Presidente de Guatemala y Ministra de Relaciones Exteriores fomentan el éxodo de migrantes

Por Eduardo Castillo
[email protected]

Los migrantes somos invisibles ante la agenda, nacional y bilateral. Primero por el estatus en el exterior; y, segundo, porque el Presidente de Guatemala y su Ministra de Relaciones Exteriores se enfocan en hundirnos al cuarto país más corrupto de América Latina mientras omiten funciones al dejarnos un abismo jurídico a migrantes frente a 112 centros de detención, 62 Cortes migratorias, ICE, policía y Cortes locales.

Aunque hay avances en los derechos políticos de migrantes, existe un vacío absoluto en el derecho a la vida, dignidad, salud, educación y justicia para migrantes, en especial mujeres, niñas y niños, con lo cual pareciera que el Estado de Guatemala no tiene obligación en el exterior.

El reto es una “Política de justicia enmarcada en la política exterior” que permita de acuerdo al objetivo (3) (B) (iv) Cooperar con las agencias del Gobierno de Estados Unidos (EE. UU.) y otros gobiernos de la región para facilitar el retorno, la repatriación y la reintegración de los migrantes que llegan a la frontera suroeste de los EE. UU. y que no califican como refugiados en consonancia con el derecho internacional.

Al respecto, la Convención de Viena en su artículo 36 B y C puede ser una ruta clara y la Corte Interamericana de Derechos Humanos ha reiterado la obligación de los Estados a cumplir. Como ejemplo se puede mencionar el caso Vélez Loor contra Panamá, del 23 de noviembre de 2010, en la que obligó a implementar un programa de formación para que funcionarios que tuvieran  trato con migrantes hicieran efectivos los estándares internacionales relativos a los derechos humanos.

El presidente Trump es sabio al expresar: “Les enviamos ayuda masiva y están vertiendo drogas en nuestro país y se están riendo de nosotros” (Febrero 2018).  Es importante que el Congreso de EE. UU. vele por el cumplimiento de los objetivos 3A y 3B de la “Estrategia de EE. UU. para Centroamérica”; y el  Senador Rand Paul, Republicano de KY, sabe cómo cumplir la ley y ver a los migrantes como activos mientras asegura las fronteras.

Los migrantes estamos claros que Plan Alianza para la Prosperidad no reduce la migración, sino más bien la incrementa a ritmo acelerado, pues los políticos oscuros de Guatemala piensan: “pidamos  impuestos de norteamericanos,  robemos los impuestos de Guatemala, enviemos drogas y migrantes a EE. UU. para que nos envíen remesas para lavar dólares y convertimos en millonarios nuevos.

¡La corrupción e impunidad es la razón de migración!