Inicio Authors Públicado porDiario La Hora

Diario La Hora

1053 NOTICIAS 0 Comentarios
Somos un medio de comunicación veraz y responsable. Único vespertino de Guatemala, desde 1920.

0 412

Marvin Otzoy

El envío de dinero que el migrante transfiere a su país de origen para sus familiares, amigos o entidades se conoce como “Remesa”. El PIB son las iniciales del Producto Interno Bruto, que según la enciclopedia libre Wikipedia define como “una magnitud macroeconómica que expresa el valor monetario de la producción de bienes y servicios de demanda final de un país (o una región) durante un período determinado de tiempo (normalmente un año)”. Es decir, lo que produce toda Guatemala en su conjunto en un año. El cálculo se puede determinar a través del gasto, de los ingresos o de la oferta, siempre sobre esos bienes y servicios. Si se basa su medición a través del gasto, hay que tomar en cuenta el consumo de las familias, el consumo del gobierno, la inversión en nuevo capital y los resultados netos del comercio exterior (exportaciones menos importaciones).

En este contexto, según cifras del Banco de Guatemala, el PIB a precios corrientes fue aproximadamente US$65.6 mil millones, monto producido durante 2016. En tanto que, las remesas familiares ascendieron a US$7,160.0 millones.

Guatemala, categorizado por el Banco Mundial como un país de ingresos medianos bajos, posee dos grandes fuentes principales de ingresos. Por un lado, las remesas familiares que coadyuvan al consumo de las familias, apoyándolas para la compra de medicinas, alimentos, vestuario; así como para el pago de servicios de salud, educación, servicios profesionales diversos, entre otros. Este consumo es el motor de la economía, ya que la mueve, la dinamiza y la reactiva; y las remesas que los connacionales envían son parte fundamental para echar a andar ese motor.

Por otro lado, el flujo de divisas1 hacia Guatemala también cobra importancia, ya que a través del comercio exterior, el país recibe el pago de sus exportaciones (productos que envía al resto del mundo) en dólares de los Estados Unidos de América. Al cierre de 2016 el monto de las exportaciones guatemaltecas fue de US$10,462.6 millones.

Guatemala revela una larga trayectoria de exportación de productos agrícolas, consideradas anteriormente como principales productos de exportación. En ese sentido, el valor FOB2 de las exportaciones de café, azúcar, banano y cardamomo, a diciembre de 2016, alcanzó: US$649.1 millones; US$816.7 millones; US$702.9 millones y US$229.0 millones, respectivamente.

Lo que significa que los migrantes guatemaltecos envían o representan un mayor flujo de dinero que cualquiera de esos productos, y más que todas esas exportaciones en conjunto. Adicionalmente, el flujo de remesas representó para 2016, casi el 11% de toda la producción del país. Estos flujos de capital que provienen del trabajo migrante en el extranjero.

Por lo tanto, queda demostrada la importancia de las remesas a la oxigenación de la economía guatemalteca. Es importante resaltar que para cualquier gobierno debiera ser un tema de agenda permanente, por lo que es de vital importancia proveerle al migrante: pasaportes y Documentos Personales de Identificación (DPI), así como cualquier servicio consular que los connacionales pudieran requerir o necesitar, como la asesoría legal gratuita para resolver inconvenientes migratorios, acompañamiento en la observación de sus derechos humanos, servicios médicos, impulso empresarial o desarrollo educativo. En todo este contexto cabe resaltar que la corrupción e impunidad que acecha e invade a nuestra sociedad está impidiendo no solo el desarrollo del país sino de las personas que valientemente emigran en busca de mejores oportunidades, las cuales nunca encontraron en Guatemala, la corrupción no solo se trata del robo o saqueo de la riqueza per se, se trata del robo de oportunidades de cualquier tipo.

Finalmente, si usted tiene un familiar, amigo o conocido que sea migrante: hónrelo, que es un héroe. Si usted, amigo lector, es migrante: siéntase bendecido, porque usted está ayudando al desarrollo del país.

1 Se refiere a toda moneda extranjera distinta a la del país de origen.

2 FOB = Cláusula de comercio internacional que se refiere Free on Board (libre a bordo).

0 255

Por Grecia Ortíz
gortiz@lahora.com.gt

Otros  destinos para las remesas: crear un banco para migrantes, programas de desarrollo, microfranquicias y educación

Programas de desarrollo, inversión en educación y microfranquicias son algunas de las ideas que tienen migrantes residentes en Estados Unidos para invertir las remesas que envían a sus familiares en Guatemala, y de esta manera romper el círculo de la pobreza que aqueja a casi el 60 por ciento de sus habitantes.

_InfografiaMás de 6 millones de personas residentes en Guatemala se benefician con el envío transferencias monetarias, que en su mayoría son enviadas desde el país norteamericano en un 96.8 por ciento. De estos recursos solo un 8 por ciento va dirigido a salud y educación y su mayoría son invertidos en inversión y consumo, por otro lado las cifras de pobreza no disminuyen y alcanzan más de la mitad de la población.

Migrantes consultados  por La Hora Voz del Migrante consideran que una solución a la pobreza puede estar en implementar programas sustentables que se traduzcan en desarrollo para las familias.

Desde que eran niños Kevin López y su hermana vivieron en Jutiapa, pero al migrar sus padres hacia Estados Unidos decidieron que lo mejor era invertir en estudios lo que les enviaban en remesas y migraron a la ciudad capital.

Tanto el joven como su hermana se dedicaron a estudiar. La idea era que una parte del dinero que recibían a través de las remesas también fuera invertido en ahorros que podrían servir cuando sus padres regresaran al país. Actualmente, ambos hermanos ya finalizaron su carrera universitaria.

Lucía Solares, de Santa Rosa, relató a La Hora Voz del Migrante, que por años varios familiares le han enviado remesas y el destino de los fondos siempre ha sido para consumo.

_trabajo“Se invierte en cosas para la cocina, por ejemplo, que es donde más falta hace, ahí compramos lo que se necesite”, apuntó.

Aunque sus hijos estudian, invertir en un ahorro o inversión es complicado puesto que primero se antepone la necesidad de consumo. Solares señala que también han considerado migrar dado que creen que las condiciones de vida son mejores en Estados Unidos y aquí no hay empleos ni salarios que se igualen a los que ganan sus familiares allá.

Estos son algunos de los ejemplos de cómo las familias guatemaltecas invierten las remesas que les envían

En Guatemala, de acuerdo a un estudio elaborado de 2016 por el Organismo de las Naciones Unidas para la Migración (OIM), más de 6 millones 212 mil personas se benefician con remesas familiares. De las transferencias monetarias enviadas un 96.8 por ciento provienen de Estados Unidos.

2 MILLONES DE MENORES BENEFICIADOS

_pobrezaDe dicha cantidad, el estudio contabiliza que 2 millones 117 mil 832 niñas, niños y adolescentes se benefician de las remesas enviadas.

Asimismo, la encuesta establece que del total de la población beneficiada un 44.7 por ciento tiene algún grado de educación primaria,  un 16.4 por ciento tiene educación secundaria, 20.7 con nivel diversificado, un 12.2 sin nivel alguno (de estos, la mayoría son mujeres) y solamente un 0.5 posee estudios universitarios.

Según el estudio, solamente un 8 por ciento de las remesas va destinado a la inversión social, en salud y educación, entre otros. El resto está dirigido a inversión y ahorro, a satisfacer necesidades básicas y al consumo intermedio.

“Las remesas no son un vínculo entre las familias sino que, con su uso, pueden aportar a la reducción de la pobreza de los hogares en las comunidades de origen”, señala la OIM.

El mismo estudio establece que un 13.2 por ciento de los hogares que perciben remesas estaría en condiciones de pobreza o extrema pobreza si no las recibiera.
UN BANCO PARA MIGRANTES Y PROGRAMAS DE DESARROLLO

Educacion-RemesasEl connacional Marvin Otzoy, residente en Nevada, opinó que es necesario que las remesas que se envían sean multiplicadas a través de la producción, que sirvan para generar desarrollo, pues actualmente la mayoría va destinada al consumo en el hogar y eso no basta, porque aunque se esté consumiendo se necesita inversión como la creación de programas que apunten a esa vía.

A decir del entrevistado, una opción podría ser la creación de un banco o cooperativa que permitiera que lo que percibe el sistema financiero por el envío de remesas llegue al migrante, y que no se continúe en el negocio que se genera por estos envíos.

“Sería bueno que se manejaran esas remesas a través de crear un ente financiero, una institución exclusivamente para migrantes”, dijo.

Para Otzoy se necesita crear una “institucionalidad migrante” desde Estados Unidos para que con esas remesas se pueda llevar el desarrollo a los pueblos a través de la creación de programas de desarrollo enfocados en las comunidades.

Debe existir vigilancia migrante para que el dinero no se quede solo en un consumo y que llegue a donde de verdad se necesite, anotó.

El desarrollo en departamentos como Huehuetenango, Quiché, San Marcos, Chimaltenango, lugares con los mayores niveles de migración, se vería reflejado en las comunidades que en los últimos años se han convertido en exportadoras de migrantes por lo que se hace necesario la creación de empleos.

Otro aspecto señalado por Otzoy, es que en las elecciones de 2019, en las que se espera que los migrantes emitan su sufragio, también puedan votar por el alcalde del municipio de donde son originarios para elegir a funcionarios ediles que ellos consideren realicen proyectos a beneficio de la comunidad.

_montaje okOtzoy considera que es importante que si se concretara este tipo de programas, los mismos no estuvieran en manos del gobierno o de una organización que no fuera auditada.

Finalmente comenta que la clave de todo lo que se busca lograr está en la educación, teniendo en cuenta los altos niveles de analfabetismo en algunos departamentos.

EDUCACIÓN
René Leiva, residente en San Francisco, opinó que lo ideal es que ese dinero que entra por remesas se distribuya en educación.

Leiva cree “la educación es el bastión, y de esa manera podamos decir que Guatemala va ir por un buen camino”, razón por la que fundamenta su propuesta de que exista una mayor inversión en el tema educativo de Guatemala.

MICROFRANQUICIAS
Mientras que el migrante Guillermo Castillo opinó que cuando se envían las remesas, se espera que los familiares lo inviertan adecuadamente. Sin embargo, se ha comprobado que los jóvenes o hijos de migrantes invierten estos recursos en aspectos de telefonía, ropa de marca o simplemente ocio, por lo que es este círculo de dependencia el que hay que romper.

“Tendría que hacerse un plan de concientización o sensibilización para que los migrantes puedan invertir su remesa y contribuir, para que el migrante tenga el control de la remesa y que incluye el tema de las microfranquicias, industrias culturales, vivienda productiva y el de centros de desarrollo comunitario y migratorio, esos cuatro temas son los que pueden atender de una dinámica migrante”, anotó.

Una de las opciones para el entrevistado sería la microfranquicias y recordó cómo hace unos años junto a otros migrantes impulsaron esta propuesta, que permitiría generar empleos, a través de negocios de agua pura, agricultura, entre otros.

“No existe una política de micro franquicias o emprendimientos enmarcado en la política exterior, eso que quiere decir que la política de emprendimientos no existen en Guatemala, sí existe pero no tiene ninguna relación con migrantes”, apuntó.

LA INDUSTRIA CULTURAL
Respecto a las industrias culturales, Castillo considera que se podría tener en cuenta la creación de cafeterías en donde los guatemaltecos puedan instalar sus negocios en universidades, también se pueden añadir utensilios para tecnología elaborados con materiales propios de Guatemala.

“Que puedan tener una connotación cultural y que puedan ser ofrecidos a estudiantes, por ejemplo, si hay unos 25 a 35 mil estudiantes que son posibles clientes, de los cuales un 10 por ciento podrían adquirir este tipo de utensilios”, destacó.

Otro aspecto a aprovechar es que se debería trasladar una invitación a que las personas visiten Guatemala, a través de videos sobre lugares turísticos del país, y que esté a la vista de las personas que adquieren los productos, por lo que podría consolidarse como una doble vía.

La idea es que se origine una remesa de inversión hacia cuestiones que generen más demanda, porque generan ganancias para quienes están en Estados Unidos y Guatemala “eso es lo que se busca, la cultura como generador económico” y que generaría empleos locales.

Otra idea que resalta es la implementación de traductores de idiomas mayas en Estados Unidos, que con el apoyo de las personas que están en Guatemala podría ser de utilidad, “eso no lo puede ofrecer alguien de la ciudad, sino alguien de la comunidad”.

INVERTIR EN VIVIENDAS
Otra de las propuestas que desarrolló Castillo es sobre la vivienda productiva, que consiste en el aprovechamiento de las viviendas que muchas veces se construyen con el envío de remesas y que se podrían aprovechar para alquilarlas, lo cual permitiría que “el guatemalteco construya su casa y a la vez pueda ir pagando su renta de la casa en forma mensual”.

“Está invirtiendo su remesa en una vivienda, que a la vez le está retornando lo que está alquilando, entonces al final el migrante no pierde sino que invierte su remesa en forma diferente”, dijo.

Castillo agregó, que otra idea podría ser la de los centros comunitarios migratorios, que servirían para dar a conocer temas vinculados con la salud, educación, para generar oportunidades desde el exterior y que servirían de punto de enlace. La ventaja es que sería financiado por migrantes y que se busca sea sostenible.

“Al generar esos espacios de ayuda migratoria, el familiar puede obtener algún tipo de cuestiones que vayan relacionadas con investigaciones de campo que se requieran”, destacó.

CREAR FONDO PARA DEPORTADOS
Por otro lado, Carlos Lam, guatemalteco residente en Maryland, explicó que hace un tiempo representantes de varias organizaciones se reunieron para hablar específicamente sobre las remesas y exploraron maneras concretas para invertirlas.

Se hablaba, precisamente, de impulsar algún tipo de legislación en Guatemala para que se cree un fondo para ayudar a las personas que están sufriendo la deportación, en el que digamos el uno por ciento que se le cobre a cada envío –en remesas- se destine hacia ese fondo, indicó.

De los más de 7 mil millones de dólares que se reportaron el año pasado, el entrevistado destaca que solo una mínima parte va a la inversión, porque la mayoría arregla sus casas, pero no a proyectos de desarrollo.

SE PIERDE VALIOSA OPORTUNIDAD
“Considero que hasta cierto punto estamos perdiendo una valiosa oportunidad de impulsar oportunidades de desarrollo específicamente en Guatemala, estoy seguro que si se crearan más oportunidades y fondos semilla, que se tuviera acceso a créditos, creo que la migración sino es que se anula creo que disminuye drásticamente”, anotó Lam.

Por otro lado, el entrevistado cree que todas las propuestas y planteamientos son echados en “saco roto”, porque se hizo este tipo de comentarios pero “todo quedó en el aire”, se habló, incluso, de un call center, pero nada se ha cumplido.

Finalmente el analista del Instituto de Problemas Nacionales de la Universidad de San Carlos de Guatemala (Ipnusac), Mario Rodríguez, explicó que una mínima parte de las remesas se destina a la inversión por lo que es necesario orientar estos recursos en beneficio de las familias.

Aunque las familias sí utilizan las remesas para el consumo o productos de necesidades, eso no se traduce en desarrollo de comunidades. El Estado se despreocupa de aspectos relacionados a la salud y educación y no da el apoyo necesario, aseveró Rodríguez.


Remesas aumentarán en 2017, pero no tanto como en otros años

De acuerdo con el Banguat, para este año se estima que los ingresos por remesas familiares al país reportarían un aumento entre siete y diez por ciento, respecto a las cifras de 2016. No obstante, el aumento de estos ingresos ha sido mayor en años anteriores.

Según las proyecciones efectuadas por el Banguat para 2017 las remesas crecerán entre siete y diez por ciento respecto a 2016.

Hasta abril de 2017 han ingresado 2 mil 581 millones 233 mil dólares. Este monto se traduce en un trece por ciento de aumento respecto a los primeros cuatro meses de 2016. Marzo fue el mes durante el cual se reportaron mayores ingresos en este año, seguido de abril.

POBLACIÓN QUE VIVE EN LA POBREZA EN GUATEMALA

En Guatemala, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), hasta 2014 la pobreza alcanzó a casi un 60 por ciento de la población. Ocho años antes un estudio de la misma entidad destacaba que un 51 por ciento de los habitantes guatemaltecos sobrevivía en condición de pobreza.

De acuerdo con el INE, los departamentos de Alta Verapaz, Sololá y Totonicapán registraron los niveles más altos de pobreza.

Hasta abril de este año, el Banco de Guatemala (Banguat), ya suma un poco más de los US$2 mil 581 millones, cifra que comparada con el mismo período de tiempo en 2016 es casi superior por un millón de dólares más.

0 330

Por Grecia Ortíz
gortiz@lahora.com.gt

El sentido del gusto puede transportar a cualquiera a tierras lejanas y a tiempos pasados. Por ello muchos migrantes guatemaltecos buscan el comedor típico de “La Chapina” Yaneth Sical, en Delaware, para recordar los sabores y los olores de su lugar de origen.

_1“La Chapina” como es conocida por sus amigos, es originaria de Quiché. Llegó a Estados Unidos en 1998 huyendo de la violencia doméstica y para reunirse con su madre y sus hermanos en Maryland.

Uno de sus primeros trabajos en su nuevo hogar fue como mesera en un restaurante guatemalteco y luego logró convertirse en manager del lugar.  Fue así como, consciente del deseo de muchos guatemaltecos de recordar la comida de su tierra, que decidió establecer un negocio propio.

“Agarré experiencia aquí, eso es muy importante, usted agarra experiencia trabajando. Eso lo logré en dos lugares donde estuve y con la ayuda de mi mamá pusimos el negocio”, relató.

El restaurante de “La Chapina” ofrece comida guatemalteca, pero el menú también incluye platillos de otros países como El Salvador y México.

Su rutina en el restaurante La Chimenea inicia a las diez de la mañana y los alimentos se preparan en ese mismo momento, por lo que todo lo que ofrecen es fresco, asegura. El cliente tiene una gran variedad a elegir dentro del menú.

La carne adobada se prepara una semana antes y en el caso de los tamales se mantiene la tradición de venderlos cada sábado, aunque depende de la demanda que tengan.

“La carne adobada y el churrasco chapín son de los preferidos por los clientes, las garnachas también. Hay muchas cosas como el caldo de res, el caldo de gallina de patio, que se da en sopa, y aparte la gallina dorada”, comentó.

_3Sus tamales, carne adobada y garnachas tampoco han pasado desapercibidos en festivales de comida.

El lugar es visitado por clientes de todas las nacionalidades, aunque predominan los guatemaltecos.

En la decoración del restaurante predominan las imágenes de paisajes de Guatemala, abonando así a crear un ambiente donde sus clientes puedan sentirse como en casa.

“La Chapina” señala que muchos clientes se muestran sorprendidos al ver los platillos guatemaltecos. Muchos de ellos no han probado esas comidas en años y pensaban que no sería posible encontrarlas tan lejos de su tierra.

Para la entrevistada, esta actividad es un deleite, además de que se siente orgullosa de mostrar al mundo la gastronomía guatemalteca y su cultura.

Aunque señala que su éxito no ha ido fácil, pues ha tenido que superar adversidades como la discriminación, esto nunca la ha detenido para continuar con su tarea.

“Mi mamá es la que siempre ha estado conmigo, ella es quien me ha enseñado a cocinar y todo lo que es de Guatemala, porque al principio yo no sabía nada, pero ahora puedo decir que soy experta de la comida guatemalteca”, anotó.

La guatemalteca es madre de tres jóvenes, una de ellas se encuentra en Guatemala, y asegura que son el motor para seguir superándose.

Los connacionales que deseen degustar uno de sus platillos deberán acudir a la nueva ubicación del restaurante de “La Chapina”, que nuevamente regresará a Maryland, luego de permanecer en Delaware por muchos años.

“La carne adobada y el churrasco chapín son de los preferidos por los clientes, las garnachas también. Hay muchas cosas como el caldo de res, el caldo de gallina de patio, que se da en sopa, y aparte la gallina dorada”.
“Mi mamá es la que siempre ha estado conmigo, ella es quien me ha enseñado a cocinar y todo lo que es de Guatemala, porque al principio yo no sabía nada, pero ahora puedo decir que soy experta de la comida guatemalteca”.
YANETH SICAL “LA CHAPINA”

0 111

Por Grecia Ortíz
gortiz@lahora.com.gt

Cuando trabajaba como auxiliar de enfermería del Hospital de Jutiapa, Orfa Ordóñez cantaba a los pacientes para alegrarlos y hacerles olvidar por un momento sus dolencias. Ahora vive en Estados Unidos y su canto se ha desarrollado de tal forma que ya hace presentaciones profesionales.

_2Ordóñez dejó Jutiapa hace diez años por razones económicas. Emprendió el sueño americano junto a su hermana y su hijo, esperanzada en que podría ayudar a su familia a salir de la pobreza.

Para lograrlo trabaja arduamente todos los días. Pese a que lleva una década alejada de ellos, no se olvida de enviarles apoyo económico para que puedan tener mejores oportunidades de desarrollo.

“Con nuestra ayuda, nuestras familias tienen una vida mejor. Gracias a las remesas puedo decir que ya cuentan con ese dinero para sobrevivir, porque el trabajo está muy escaso”, añadió.

Pero Ordóñez también ha procurado su propio desarrollo en Estados Unidos. Un día decidió que era tiempo de mostrar al mundo que tenía talento para cantar, una habilidad que desarrolló desde muy pequeña.

La familia para Ordóñez fue un apoyo fundamental para impulsar su sueño. “Armamos un estudio en la casa y así empezamos a escribir y a buscar oportunidades de cantar. No es fácil si no buscas las oportunidades, no te llegan a la casa. Tienes que trabajar mucho para lograr algo en la vida”.

Dentro de sus canciones favoritas está Luna de Xelajú y El Alfarero, que es una canción cristiana. Según comentó, su interpretación pública fue un Día de la Madre en un evento de la escuela a la que asistía. La imagen que no se borra de su mente es la de su mamá llorando de alegría al verla cantar.

Hoy la motivación a seguir son sus hijos. Ellos también heredaron su talento en canto y actuación. Además, conformaron un grupo con el que realizan un show de marionetas de chistes y música, juntos participan en cumpleaños y otros eventos.

A decir de la entrevistada, su libro favorito es la Biblia, y siempre vive el día como que fuera a ser el último de su vida. “El mañana no es tuyo es de Dios”, dice.

Su comida favorita son las enchiladas que ella misma prepara. Su deporte favorito es el fútbol. De Guatemala asegura que recuerda con mucho cariño a la Antigua Guatemala y Xela, porque le gustaron mucho cuando los visitó.

Ordóñez también recordó que cuando se encontraba en Guatemala, como auxiliar de enfermería en el hospital de Jutiapa, les cantaba a los pacientes que llegaban para que se alegraran mientras pasaban un difícil momento en ese lugar.

“Aquí es casi similar. Soy chef de cocina en un asilo de ancianos e igual les canto en español y me dicen: no te entiendo, pero se escucha hermoso”, expresó.

Para la guatemalteca, trabajar con adultos mayores es una experiencia diferente porque muchos de ellos se sienten abandonados.

“Aquí es casi similar. Soy chef de cocina en un asilo de ancianos e igual les canto en español y me dicen: no te entiendo, pero se escucha hermoso”.
“Con nuestra ayuda, nuestras familias tienen una vida mejor. Gracias a las remesas puedo decir que ya cuentan con ese dinero para sobrevivir, porque el trabajo está muy escaso”.
ORFA ORDÓÑEZ

0 327

POR DOUGLAS GÁMEZ
dgamez@lahora.com.gt

Construir una casa, garantizar los estudios de sus hijos o tener la alimentación de la familia asegurada, los objetivos de los migrantes son varios, algunos piensan en retornar al país, otros lo ven como una opción lejana. Para Ana Judith Ramírez quien migró en la década de los noventas, su viaje a los Estados Unidos se convirtió en un trampolín para emprender y ayudar al prójimo a su regreso a Guatemala.

_Buenas19_1aJudith no esconde sus pensamientos y opiniones. En una conversación en la red social de WhatsApp con La Hora Voz del Migrante expresa que no le agradaba el estilo de vida de los Estados Unidos, país al cual emigró junto a su esposo en 1997.

“No me gustó el estilo de vida allá -Estados Unidos-, desde que llegué puse mi meta de estar ese tiempo, ahorrar un poco y volver a mi tierra”, comenta.

Judith se instaló con su pareja en Los Ángeles, California, vivió en el Valle de San Fernando durante cinco años y en el país norteamericano nacieron sus tres hijas.

Labores de limpieza en un hospital, lavandería o como mesera son los trabajos que recuerda Judith haber realizado en su estadía en Estados Unidos.

“No fue fácil pues mi esposo le gustaba gastar mucho, pero lo logré educar al tener que guardar dinero para volver”, resalta en la conversación.

Otra de las cosas que menciona son los horarios extenuantes, únicamente veía a su esposo para entregarse a sus hijas, debido a que uno trabajaba en el día y el otro por las noches.

_Buenas19_1cEMPRENDER ES POSIBLE

En su relato Judith es directa y sin rodeos menciona que regresó a Guatemala con la “idea firme” de quedarse en el país, específicamente en Chiquimula, su lugar de origen. Esta convicción, asegura, le permitió junto a su familia generar la idea de abrir una panadería y repostería la cual bautizarían con su nombre.

El negoció arrancó y a los nueve meses de iniciar un nuevo camino, su esposo falleció en un accidente de tránsito. “Fue tiempo de emprender sola”, destaca.

Recuerda que, en sus primeros pasos como emprendedora, la Panadería Judith únicamente contaba con un trabajador. Con sus ahorros, la generación de ingresos y además la inclusión de uno de los programas del Centro de promoción de la micro, pequeña y mediana empresa (Promipyme), logró expandirse y cumplir el sueño americano pero en Guatemala.

Ahora cuenta con 20 empleados, dos sucursales y con miras a extender sus productos a Zacapa. Sin mayores detalles también menciona que próximamente introducirá un nuevo producto, el cual únicamente revela que tiene listos los permisos sanitarios y códigos de barras para ponerlos a la venta.

INVITA A CONSIDERAR REGRESO

Cuando Judith es consultada sobre ¿qué le diría a los migrantes que no piensan volver al país? responde que comprende la situación “difícil” que atraviesa el país, aunado a la violencia; pero invita a los migrantes a ser disciplinados con sus ahorros, regresar, invertir en el país, convirtiéndose en ejemplos para otros.

“Podría vivir en EE.UU., trabajar de hacer limpieza y vivir bien o ser emprendedora en mi país, vivir con carencias mientras empiezo pero con una satisfacción que podría ayudar a mi país, dando empleo. Ser ejemplo para mis hijos, Estar con mi familia”, comenta.

“Les animaría a volver, a pedirles de favor que ahorren y que inviertan en su país. Sé que la situación acá es difícil más la violencia, pero en todos lados tenemos dificultades. Tenemos un país hermoso, tenemos familia, Dios está con nosotros. Trabajamos allá para hacer rico a ese país, ¿Por qué? no hacemos rico el nuestro”, añade.

UN SERVICIO SOCIAL

Además de emprender, Judith es uno de los veinte voluntarios del Grupo Humanitario de Esquipulas Inmigrantes, Refugiados y Desamparados, quienes durante el incremento del paso de migrantes provenientes de África y Haití al oriente del país en 2016 acudían a las comisarías de la Policía Nacional Civil (PNC) o donde estos se encontraran para darles alimentación y auxilio para heridas sufridas en su travesía hacia EE. UU.

“Venían personas heridas que pasan el Amazonas donde cuentan que hay compañeros que se los han comido los animales”, comentó Judith, quien aclaró que ella solo es parte de dicha iniciativa la cual es posible por el respaldo y dedicación de 20 personas más.

“Me motiva ayudar a este proyecto porque yo fui uno de ellos e igual que ellos tuve que dejar mi familia, mi tierra para buscar un mundo mejor, es una incertidumbre andar en tierra lejanas y no encontrar quien te tienda la mano”, añadió.

El Grupo Humanitario de Esquipulas Inmigrantes, Refugiados y Desamparados asiste a los migrantes de martes a sábado, también entrega alimentos a los desamparados o personas con necesidad de la localidad.

Según la Dirección General de Migración en 2016, un total de 8,637 personas de diferentes nacionalidades fueron interceptadas y llevadas algún albergue temporal, la mayoría de ellos provenientes de África y Haití. La cifra superó los 563 registrados en 2015.

“Podría vivir en EE. UU., trabajar de hacer limpieza y vivir bien o ser emprendedora en mi país, vivir con carencias mientras empiezo pero con una satisfacción que podría ayudar a mi país, dando empleo”.
Ana Judith Ramírez

0 261

Por Grecia Ortíz
gortiz@lahora.com.gt

Un grupo de migrantes entregó ayuda a una pareja de adultos mayores de Huehuetenango, quienes viven en condiciones de pobreza cerca del cementerio de la localidad. La donación entregada consistió en alimentos de insumo básico.

Adolfo Cano, un guatemalteco originario de Huehuetenango en Guatemala comenta que la ayuda se recaudó entre varios migrantes residentes en Los Ángeles, donde también participó una organización mexicana que colaboró con enviar recursos económicos a la pareja de adultos mayores.

Además del apoyo de los insumos básicos, Cano logró unificar el aporte que una persona envió desde otro estado.

Según el connacional, la idea es que en un futuro se logre llevar más apoyo a familias de escasos recursos del lugar.

Los migrantes que colaboraron fueron: Heidy González, Edna González, Mariela Ibarra, Cony Maricel, Odilia Osorio, El Diego de Los Ángeles y Países Unidos de Ohio. Cano dijo que esperan que más personas se involucren para llevar ayuda.

CONDICIONES DE POBREZA
De acuerdo con el entrevistado, las personas beneficiarias de la donación cuidan del cementerio en el Carrizal, Huehuetenango y no tienen ingresos fijos; únicamente reciben una pensión de Q400 al mes y además tienen un hijo de 39 años que está enfermo y ellos deben mantener sus gastos.

Hace un año les llevé ayuda igual, de parte de personas de buen corazón que donaron, recordó Cano.

Además de ese caso, el migrante también supo de unos niños que viven en condiciones de pobreza, a quienes les obsequió tenis.

Cano considera que el aporte migrante es muy importante porque en Guatemala y otros países existen muchas personas en condiciones de pobreza, “y si nos unimos entre todos podemos sacarles una sonrisa a los niños”.

FALTA DE OPORTUNIDADES
Para el entrevistado lo que sucede en Guatemala se podría mejorar si se fortaleciera la educación académica.

Asimismo considera que existe falta de oportunidades y que los centros educativos deberían ser una oportunidad para poder sobresalir, esto ante la situación que viven miles de familias en las áreas rurales del país.

El entrevistado también agregó que “el aporte de los migrantes es importantísimo ya que con las remesas que enviamos estamos sosteniendo al país en gran parte”.

“En lo personal lo que más me motiva a seguir ayudando a gente necesitada son las bendiciones que recibo de ellos y de parte de Dios porque gracias a él tenemos salud y trabajo”, comentó.

Dar ayuda al prójimo a decir del entrevistado, es el deseo que tienen muchos paisanos en su corazón, “Los paisanos que tienen un gran corazón acá y siempre están dispuestos a ayudar”.


CONTACTO

Cano invita a que las personas que deseen conocer sobre los proyectos de ayuda o conocen de algún caso pueden contactarlo a través de su perfil en la red social de Facebook, en donde pueden obtener mayor información sobre lo que realiza.

“En lo personal lo que más me motiva a seguir ayudando a gente necesitada son las bendiciones que recibo de ellos y de parte de Dios porque gracias a él tenemos salud y trabajo”.
“Y si nos unimos entre todos podemos sacarles una sonrisa a los niños”.
ADOLFO CANO

0 262

Por Grecia Ortíz
gortiz@lahora.com.gt

Con el fin de promover la película del migrante guatemalteco René Corado “El Lustrador”, el próximo 24 de junio se realizará una cena para recolectar fondos para la cinta que se espera se empiece a rodar en los próximos meses y que contará con la participación de actores guatemaltecos.

Desde California, Corado invita a las personas que deseen asistir a su evento a que compren los boletos. En la actividad se tendrá la participación de artistas de Guatemala que se unieron para apoyar con su talento.

El evento consistirá en una cena en la que se podrá degustar comida guatemalteca, habrá danzas Mayas y cantantes guatemaltecos que participarán para ayudar en rifas y subastas.

Si usted desea asistir a la actividad puede buscar información en el Facebook personal de René Corado.

¿Quién es René Corado?
El guatemalteco originario de El Progreso es reconocido por su obra “El Lustrador”, en la que relata su niñez como un niño limpiabotas que emigró a Estados Unidos para conseguir sus sueños. Corado es ahora el biólogo encargado de la Western Foundation of Vertebrate Zoology en California, quien no olvida sus raíces y busca la manera de ayudar a sus compatriotas.

El nuevo proyecto de Corado, con el que busca continuar apoyando, contará con el apoyo de un director y productor guatemalteco y servirá para dar ayuda a más niños en Guatemala, puesto que las ganancias serán destinadas a la educación.

0 126

POR MARIELA CASTAÑÓN
mcastanon@lahora.com.gt

El próximo 22 de mayo, las familias de la Comunidad Mario Antonio Díaz, ubicada en Santa Isabel II, en Villa Nueva, cumplen 22 años de haberse asentado en ese municipio. Estas personas llegaron de diferentes departamentos tras huir de la guerra que azotó Guatemala; su estadía fue difícil, explican.

_Guate6_1bLos residentes dicen que fueron desplazados de su lugar de origen. Huyeron para salvar su vida, debido al Conflicto Armado Interno. Eran originarios de Quiché, Cobán, Totonicapán, Huehuetenango y Chimaltenango.

De acuerdo con Florencia Tzoy, residente de esta comunidad y oriunda de Quiché, estuvieron deambulando en diferentes áreas y posteriormente invadieron el lugar donde actualmente se encuentran; con el tiempo, crearon las condiciones para vivir. La iglesia católica y otras personas intervinieron para hacerlo posible.

Tzoy relata que cuando llegaron a la comunidad y fueron asentándose, usaban tres sanitarios para toda la comunidad y estos servicios estaban lejos de donde vivían. Tampoco había agua y luz.

“Era muy duro –cuando llegamos– porque no teníamos sanitarios, teníamos que usar sanitarios colectivos, en el sector se colocaron tres baños. No teníamos drenajes, agua, luz y teníamos que ir con candela al baño, caminar hasta la otra cuadra. Fue muy difícil, también teníamos la amenaza de desalojo. Teníamos que vigilar y hacer turnos para ver si venían los antimotines a sacarnos”, explica la entrevistada.

Florencia relata que la situación era “dura” ante la carencia de servicios básicos y de facilidades para sobrevivir.

“Al principio nos sentíamos muy mal. Todo lo que tenemos ahora nos ha costado. Antes las calles no estaban asfaltadas. Para las mujeres embarazadas era difícil, en ese entonces yo estaba esperando a mi primer niña y me costaba ir al sanitario, también teníamos que vivir en champas y era difícil cuando llovía”, describe la entrevistada.

¿POR QUÉ MARIO ANTONIO DÍAZ?

Actualmente en la Comunidad Mario Antonio Díaz hay más de 300 familias que mantienen una organización interna, tienen claras las razones por las que tuvieron que huir de sus comunidades, buscan el respeto mutuo y sobre todo mantener sus costumbres y tradiciones.

Este lugar fue denominado como Mario Antonio Díaz, en honor a uno de sus líderes, a quien recuerdan con respeto, por su lucha a favor de las comunidades indígenas que necesitaban un terreno o un lugar donde vivir.

En los últimos meses estas familias han manifestado su preocupación por la implementación de una cárcel en este sector. Rechazan esta medida, porque consideran que ubicar una prisión podría generarles problemas en la seguridad.

EVITAR LA MUERTE

De acuerdo con las entrevistas realizadas, el desplazamiento a Villa Nueva se hizo para salvar sus vidas, pues durante el Conflicto Armado Interno el riesgo de morir era muy alto, principalmente si eran confundidos con “guerrilleros”.

En el caso de Tzoy, describe que tuvieron que dejar todo, incluso a los animales domésticos que aún recuerda con nostalgia.

Además, relata, que una de sus hermanas se enfermó gravemente de tuberculosis y tenían dificultades para que recibiera atención médica, pues la guerra complicaba todo.

El día en que Tzoy huyó de su comunidad, lo hizo junto a sus padres; uno de ellos era acusado de ser guerrillero.

“Un día llegó una nota que decía que teníamos que salir de la aldea –El Chajbal, municipio de Santa Cruz del Quiché–. Teníamos que irnos porque si no nos matarían. En ese entonces mis papás participaban en la iglesia católica. Acusaban a mi papá que era guerrillero. Cuando llegó la nota mi padre ya no estaba, él estaba escondido. Tuvimos que salir… y fue así como nos venimos”, relata Tzoy.

Persona desplazada

Una persona desplazada es quien huye de su Estado o comunidad por temor o peligros distintos a los que originan el estatus de refugiado. Una persona desplazada generalmente se ve obligada a huir por un conflicto interno, por desastres naturales u otros motivos.

0 122

La comunidad migrante ya empieza a perfilar algunas ideas que ellos consideran como opciones para cambiar la realidad que los hizo migrar. Muchas cosas necesitan más detalle y estructuración, pero el punto a destacar es que empiezan a tener más qué decir en el futuro, y eso es importante.

Se menciona la necesidad que pueda existir un banco, una cooperativa que nutriéndose del dinero de las remesas pueda servir como puente para canalizar sus sueños. Esa y, quizá, otras iniciativas, como el tema de las microfranquicias, necesitarán de un andamiaje integral que ayude a la sostenibilidad y viabilidad de los proyectos, pero nunca llegaremos a ese punto si no lo empezamos a discutir como agenda de país.

El reto que se nos plantea a todos es grande, pero en especial a la comunidad migrante porque a ésta no le puede pasar los que nos pasa a quienes habitamos en Guatemala, es decir, que reine la separación, la polarización y la desconfianza. Tienen que unirse para encontrar puntos en común porque siempre será y debe ser más fuerte lo que nos une que las cosas que nos dividen.

La comunidad migrante debe entender, al igual que lo debemos hacer todos los chapines, que cualquier cambio principia por nosotros mismos y pasa por creer en nuestra capacidad para incidir en el futuro. Ese futuro que soñamos necesita del involucramiento de todos, de la sociedad en general, de los políticos en el Congreso y en el Ejecutivo, pero nunca será una realidad si quienes están llamados a liderar el cambio, se resisten a jugar su papel.

Quien migra lo hace para ofrecer un mejor futuro a los suyos y por ende es lógico que parte de lo que se recibe en remesas sirva para subsistir y poder llevar el día a día, pero también debemos dedicar tiempo a explorar esas maneras en las que se pueden utilizar las remesas para generar cosas que ofrezcan sostenibilidad en el tiempo y oportunidades a largo plazo.

Es muy poco lo que se invierte en educación y salud, no digamos en salud preventiva y poco a poco, debemos ir revirtiendo esa realidad. Será necesario hacer ajustes en alguna legislación nacional para poder atender mejor a nuestros compatriotas en el extranjero, porque hoy la bancarización y por ende un mejor control de sus remesas es un tema complicado.

Ideas habrá muchas y hay que debatirlas, pero la clave está, justamente, en dedicar tiempo a ello para encontrar las mejores maneras en las que le podamos asegurar que los nuestros puedan hacerse de una casa, de un carro, de seguros, de cuentas bancarias, de mecanismos que les permitan pagar la educación de sus hijos, la salud y un largo etcétera con facilidad y seguridad.

0 150

No cabe la menor duda que James Comey, en su calidad de Director del FBI, jugó un papel esencial para asegurar la derrota de Hillary Clinton al revivir el escándalo de sus correos electrónicos al final de la campaña, lo que causó un daño irreparable dado el mecanismo de voto anticipado que existe en Estados Unidos. Aún con la intromisión rusa a favor de Trump, Clinton seguía al frente de las encuestas, pero ese golpe le arrebató votos en cruciales distritos que le terminaron sirviendo en bandeja la Presidencia a un Trump derrotado en el voto popular.

Comey mostró signos de remordimiento en su última aparición como jefe del FBI ante el Congreso, pero lo que uno no se podía imaginar (o a lo mejor sí) es que la Presidencia misma de Trump esté en riesgo a causa del mismo personaje que se la facilitó en noviembre. En efecto, la disputa entre Trump y Comey alcanzó niveles insospechados cuando se supo de la existencia de un memorándum en el que describió los términos de la reunión privada que sostuvo con el Presidente justo al día siguiente de que el general Flynn fuera removido como Consejero de Seguridad Nacional. Concretamente Trump le pidió que cerrara la investigación contra Flynn por sus vínculos con Moscú y el gobierno ruso.

Trump es impulsivo y es un desconocedor de la historia, y por ello no sabía que Comey tiene la costumbre de redactar memorándums de sus reuniones con sus jefes y que los mismos se han probado veraces en otros casos, empezando en la época de Bush. La enciclopédica ignorancia del Presidente, comparable a la del Trump Tropical que tenemos en Guatemala, le impidió medir al Jefe del FBI correctamente y las consecuencias pueden ser fatales.

Trump cometió otro grave error luego de despedir a Comey, puesto que amenazándolo dijo que todo lo que Comey estaba diciendo o filtrando podría ser desvirtuado si aparecían las cintas que graban las conversaciones en la Casa Blanca. No supo o se olvidó Trump que ese tipo de pruebas fueron causa de la caída de Nixon en los años 70.

Comey es un individuo que, a pesar del daño que le hizo a los demócratas, goza de credibilidad en el Congreso y su testimonio puede ser devastador para un Trump que no tiene la menor credibilidad porque él mismo se contradice en su terco uso de las redes sociales en donde un día dice algo y al siguiente él mismo se desmiente, como pasó con la filtración a los rusos de información secreta recopilada por Israel sobre ISIS.

La Presidencia de Trump depende en mucho, ahora, de quien fuera el Director del FBI, quien se convierte en su pesadilla, igual que lo fue para Hillary Clinton cuando despedazó su campaña con un anuncio de reapertura de las investigaciones en su contra. Comey se trajo al pico a la candidata demócrata, pero muy probablemente pueda lavar su conciencia y lograr un empate, siendo la pieza clave del fin político del magnate.