Inicio Más Populares Y usted, ¿cómo envía sus remesas?
MIGRANTES BUSCAN OPCIONES DE ENVÍO CON COSTOS MÁS BAJOS

Y usted, ¿cómo envía sus remesas?

por -
0 141
Y usted, ¿cómo envía sus remesas?

BANCO MUNDIAL SEÑALA QUE SE PREVÉ UN AUMENTO PARA 2018

Por Redacción La Hora*
[email protected]

La facilidad de enviar sus remesas es uno de los aspectos que los migrantes contemplan a la hora de hacer sus transferencias monetarias, por ello buscar un banco del sistema que haga más fácil el retiro para sus familiares en Guatemala es primordial. Llevar control de sus aportes también es importante y consideran que los costos podrían reducirse si les presentaran otras opciones.

La Hora Voz del Migrante conversó con migrantes guatemaltecos para conocer sus opiniones y preocupaciones cuando se habla de remesas y ahorro.

Ante el notable incremento de envíos, un informe del Banco Mundial de 2018 señala que aunque existan aumentos, países e instituciones en conjunto con organismos de desarrollo deben buscar mecanismos que permitan reducir los costos de envío de remesas para que las familias reciban una mayor parte del dinero.

De acuerdo a la misma institución, en 2017 los ingresos por remesas representaron un sólido crecimiento en países entre los que destacan Honduras, El Salvador y Guatemala.

El Banco de Guatemala (Banguat) reportó en 2017 una cifra histórica en el ingreso de divisas familiares al país, por más de US$8 mil millones, que los hogares guatemaltecos recibieron e invirtieron en diferentes rubros.

Mientras que un estudio de la Asociación de Investigación en Estudios Sociales (Asies) de 2018 que se enfocó en el destino de las remesas para los departamentos como San Marcos, Huehuetenango, Quetzaltenango y Zacapa, reveló que los hogares invierten más en la mejora de la estructura de viviendas.

En tanto el Organismo de las Naciones Unidas para la Migración  (OIM) destacó en otro documento de 2016 que solo un 8 por ciento se dirige a salud y educación, mientras un 5.5 por ciento se destinaba al ahorro.

Detrás de las remesas hay sacrificio, entrega e historias de luchas y en ese sentido migrantes consultados explican a La Hora Voz del Migrante cómo realizan sus envíos, en qué lo usan sus familias, cuánto han enviado y las facilidades que podrían ofrecerles para seguir enviando sus aportes.

MAGNOLIA: MI APORTE ES QUINCENAL Y MENSUAL

Desde hace 22 años Magnolia vive en Nueva York, Estados Unidos, a donde llegó buscando un mejor futuro para ella y los suyos, época desde la cual envía sus remesas a Guatemala.

Los aportes a sus hermanos y a su mamá los hace con una frecuencia de cada quince días o de manera mensual.

“Le envío siempre dinero a mis hermanos… estuve como 21 años mandándole a mi mamá y ella se beneficiaba mucho más cuando estaba enferma y a veces era más seguido incluso cada semana”, destacó.

Magnolia señala que para hacer más sencillo su envío lo hace a través de empresas remesadoras que le ofrecen el servicio de envío a un banco de Guatemala que tenga oficinas en el interior del país y eso en su opinión le permite que sus familiares puedan retirar de manera sencilla el dinero en las oficinas que dicha entidad tiene en el departamento de Santa Rosa de donde es originaria.

Dijo que hace varios años era más complicado retirar el dinero que enviaban desde el extranjero, pero ahora ese aspecto ya no es un problema.

LOS COSTOS HAN IDO CRECIENDO

Para la guatemalteca llevar el control de lo que ha enviado no resulta complicado y lo hace por sus propia cuenta. No obstante espera que existan más opciones de envío porque los costos han ido creciendo “y entre más días más es lo que paga, por eso es mejor hacer uno sus envíos mediante depósitos de cuenta”, indicó.

Aunque le gustaría volver a Guatemala explica que ahora eso no está en sus planes, pero entiende que las remesas son parte fundamental para quienes deciden retornar.

“Esto de las remesas es como un ahorro y le sirve de mucho a la gente, ya sea para construir o para poder volver a iniciar otra vida en Guatemala”, dijo.

CLAUDIA: ENVÍA SUS AHORROS Y APORTES POR MEDIO DE DEPÓSITOS A UNA CUENTA BANCARIA

Claudia tiene 7 años de vivir en Estados Unidos y en su caso los aportes los envía con frecuencia porque apoya a su familia, además de que abona al pago de un inmueble de su propiedad.

A diferencia de Magnolia, Claudia optó por aportar a sus familiares mediante depósitos bancarios a una cuenta de un banco guatemalteco que tiene oficinas en Estados Unidos y por ello se ahorra el costo del envío que otros pagan.

En la actualidad, refiere que existen varios medios para enviar el dinero, “no nos podemos quejar y el cobro es opcional porque hay lugares en donde los costos son muy bajos. Son muchas las maneras, ahora hasta se pueden hacer cuentas de depósitos en los bancos del sistema y ya se deposita y va a la cuenta”, dijo.

Llevar control de lo que envía es posible para Claudia porque al depositarlo a la cuenta ahí se refleja lo que se ha enviado y eso permite saber cuánto ha destinado al ahorro.

DESCONOCEN QUE HAY OTRAS OPCIONES

En su caso por un buen tiempo envió remesas de la manera convencional a través de una empresa que luego enviaba su aporte a un banco de Guatemala donde se podía retirar, pero al investigar notó que era más fácil depositarlo a una cuenta a su nombre.

“Hay mucha gente que desconoce las opciones que existen y pienso que es mejor (la que ella utiliza), pero como digo, muchos la desconocen pero así como yo se los he dicho a muchos otros, es que abran una cuenta porque sale mejor en esa opción”, indicó.

Algo que la motiva para hacer sus transferencias es porque espera retornar al país en un futuro para continuar con su vida, pero con suficientes ahorros para vivir adecuadamente.

Claudia relata que en su caso migró porque luego de trabajar por varios años en Guatemala, a pesar de contar con estudios y experiencia, lo que ganaba era muy poco para sus necesidades.

A decir de la entrevistada, destinar una parte de las remesas al ahorro es indispensable porque este respaldo sirve de apoyo, sobre todo cuando ya no se tiene un trabajo o en el caso de quienes son deportados.

NISSI: SIN CONTROL DE LO QUE ENVÍA AL PAÍS

La semana pasada La Hora Voz del Migrante compartió la historia de Nissi López, una chapina radicada en Nueva York, quien destaca por su trabajo arduo en beneficio de su familia y su aporte a la comunidad neoyorkina al ser parte de una agrupación que auxilia a víctimas de la violencia doméstica.

En esta oportunidad, López comparte su experiencia de enviar remesas, lo cual realiza desde hace 11 años cuando migró a Los Ángeles. Nissi menciona que en su caso envía aproximadamente cuatro remesas mensuales, aunque advierte que esa cantidad puede variar, según la disponibilidad financiera del mes.

“No llevo ningún control, porque se van dando, no tengo cantidad exacta, hay diferentes pagos que se necesitan y hago la remesa, pero no llevo un estimado”, comentó.

Nissi mencionó que sus remesas son utilizadas por sus familiares principalmente para comprar alimentos y artículos que necesitan.

Para enviarlas utiliza los servicios de Western Union y compañías similares, en ese sentido considera que sería más cómodo que pudiera hacer una transferencia directa o depósitos directos como en la cuenta de un banco. “Casi no se usa porque es muy caro, debería ser algo más accesible”, manifestó.

Por último, destacó que de regresar a su país lo más importante son las remesas que se han utilizado para mejoras a su vivienda, “me gustaría tener un techo seguro”, puntualizó.

ELENA SALES: SE DEBEN GENERAR AHORROS Y GANANCIAS

Elena Sales migró en 2015 desde Huehuetenango a Kentucky, Estados Unidos, y en una breve comunicación con La Hora Voz del Migrante comentó que por cuestiones de seguridad debió abandonar su comunidad en ese departamento.

“La frecuencia para hacer envíos de remesas lo hacemos a través de las tiendas hispanas por lo cual lo cobran en cualquier banco, el más conocido y usado es Banrural”, resaltó.

Aunque no tiene una fecha establecida cada mes para hacer sus transferencias, destaca que realiza dos envíos mensuales y lleva un control de estas. Indica que le gustaría para su futuro contar con un ahorro para invertirlo y obtener más ganancias.

EDGAR: ENVÍA REMESAS CADA MES

Edgar migró a Estados Unidos en 2004. Señala que envía remesas a su familia hasta tres veces por mes pero que sabe que hay personas que lo hacen de manera semanal.

Gracias a sus remesas el guatemalteco ha logrado impulsar el desarrollo de sus seres queridos en Quiché, uno de los departamentos más pobres en Guatemala.

“Mando para ayudar a mi familia. Muchas personas lo hacen para hacer sus casas o en la compra de terrenos”, dijo.

Por unos 900 dólares que manda el cobro es de 10 dólares y generalmente usa una compañía conocida como Vía Américas Corporation, aunque sabe de otras empresas que dan este servicio.

Señala que él no ha tenido problemas con los envíos pero considera que las compañías “agarran un porcentaje de los envíos”. “No sé cómo le hacen pero sí hacen eso”.

Finalmente agrega que no le parece mucho lo que cobran porque “la necesidad -de enviar remesas- es más grande que hacer ese pago.

ALEX: CON SUS AHORROS QUIERE PONER FARMACIAS JUNTO A SU FAMILIA

El sueño de Alex es que al volver a Quetzaltenango y con los ahorros que logre, pueda instalar varias farmacias en su comunidad, sobre todo aprovechando que varios de sus familiares han estudiado enfermería y ese sueño solo sería posible ahorrando.

Ese propósito lo construye poco a poco desde que llegó a Estados Unidos en 2017, pues desde entonces envía sus remesas dos veces al mes y lo hace a través de empresas que brindan este servicio, eso sí, lo que siempre trata es que sus familiares puedan retirar en un banco cercano a su aldea.

“Estamos construyendo una casa y después de eso pensamos abrir varias farmacias, porque la mayoría de mi familia ha salido de colegios de enfermeros. Tenemos planes de abrir negocios relacionados a la enfermería”, destacó.

Alex indica que sabe a qué van dirigidos sus aportes, una parte es para gastos del hogar y otra para el ahorro además de la inversión en la construcción de su vivienda.

Usualmente el cobro por enviar remesas ronda entre los 10 dólares por cada mil que se envían y si se pasan de esa cantidad el aumento es mayor.

“Creo que otras opciones de costos más bajos estarían mejor. Yo envió mi remesa para que la cobren en un banco que le quede cerca a mi familia, así no tienen ningún problema”, expresó.

CARLOS: SIN REGISTRO EXACTO DE CUÁNTAS REMESAS HA ENVIADO

El caso de Carlos Recinos es similar porque deposita como mínimo dos veces por semana desde 2007, fecha en que migró y aunque tiene noción de cuanto ha enviado la cifra exacta no la posee.

Recinos afirma que sus remesas van destinadas a los gastos del hogar y la construcción de su casa, además para pagar algunas deudas.

En la actualidad refirió que ya existen más opciones que permiten que sigan enviando remesas a sus familiares, entre ellas Xoom, Remitly y Western Union, en su caso prefiere depositar a una cuenta a su nombre de donde su familia puede retirar.

“Son maneras muy sencillas y fáciles, desde el teléfono uno hace sus envíos y todo el asunto y sí, uno tiene que pagar por el envío a Guatemala, pero es lógico porque son una empresa, no se me ocurre otra manera sencilla a menos que se pague menos, pero eso implica que se afecte el tipo de cambio, como sucede con la opción de Zoom”, explicó.

Sus planes a futuro contemplan la formalización de un negocio en Estados Unidos, con el que espera prosperar y así retornar junto a su familia.


VIVIAN ZAMORA: TENER ACCESO A UN AHORRO EN CUALQUIER PARTE

Vivian Zamora comentó que en su caso recibe remesas desde Guatemala para complementar los gastos que tiene en Estados Unidos y asegura que migró por razones de seguridad.

Zamora relató que en los primeros días del mes tiene acceso a los aportes que le envían desde el país. Sus controles consisten en los mensajes de texto de aviso cuando le han enviado alguna remesa y los recibos del retiro del dinero.

La entrevistada considera que para ella sería más fácil poseer una cuenta bancaria, aunque reconoce que no puede acceder a una por carecer de pasaporte. Además, menciona que requiere de más trámites, aunque podrían generar intereses y obtener otros beneficios de contar con una cuenta.

A la vez menciona que sería importante que los migrantes tengan acceso a cuentas bancarias que les permitan manejar sus ahorros en Estados Unidos o Guatemala, para utilizarlos en caso de ser retornados. “Hoy estamos acá, mañana quien sabe dónde”, destacó.

“Siempre hay que tener un plan A y B, tener control de su dinero…tenemos que buscar la forma de perder poco”, recomendó. “En mi caso tratamos de ahorrar cada poco de dinero que tenemos, porque siempre sirve para una emergencia…en otros casos he visto que aseguran su dinero de una u otra manera o lo pierden todo, porque no somos de acá”, concluyó.

SE PREVÉ UN AUMENTO DEL 4.3 POR CIENTO EN ENVÍOS PARA 2018

Los flujos de remesas para América Latina y el Caribe, de acuerdo al Banco Mundial, presentaron un crecimiento del 8.7 por ciento además de un nivel histórico de alrededor de US$80 mil millones.

Dicho incremento se debió principalmente al crecimiento más sólido de Estados Unidos y a la aplicación más estricta de las normas de inmigración de ese país, aspecto que pudo incidir en las remesas, dado que los migrantes, previendo que se quedarían allí menos tiempo, enviaron el dinero ahorrado a sus países de origen.

Las cifras a nivel de la región apuntaban a que países como México (6.6 %), El Salvador (9.7 %), Colombia (15 %), Guatemala (14.3 %), Honduras (12 %) y Nicaragua (10 %), presentaron aumentos comparados a años anteriores.

Para 2018 se espera que los envíos a la región crezcan en un 4.3 % hasta alcanzar los US$83 mil millones, impulsados por la mejora del mercado laboral de Estados Unidos y mayores perspectivas de crecimiento para Italia y España.

“Si bien las remesas están creciendo, los países, las instituciones y los organismos de desarrollo deben seguir reduciendo los altos costos de envío para que las familias reciban una mayor parte del dinero. La eliminación de los contratos de exclusividad para mejorar la competencia en el mercado e introducir tecnologías más eficientes son cuestiones que revisten alta prioridad”, dijo Dilip Ratha, autor principal de la “Reseña sobre Migración y Desarrollo” realizado por el Banco Mundial y la Alianza Mundial de Conocimientos sobre Migración y Desarrollo (KNOMAD por sus siglas en inglés) del cual es director.

*Con la colaboración de Douglas Gámez, Regina Pérez y Grecia Ortíz.

Comentarios