SUGIEREN BUSCAR ESTRATEGIAS PARA APROVECHAR MEJOR LAS REMESAS

Remesas aún no son fuente de desarrollo local, según investigador

Por Eder Juárez
[email protected]

Dirk Bornschein, de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) presentó el libro “Hacia un salto cualitativo, migración y desarrollo en México y el norte de Centroamérica” en el que se señala que la migración afecta el desarrollo de un país.

Según Bornschein, “cuando los migrantes mandan las remesas para sostener a sus familias, estas entran a la economía nacional que al final no tienen el efecto que queremos, muchos dicen que las remesas ayudan al país y sí ayuda al crecimiento pero obstaculiza la transformación de la economía de un país”.

De acuerdo con el investigador la estructura económica beneficia principalmente a los sectores de importación, telecomunicaciones, transporte y la banca. Sin embargo, las actuales políticas socioeconómicas poco favorecen a los receptores de remesas.

“Mientras no se logre convertir la remesa en una fuente de desarrollo local, se verá afectada la recaudación de impuestos y la generación de empleo e inversión social en el país”, dijo Bornschein.

Asimismo, agregó que la estructura económica que tiene Guatemala no ayuda a las personas a superar la pobreza y después de la expulsión los migrantes mandan dinero para los mismos sectores que no han logrado dar desarrollo al país.

El estudio establece que la región norte de Centroamérica no podría subsistir sin las remesas, por lo que sus economías podrían haberse vuelto dependientes de las transferencias de los migrantes. En el 2016, las remesas en Guatemala representaban el 10.5 del PIB, alrededor de dos terceras partes del total de las exportaciones. En El Salvador y Honduras alcanza cifras récord de 16.6 y 18 por ciento un valor que en todo el continente solo se supera con Haití.

Se considera que en el caso de Guatemala la remesa entra a un circuito que alivia la situación de abandono de los familiares de los migrantes, pero que a la vez perpetúa una economía y una política pública que es responsable de la expulsión de los y las ciudadanas, a menos que estas remesas, en lugar de petrificar la economía de la expulsión de migrantes, logre estimular ajustes estructurales.

ESTRATEGIAS
Por su parte, Fernando Neira, del Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe (CIALC), indicó que hay que buscar estrategias de beneficio y aprovechar la migración y el aprendizaje de los migrantes. Una alternativa para el manejo de las remesas tiene que ver con esa relación de cooperativas, remesas y migración.

“Necesitamos estrategias productivas que hagan rentable que esa inversión que se hace con remesas separa el desarrollo de la comunidad”.

Según Neira, las cooperativas en Latinoamérica han comenzado a tener un despunte en el manejo de las remesas, “hay experiencias en donde se ha entendido que la remesa bien utilizada en procesos de organización favorece al desarrollo local y regional”.

POBREZA

De acuerdo con el estudio presentado por Flacso, la migración parece estar directamente vinculada con los niveles de pobreza e insuficiencia de crecimiento y desarrollo socioeconómico.

En concreto el nivel de pobreza en los países del Triángulo Norte es significativamente superior al promedio latinoamericano. Sobresalen los casos de Honduras y Guatemala, en donde la incidencia de la pobreza es de 74 por ciento y 68 por ciento respectivamente, niveles que son casi 2.5 veces superior al promedio latinoamericano.