SUEÑOS DE MIGRANTES LUCHADORES PODRÍAN SER TRUNCADOS PARA SIEMPRE

Pugnas políticas en Washington afectan a miles de Dreamers

Por Grecia Ortíz
[email protected]

“Me acuerdo mucho de estar escondido tras unos arbustos y esperar 4 horas hasta que el coyote nos tenía que recoger”, recordó José, un Dreamer de 19 años.

El relato de José es similar al de otros jóvenes que de niños llegaron sin pedirlo, y ahora su destino está en la incertidumbre y el temor para los 67 mil guatemaltecos, salvadoreños, y hondureños es latente, y sin esperanzas que el gobierno logre un acuerdo que les dé tranquilidad.

Ya sea por buscar un futuro prometedor, o con la idea de reunificar a sus familias, miles de niños llegaron a Estados Unidos en los últimos 20 años, algunos de ellos acompañados por sus padres, en la actualidad son alrededor de 800 mil los jóvenes conocidos como Dreamers del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, (conocido como DACA por sus siglas en inglés).

Si bien los fallos de los tribunales menores permiten que los beneficiarios puedan renovar sus solicitudes de DACA, la aprobación de esas solicitudes toma tiempo y durante ese período, los solicitantes no pueden trabajar y podrían ser detenidos o deportados, señala un reporte de la agencia internacional de noticias AP.

Desde el anuncio efectuado por el presidente Donald Trump, en septiembre pasado, miles de beneficiarios de DACA ya han perdido sus beneficios y permisos de trabajo, mientras el Instituto de Políticas Migratorias (MPI), calcula que un promedio de 915 inmigrantes perderían sus beneficios a diario a partir del 5 de marzo.

Mientras John Kelly, jefe de despacho de la Casa Blanca ha dicho que Trump no extenderá la fecha límite del 5 de marzo. También ha dicho que el Gobierno no comenzará a deportar a dreamers que no tienen antecedentes penales hasta la fecha. “Ellos no son una prioridad para la deportación”, dijo.

Ese es el panorama para los miles de jóvenes de diferentes países y los 67 mil originarios de Guatemala, El Salvador y Honduras, según estimaciones del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS, por sus siglas en inglés), a marzo de 2017.

JOSÉ: “ME SENTIRÍA TRISTE POR NO TERMINAR MIS ESTUDIOS”

José es solo uno de los 800 mil jóvenes beneficiarios del DACA que se calculan, cuando migro salió de El Salvador,  no obstante nació en Guatemala, sus padres tienen raíces de ambos países y por eso se siente identificado con las dos culturas, pero desde los cinco años reconoce a Estados Unidos como su hogar.

Cuando llegó a ese país, el joven ahora de 19 años, relató que cruzó la frontera cuando tenía 5 años y aún tiene latente lo traumático que fue. Caminamos en la noche y fue en el frío de Octubre en México, dijo.

“Me acuerdo mucho de estar escondido tras unos arbustos y esperar 4 horas hasta que el coyote nos tenía que recoger. Después de dos horas mis padres notaron que mi piel y cara se estaba volviendo morada y sospecharon hipotermia”, refirió.

La razón por la que dejaron su hogar, fue porque sus padres no encontraban trabajo en el pueblo y querían que accediera a mejores oportunidades.

Con el pasar de los años, decidió aplicar al DACA, porque consideró que sería una oportunidad de alcanzar mejores opciones de trabajo y estudio, sin sentirse intimidado al no contar con un estatus de permanencia legal.

Desde que se estableció en ese país, no retornó a El Salvador. “Sentimos mucha incertidumbre. Espero y me gustaría que pasara un Dream Act limpio y todos los Dreamers, TPSianos (las personas que reciben TPS), y los padres de Dreamers nos den lo que hemos luchando tanto”.

La incertidumbre, aseguró que es clara, y considera que de retornar a su país las probabilidades de tener las mismas oportunidades que tiene ahora son nulas, adaptarse sería algo complicado.

HADY: “NO SABÍA QUE NOS CAMBIARÍA TANTO LA VIDA”

Pero no solo José tiene incertidumbre de lo que suceda en los próximos días. Hady, otra joven nacida en Guatemala pero llegada a Estados a la misma edad tampoco sabe cuál será el futuro que sigan los miles de jóvenes.

Su trayecto recuerda que fue por tierra y pasó por México, eso ocurrió en 2004. Aunque son pocos los recuerdos sí tiene presente que llegar fue complicado, por la edad no entendía por qué habían dejado el hogar que tenían en su país de origen.

Adaptarse al idioma, su nuevo hogar no fue nada fácil, “mi papá ya estaba aquí –Estados Unidos-, entonces yo pensaba que íbamos ir a visitar a mi papá, en donde él estaba, pero no sabía que nos cambiaría tanto la vida y que empezaríamos de nuevo.

NO SABEMOS QUÉ PUEDE PASAR

El DACA expresó que le apoyó para que accediera a mejores oportunidades de estudio, los gastos por educación son elevados.

“A mis papás les duele lo que está pasando, porque hay muchos que este año ya no tendrán acceso a beneficios del DACA porque ya no pueden renovar. Esto es difícil porque no sabemos qué puede pasar mañana, porque pueden quitar completamente el programa”, destacó a La Hora Voz del Migrante.

HUGO Y UNA REUNIFICACIÓN FAMILIAR

Muchos de los casos de los jóvenes Dreamers, fueron con el objetivo de reunir a las familias fragmentadas por la migración, y así fue como sucedió en el caso de Hugo Martínez, que ante la lejanía de sus seres queridos decidió llevarlos a Estados Unidos.

Para llegar, su hijo Denis y esposa llegaron por medio de la solicitud de una visa mexicana y así no se trasladaran en ese país y se enfrentaran a más peligros.

Hugo explicó a La Hora Voz del Migrante, que siempre ha sido consciente que es complicado obtener una residencia legal en ese país sin que exista un programa que se los permita, por eso cuando existió la posibilidad que Denis fuera elegido para el DACA decidieron apoyarlo, porque con ello accedería a oportunidades de estudio de menor costo.

“Para mí fue bueno el DACA, aunque uno no tenga lo primero que uno protege son sus hijos y yo sabía de que teniendo ese programa Denis iba a aspirar a ir a la universidad, porque no se le abrieron del todo las puertas, pero con eso ya era una ayuda”, dijo.

De cancelarse el programa, el guatemalteco dice que como familia están dispuestos a seguir impulsando el desarrollo de su hijo, pero sabe que la situación implicará más trabajo para lograrlo, pero confía en que no suceda algo más como muchos temen.

EL DREAMER DE CONCEPCIÓN CHIQUIRICHAPA QUE CREE QUE NO AVANZARÁ LA LEY

Por otro lado, Byron, nació y vivió hasta los 14 años en Concepción Chiquirichapa Quetzaltenango en Guatemala, pero con el tiempo él también decidió emprender el viaje hacia un nuevo futuro, aunque sin la compañía de sus padres como lo hicieron la mayoría de entrevistados por La Hora Voz del Migrante. Actualmente es integrante de la Asociación Primaveral y reside en Arlington Virginia.

El idioma fue uno de los aspectos que le costó un poco, pero se adaptó rápidamente a su cultura.

“No tengo familia ni a nadie acá, y nos cobran el doble en educación… cuando llegó Obama me cambió bastante la vida con el DACA, siempre he trabajado en restaurantes, con este programa han cambiado bastante las cosas, he viajado a Guatemala y es bastante ayuda ya no piensas si te van a despedir”, aseguró.

Finalmente el guatemalteco, reconoce que por años ha visto varios esfuerzos infructuosos de promover una ley a favor de los jóvenes que llegaron desde pequeños a ese país, y por eso cree que las cosas no cambiarían, a menos que suceda algo extraordinario.

ERMINIA LA SOÑADORA HONDUREÑA

Con cinco años, Erminia Munguía, dijo en una entrevista ofrecida al periódico La Prensa de Honduras, que llegó a Estados Unidos puesto que su papá poseía TPS. Desde pequeña siempre soñó con que sus padres vivieran en mejores condiciones, pero con el tiempo se percató que sin un estatus migratorio legal, los planes que tenía estaban cuesta arriba.

“Me crié aquí, me siento como una americana más, he vivido entre ellos y bajos estas condiciones tuve que salir luchando, mis amistades manejan sus carros, estudiaban, viajaban, hacían cosas que soñaba hacer”, aseveró a dicho medio.

Ser aceptada por el programa, afirmó que cambió su vida, porque se sentía aceptada y capaz de luchar por sus sueños.

NO HAY UNA RUTA PARA QUE SE PUEDAN LEGALIZAR

Desde The Dream US, una organización que trabaja con becas escolares para estudiantes, la mayoría de ellos indocumentados, Tania Wilcox, indicó a La Hora Voz del Migrante, que los jóvenes al tener DACA, pueden trabajar, conducir e ir a la universidad, además de no representar una prioridad para ser deportados.

Al momento de dejar de ser beneficiarios, Wilcox anotó que dejan de recibir esos beneficios, y la incertidumbre de lo que pueda suceder sigue.

“Lo más grave es que no hay ninguna solución para que estos chicos puedan tener una ruta para legalizarse en Estados Unidos. Dependiendo de lo que pase en estas Cortes la única esperanza que queda, es que tal vez se siga manteniendo DACA o el Congreso cree otro programa similar, pero seguiría siendo muy limitado”, indicó.

Lo complicado en estos casos de acuerdo a la entrevistada, es que estos jóvenes no tienen conexión con sus países de origen y en muchos casos la familia es poca, “estos chicos son americanos pero no tienen los papeles que lo digan”.

PRESIDENTE UTILIZA A LOS DREAMERS COMO ESTRATEGIA

Utilizar a los Dreamers como estrategia es para la guatemalteca Edna Sandoval, una de las salidas que ha tomado el presidente Donald Trump como una moneda de negociación, porque ha propuesto incluir en este acuerdo el muro y otras medidas que afectarían a otros migrantes.

“Hay muchos temas que se están moviendo alrededor de los Dreamers y que se están usando como una especie de negociación. Ha habido debates bastante grandes en las negociaciones e incluso un discurso de ocho horas diciendo por qué se les debe dar el derecho de quedarse”, añadió.

Lo notorio de esto, a decir de Sandoval es que hasta ahora ninguna propuesta de reformas ha logrado avanzar, y todo ha permanecido en negociaciones.

JUECES ORDENAN A TRUMP QUE MANTENGA AL DACA VIGENTE

Jueces federales en San Francisco y Nueva York han dejado la fecha límite de Trump temporalmente en un punto muerto, y ordenaron que el gobierno de Trump mantenga DACA vigente mientras las Cortes evalúan las apelaciones de la cancelación del programa.

El proceso judicial podría tomar meses. El Gobierno está apelando estos fallos. Sin embargo, no ha tratado de bloquear las órdenes que los obligan a seguir operando el programa.

CANCILLERÍA DICE A TRAVÉS DE COMUNICADOS DE 2017, QUE SIGUE SITUACIÓN DE DREAMERS

La Hora Voz del Migrante consultó al Departamento de Comunicación de Cancillería sobre las acciones impulsadas por esa cartera a favor de los Dreamers, la respuesta fue un comunicado publicado el pasado 5 de septiembre del año pasado.

En el documento Cancillería, señaló que por medio de la Embajada acreditada en Estados Unidos, ha realizado intercambios con expertos en temas migratorios y grupos de interés, con el fin de contar con información para apoyar a connacionales.

Otro de los requerimientos, era sobre los programas que se implementarían en caso los Dreamers retornaran a Guatemala, un segundo comunicado, con fecha del 7 de septiembre de 2017, que explicaba que el Minex a través de la Embajada y sus 19 sedes consulares realiza acciones para coadyuvar a manejar la situación de cancelación del DACA.

“El Ministerio ha girado instrucciones a los representantes diplomáticos y consulares, en especial a la Embajada acreditada en los Estados Unidos de América para continuar realizando acciones de incidencia ante el Senado y la Cámara de Representantes del referido país”, anotó.


SIN ACUERDOS EN EL SENADO

Tanto José, Hady, Byron, Denis y Erminia, esperan una respuesta que finalmente les otorgue un estatus de residencia legal en Estados Unidos, pero la falta de acuerdos entre congresistas, senadores y el presidente Trump, parece no avizorar una respuesta pronta y positiva.

Al cierre de edición de este reportaje, el Senado dejó nuevamente en el limbo a cientos de miles de dreamers al rechazar diversas propuestas que habrían evitado su deportación y fortalecido la seguridad fronteriza del país.

También fue rechazado un plan que presentó un grupo bipartidista de senadores, que ofrecía concesiones que habrían protegido a los jóvenes inmigrantes, financiamiento para levantar un muro en la frontera con México y un aumento a las restricciones para la inmigración legal en general.


LOS DREAMERS EN CIFRAS

30 mil son de El Salvador.*
19 mil guatemaltecos.*
18 mil 500 son originarios de Honduras.*

915 jóvenes podrían perder sus beneficios a diario y a partir del 5 de marzo, según el MPI.

*Cifras según USCIS.