por la muerte del Salvador, por la noche se celebra la Vigilia Pascual, en donde se hace referencia a la noche santa en la que el Señor resucitó, la Iglesia Católica realiza actividades de bendición del fuego nuevo, del agua y la profesión de fe, además de una liturgia especial y solemne.

El Domingo de Resurrección es un día de gozo porque se celebra la fiesta de la Pascua de Resurrección en que se conmemora la resurrección de Jesús.

RECUERDOS QUE NO SE OLVIDAN
Según Carlos, en Estados Unidos el día más grande para las diversas religiones es el Domingo de Resurrección, la gente se pone sus mejores galas para ir a la iglesia. “Aquí se celebra el Día de Pascua que no se celebra con tanta fuerza en Guatemala”, comentó.
Betsy Castellanos Soto, originaria de Patulul Suchitepéquez, actualmente vive en Brooklyn, Nueva York y recuerda con nostalgia la comida que se preparaba para Semana Santa y la experiencia de caminar con su familia observando las alfombras.
Comentó que en Estados Unidos nada es igual, aunque hay gente de fe que se involucra en la iglesia y hay comunidades que han llevado las costumbres de Guatemala. En Brooklyn, salen pequeñas procesiones y la gente acompaña con banderas de diferentes nacionalidades.

Indicó que tras doce años de estar en el país norteamericano, lo que más extraña es el calor de la familia, la convivencia, la comida como las torrejas, el ayote en miel, las frutas de la temporada y el pescado seco, aunque visita constantemente el país recuerda con cariño todas las vivencias de la época.

Las marchas fúnebres son una de las principales remembranzas de Carlos, quien tiene discos y escucha durante la época algunas marchas para recordar las tradiciones que marcaron su niñez con gratos momentos y comentó que su esposa también recuerda la Semana Santa en el país, “mi esposa también me comenta que extraña los olores, del incienso, del corozo y lo sabores de las torrejas y buñuelos”, resaltó.