Inicio Triángulo Norte Honduras Peligra futuro de unos 57 mil hondureños en Estados Unidos
BENEFICIARIOS DE TPS DEPENDEN DE LA DECISIÓN DEL GOBIERNO DE TRUMP

Peligra futuro de unos 57 mil hondureños en Estados Unidos

por -
0 85
Peligra futuro de unos 57 mil hondureños en Estados Unidos

Por Sara Barderas
Washington/DPA

El futuro de unos 57 mil hondureños que viven en Estados Unidos depende de la decisión que tome esta semana la administración de Donald Trump, que ha hecho de las políticas migratorias restrictivas uno de los pilares de su Gobierno.

La administración republicana anunciará si prorroga o cancela la protección especial migratoria que el presidente demócrata Bill Clinton concedió a Honduras después de que el huracán “Mitch” arrasara Centroamérica en 1998 y que desde entonces han ido renovando cada 18 meses todas las administraciones, republicanas y demócratas.

Hasta 86 mil hondureños han llegado a estar acogidos en estos 20 años al Estatus de Protección Temporal, que popularmente se conoce por sus siglas en inglés: TPS. Los actuales beneficiarios son unos 57 mil.

El TPS permite obtener refugio en Estados Unidos, a ciudadanos de países con circunstancias peligrosas que dificultan la vida, como un conflicto armado, un desastre natural o una epidemia.

En noviembre pasado, cuando la administración Trump canceló el de los nicaragüenses, concedió una prórroga a los hondureños ante la necesidad de recabar más información para tomar una decisión.

MUCHOS LLEVAN GRAN PARTE DE SU VIDA EN ESTADOS UNIDOS

Si lo que se anuncia ahora es su final, sus permisos de residencia y trabajo expirarán el 5 de julio, aunque en ese caso es probable que obtengan una prórroga para organizar con más tiempo su partida o arreglar su situación migratoria por otros cauces.

Muchos llevan gran parte de su vida en Estados Unidos, donde no solo tienen sus hogares, trabajos y negocios: hay 53 mil hijos de hondureños beneficiaros del TPS que, al haber nacido en el país, tienen la nacionalidad norteamericana.

Los precedentes dan a los hondureños poco margen para el optimismo. Hasta ahora, llegado el momento de la renovación, la administración Trump solo ha mantenido el de Siria, un país inmerso desde 2011 en una devastadora guerra que no tiene visos de terminar.

El Departamento de Seguridad Nacional, que es del que depende el TPS, ha cancelado desde la llegada de Trump a la Casa Blanca el de El Salvador, Haití, Nicaragua y Sudán. La semana pasada anunció el final del de Nepal.

HONDURAS SE ENCUENTRA ENTRE LOS PAÍSES MÁS VIOLENTOS

Honduras es uno de los países más violentos del mundo. La tasa de asesinato es de unos 60 por cada 100 mil personas, una de las más altas del mundo. El país encabeza además la tasa de feminicidios de Centroamérica, con una de las más altas del globo.

Las maras, que se extienden y amenazan a familias y negocios, son uno de sus principales problemas de seguridad. Más allá de la violencia, más de dos terceras partes de la población hondureña vive en la pobreza. Todos estos son argumentos que esgrimen quienes piden que se mantenga la protección migratoria a los hondureños.

SALVADOREÑOS DEJARÁN DE SER BENEFICIARIOS DEL PROGRAMA EN 2019

Pero en el caso de El Salvador, otro país con graves problemas de seguridad al que el TPS le fue concedido en 2001 tras dos graves terremotos, la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, no lo tuvo en cuenta al tomar su decisión en enero.

Sus 195 mil beneficiarios dejarán de estar cubiertos el 9 de septiembre de 2019. “La alteración sustancial de las condiciones de vida causadas por el terremoto ya no existe”, dijo Nielsen.

Como en su día con los salvadoreños, ahora son diversas las voces que piden mantener la protección a los hondureños. Líderes religiosos, organizaciones comerciales y empresariales destacan, más allá del lado humanitario, la importancia de estos trabajadores para la economía estadounidense.

“Son contribuyentes a la economía estadounidense que trabajan duro y no representan riesgo a la seguridad pública”, manifestaron esta semana más de 50 miembros demócratas de la Cámara de Representantes en una carta a Nielsen. La semana pasada fueron 25 senadores del mismo partido los que pidieron lo mismo.

La administración de Trump y los críticos de este tipo de protecciones migratorias destacan por su parte su carácter temporal. “(El TPS) no ha sido temporal durante muchos años. Hemos creado una situación en la que la gente vive en este país por un tiempo largo”, en palabras de un portavoz del Departamento de Seguridad Nacional.

Comentarios