¡Sueño Americano, realidad o espejismo…!

Ed Reyes, Assoc. AIA
Director de Asi Es Guatemala, Boston Massachussets
[email protected]

Que puede ser el sueño americano para muchos, “the american dream”, pero ¿qué significado tiene o tendrá para los hispanos establecidos aquí, y que significa para los que están lejos, aun en sus países?

En US, la oportunidad de poder cumplir los deseos de trabajo, bienestar económico y emocional.

Fuera de US, la posibilidad de llegar y así cumplir con la promesa hecha a la familia y a uno mismo.

Si es o no una de estas, nadie puede confirmarlo o negarlo, y es que para todos aquellos que vivimos en este país, con documentos o sin ellos, quizá tiene el mismo significado, pero en algunos casos el sueño puede ser diferente. Cada oportunidad es única, cada vida es distinta, no podemos comparar el sueño americano del colombiano con el argentino, nicaragüense, mexicano, y por qué no también mencionar el del guatemalteco, todos son diferentes, todos tienen el matiz de nuestra cultura e idiosincrasia, acompañado de costumbres y principios que heredamos y tal vez nos dieron nuestros padres, lo que sí es cierto que para muchos o para la gran mayoría no son fáciles alcanzar o lograr, tampoco es imposible si se trabaja duro y dedicando el tiempo, junto a otros sacrificios o desvelos. Debemos aprender a identificar las oportunidades que llegan solamente una vez, pero en ocasiones vendrán acompañadas de lágrimas de soledad, hambre y desprecios de nuestra misma gente y otros, todo esto se mezcla con la nostalgia por los que dejamos atrás; hijos, esposa, padres, hermanos y hermanas, ciudades, costumbres, creencias, entre otras.

Para los que logran resolver su situación migratoria esta parte tiene un precio alto junto con el premio de saber que algún día regresarán a su tierra a disfrutar de lo que hicieron si supieron pensar, planificar y creyeron en sí mismos. Para otros se puede truncar al caer presos o deportados por no saber pensar, no tener un estatus o simplemente por estar en el lugar equivocado.

Día a día, cada uno de nosotros salimos a trabajar, muchas veces antes de que salga el sol, y regresamos ya caída la noche, de lunes a domingo, de seis a seis con una hora o treinta minutos de descanso, con uno o más trabajos, pero con la misma meta, poder algún día decir “alcancé el sueño americano”; para ello fue importante mantener el objetivo en la mente, trabajar con determinación, dedicación, sin olvidar quien soy, de dónde vengo y por qué estoy aquí.