SEGÚN AMNISTÍA INTERNACIONAL

Propuesta de EE.UU. de pago por deportaciones representaría un riesgo a migrantes

Por Redacción La Hora
[email protected]

De acuerdo a un comunicado emitido por Amnistía Internacional, la propuesta del Gobierno de Donald Trump de pagar una significante suma de dinero al gobierno mexicano para deportar a migrantes irregulares, sería un trato arriesgado que no debe permitirse, porque arriesgaría la vida de miles de personas.

Amnistía Internacional, respondió a esta situación luego de conocerse en un artículo del diario estadounidense New York Times, una propuesta de la administración del gobierno estadounidense al Congreso de Estados Unidos, que otorgaría unos 20 millones de dólares, por asistencia a México, para que cumplan con la deportación de unas 17 mil personas migrantes que se encuentran en situación irregular.

Según Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional, resultaría inadmisible para EE.UU., que buscara transferir sus obligaciones internacionales. La propuesta sería parte de la Iniciativa Mérida.

“Sería completamente inadmisible que un país con los recursos que tiene los Estados Unidos transfiera sus obligaciones internacionales para proteger vidas humanas y creara un muro de inhumanidad junto con México,” dijo Guevara Rosas, de Amnistía Internacional.

En tanto, la información apunta a que oficiales del gobierno mexicano fueron citados y señalaron que se rehúsan a recibir dinero que sea entregado de esta forma por EE.UU.

LA INICIATIVA MÉRIDA

Sin embargo, una vez aprobada la Iniciativa Mérida, no hay garantía que los fondos asignados para deportaciones no sean usados y además, estas promesas verbales necesitan ser acompañadas de acciones concretas, señaló Amnistía Internacional.

De acuerdo con la organización, los fondos propuestos para deportaciones se incluirían en la Iniciativa Mérida, un paquete de cooperación internacional de los Estados Unidos a México que se actualiza de manera anual en el Congreso estadounidense.

“En lugar de enfocarse en una cooperación internacional que atiende a la crisis de derechos humanos en la región, México y los Estados Unidos continúan discutiendo maneras de aumentar las detenciones y deportaciones de familias y personas que huyen de países azotados por la violencia como El Salvador, Nicaragua, Venezuela y Honduras, sin mencionar a personas refugiadas de otros países del mundo”, afirmó la directora para las Américas de Amnistía Internacional.

Según la organización, si EE.UU., llegará a financiar las deportaciones llevadas a cabo por México, miles de vidas llegarían a estar en riesgo.

Por su parte, el Gobierno de México, a través de un comunicado señaló que continúa evaluando dicha propuesta conforme al marco legal aplicable y en función de las prioridades de su política migratoria y aclaró que no la ha aceptado de manera verbal ni escrita.