DESDE LA REDACCIÓN

Trabajar para Guatemala y no para otro país

POR DOUGLAS GÁMEZ
[email protected]

En medio de la Semana Santa empezaron a llover las malas noticias, se confirmaron nuevas medidas relacionadas a la detención de mujeres migrantes embarazadas, ahora ICE podrá utilizar su criterio en cada caso para liberarlas o mantenerlas bajo custodia mientras enfrentan su proceso migratorio.

Luego el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, arremetió contra el DACA y los dreamers, la llegada de migrantes en general, la falta de presupuesto para el muro fronterizo y envió a la Guardia Nacional a la frontera para reforzar las acciones de las autoridades migrantes. La caravana del migrante, un mero acto simbólico, ha enardecido al mandatario de una de las naciones más fuertes del mundo.

A pocos días de iniciar abril y la situación se complica para los migrantes en general, sin importar la nacionalidad y país del que provengan.

Qué respuesta se le puede dar al migrante que lee y observa estas noticias que les caen como baldes de agua fría. Es difícil motivar a una persona con semejante panorama.

A pesar de eso, las personas seguirán migrando, porque en sus países tampoco están viviendo un sueño.

Solo tomemos como ejemplo Guatemala, el martes de la semana pasada el matutino Prensa Libre expuso la horrible, porque no se le puede calificar de otra manera, situación que enfrentan pobladores de Valencia, una de las comunidades seriamente afectadas por la desnutrición aguda y los efectos de la sequía que vivió el país hace unos años.

Mientras se convierte en normal ese tipo de historias y problemas que este medio expone y que, por cierto, molesta a algunas autoridades cegadas, la población escucha el relato de Juan Carlos Monzón, quien con lujo de detalles nos deja claro cómo se maneja el botín del erario público.

De las reacciones a los comentarios de Trump, me pareció el más acertado el que realizó Honduras (aunque si es como Guatemala puro cuento), “Lamentamos que el Gobierno de Estados Unidos no reconozca todo el esfuerzo que se ha hecho. Vamos a seguir trabajado por Honduras, no por Estados Unidos”. Y así debemos hacer los guatemaltecos, debemos luchar por un buen trato y alternativas para los migrantes, pero primero debemos trabajar y exigir que el país se desarrolle, acabar con las malas prácticas, denunciar a los abusadores de los recursos públicos y construir un país que no saque a los suyos y que no los mate por faltas de oportunidades.