Inicio Recuerda tu Tierra Santa Tecla, una ciudad llena de lugares históricos

Santa Tecla, una ciudad llena de lugares históricos

por -
0 369
Santa Tecla, una ciudad llena de lugares históricos

Por Redacción La Hora
[email protected]

Conocida por ser municipio y cabecera del departamento de La Libertad en El Salvador, Santa Tecla pertenece al área metropolitana del país y fue fundada a mediados del siglo XIX, con el propósito de establecer en ella la capital, aunque con los años siempre fue San Salvador la que prevaleció.

Para 1999, se estimaron unos 270 inmuebles de carácter histórico ubicados en el municipio, la arquitectura no es definida. La ciudad de Santa Tecla también era conocida como “La Ciudad de las colinas y los portales”. A continuación un resumen de los sitios más importantes del lugar, que no puede dejar de visitar.

Parque José María San Martín

El sitio se restauró en el 2001 y ostenta el nombre del presidente José María San Martín, que firmó el Decreto de la fundación de la ciudad, en él también se erige el monumento al centenario de fundación de la ciudad, que cuenta con rostros esculpidos de José María San Martín, José Ciriaco López y Fray Esteban de Trinidad Castillo.

Parque Daniel Hernández

Ubicado al occidente del parque José María San Martín, posee un quiosco y una escultura dedicada a Manuel Gallardo, personaje destacado de Santa Tecla; además existe otro monumento en honor a Daniel Hernández, renombrado maestro de quien se dice contribuyó a la fundación y diseño de la ciudad, fue fundador del hospital San Rafael, que ejecutó obras en beneficio de sus moradores.

Palacio Tecleño de la Cultura

Construido en 1911, el sitio era propiedad de la familia Castañeda. No obstante entre los años 1924 y 1927 pasó a manos de la municipalidad de Santa Tecla como pago de una deuda, fue reconstruido y reinaugurado en octubre de 2008 como un sitio eminentemente cultural que promueve el teatro, artes plásticas, recitales de poesía, y música, entre otros.

Iglesia El Carmen

La primera edificación de la iglesia de El Carmen estaba localizada en el predio que ocupa el colegio Belén. En 1866 el templo fue entregado a la Orden de los Capuchinos.

El templo, de notable estilo gótico, sufrió daños por el terremoto del año 1917 y principalmente por los sismos del 2001, que lo dejaron en ruinas. Sin embargo, su estructura domina el Paseo El Carmen, destino turístico de Santa Tecla.

Casa Guirola

Conocida como la “Casa de las Águilas”. Era la residencia del diplomático Rafael Guirola Duke y fue construida a finales del siglo XIX y remodelada entre los años 1910 y 1920, pero los terremotos del año 2001 le ocasionaron severos daños.

​Paseo El Carmen

Es una zona semipeatonal que abarca desde el Palacio Tecleño hasta el centro deportivo El Cafetalón, sobre la primera calle poniente y al oriente de la ciudad, donde se ubican una serie de restaurantes, hospedajes y ventas de artesanías, entre otros.

​El Ministerio de Turismo de El Salvador, la declaró “Centro Turístico de Interés Nacional” en el mes de diciembre de 2012.

Museo Tecleño
El origen del Museo Tecleño se remonta al año 2000. Con la formación de la Asociación Museo de la Ciudad, tras los terremotos del 2001, que también provocaron el saqueo del patrimonio cultural de la localidad, surgió el interés de recuperar y preservar los objetos históricos, por lo que se abrió una sala de exposición.

Posteriormente iniciaron las gestiones para que la antigua Penitenciaría Municipal sirviese de asiento al museo, y el 2005 la Alcaldía realizó el traspaso del inmueble a la Asociación, que se inauguró oficialmente el 30 se abril de 2010.

Las Fiestas patronales

Las fiestas patronales de Santa Tecla se llevan a cabo durante la mayor parte de diciembre de cada año en honor al Niño Jesús, cuya fecha de celebración es el 25 de diciembre. Los actos de celebración incluyen la elección de la reina de los festejos, eventos culturales y carnaval, entre otros.

Originalmente el concejo municipal de la ciudad había declarado a Tecla de Iconio, como patrona el día 29 de diciembre de 1866; aunque no existe evidencia que la Iglesia católica haya aceptado la resolución.

Comentarios