Inicio Tu Voz cambia GT ¿Por qué tratar mal al migrante entonces?
DESDE LA REDACCIÓN

¿Por qué tratar mal al migrante entonces?

por -
0 69
¿Por qué tratar mal al migrante entonces?

POR DOUGLAS GÁMEZ
[email protected]

Durante las últimas semanas y en mayor medida tras la tragedia del Volcán de Fuego, hemos sido inundados por el enorme cariño y la mano amiga de la comunidad migrante guatemalteca en Estados Unidos.

Las noticias sobre ayuda, visitas de líderes migrantes a las zonas afectadas, cargamentos de insumos y demás no se detienen. No me cansó de agradecer y reconocer a personas como Marvin Otzoy, Leonel Arenas, Marvin Estrada, Asociación Primaveral, Katherine Laparra, Saraí Palomo, Yolandita, Brayan Paredes y muchos, pero muchos más chapines, que no nos han dejado solos en tan complicado momento.

Insisto, estás acciones demuestran, en primera medida, el gran corazón que tienen los guatemaltecos en el exterior y quienes a pesar de ser expulsados de la tierra que los vio nacer, están llenos de humildad y amor por su patria,.

También con esto se demuestra la capacidad de organización que tienen, las cualidades y motivaciones, así como los alcances que tienen para lograr lo que se proponen.

No es la primera vez que lo hacen, en cada tragedia dan la cara, incluso ante la petición del TPS no dudaron en ofrecerse para buscar apoyos a favor de la solicitud.

En el último proceso electoral, empezaron a figurar como una importante voz, capaz de ir más allá y posicionarse como un sector importante en el ámbito político, con incidencia.

No digamos como mes a mes inyectan una importante cifra de remesas a la economía guatemalteca, la cual sufre los embates de una corrupción, la cual se ha convertido en un importante obstáculo para la inversión y el desarrollo, aunque algunos crean lo contrario.

¿Por qué seguimos negando la importancia que tienen los migrantes para Guatemala y tratándolos tan mal?

Y no me refiero a decir expresamente que no tienen importancia, nuestras acciones lo hacen, la indiferencia, incluso, llegando a extremos como defender un sistema que no tienen futuro y que nos llevan a seguir viviendo en el círculo de la pobreza y muerte.

Hay que reconocer lo que representan los migrantes para nosotros. Son más que remesas, historias o ayuda cuando pasa lo peor. Guatemala debe entender que esas mentes brillantes, esos corazones bondadosos podrían estar en su tierra en pleno desarrollo, disfrutando de su cultura, ambiente y patria. Para ello necesitamos cambiar, necesitamos exigir, no podemos callar, la vida de ellos y la de los que vienen está en juego, la propia también.

Comentarios