FAMILIAS HAN MEJORADO SU CALIDAD DE VIDA

Nueva Santa Rosa GT: la otra semana me voy para Los Ángeles

Un municipio que progresa a base de remesas

POR DELIA BONILLA
[email protected]

“La otra semana me voy para Los Ángeles, a trabajar un poco, lo bueno es que como ya me he ido otras veces ya conozco cómo está la situación, es que aquí está duro, trabajé unas mis tierras ahorita pero no se me dio, hay que buscar qué hacer vos”, este es el fragmento de una conversación de dos hombres en una de las calles de Nueva Santa Rosa, Santa Rosa.

Esta es la situación de la mayoría de la población del municipio de Nueva Santa Rosa en el departamento de Santa Rosa, la necesidad de migrar es una constante, la principal actividad de producción en la zona es el cultivo de café y debido a la roya que les ha afectado en los últimos meses ha mermado la generación de ingresos por medio de esta vía, por lo que las remesas se han convertido en un poderoso paliativo económico.

Ubicado a 75 kilómetros de la ciudad capital, Nueva Santa Rosa es un municipio conformado por siete aldeas y 20 caseríos, la vía principal de acceso es por la carretera Interamericana CA-1, que se encuentra asfaltada.

La Hora Voz del Migrante visitó el municipio, al llegar se encuentran muchos comercios, uno de los recursos de subsistencia para la población que ha optado por invertir en negocios de ropa, alimentos, calzado, telefonía celular, ferreterías, talleres, entre otros, principalmente con recursos de las remesas que reciben.

Además, en la zona se encuentran varias agencias bancarias, gasolineras, farmacias y cooperativas que han generado empleo para la comunidad. El transporte interno se realiza por medio de “tuc tuc”, que son taxis pequeños que facilitan la movilización en la zona. Carros y motocicletas también se observan en todas las calles donde se han implementado semáforos para un mejor control vial.

Las principales calles del municipio están asfaltadas, sin embargo, al adentrarse en la localidad muchas calles de los alrededores aún son de terracería, situación que según el alcalde del lugar Enrique Arredondo, ha ido mejorando con la construcción de algunos tramos carreteros que han permitido una mejor movilización entre las comunidades.

“Hoy le puedo decir que nuestra priorización está siendo -son- las carreteras y calles para pavimentarlas porque gracias a Dios tenemos en las aldeas centros de salud, escuelas, institutos, escuelas de párvulos y eso ya nos obliga a nosotros a arreglar las vías de acceso”, indicó Arredondo.

REMESAS SE VEN REFLEJADAS EN PROGRESO PARA LA ZONA

Las remesas se han convertido en una ayuda importante para la comunidad y se reflejan en el comercio, en la construcción de las viviendas, así como en el mayor acceso a salud y educación que tienen las familias de Nueva Santa Rosa.

“Las remesas son el motor del pueblo, qué sería de nuestra economía sin eso, de otra forma no hubiera desarrollo porque la gente espera su dinero para poder invertir, compran casas, carros, terrenos en donde meten siembras, si las familias no recibieran esas remesas habría mucha pobreza porque eso es lo que los sostiene”, relató Rosa Pérez, propietaria de un comercio de ropa, calzado y accesorios.

La comerciante expresó que la gente se acerca a comprar a su negocio porque tiene más recursos, ha visto el avance de la zona gracias a ese aporte que reciben los lugareños de guatemaltecos que viven en Estados Unidos y reconoce que a pesar de eso las ventas han disminuido también por la competencia, pues su negocio ya no es el único, cada vez hay más comercio.

Las casas que se observan en la zona presentan una construcción muy elaborada, dos o tres niveles, acabados coloniales y pisos cerámicos, demostrando que las familias han mejorado la infraestructura de sus viviendas debido a un mejor ingreso económico.

Nueva Santa Rosa es una comunidad de aproximadamente 35 mil 152 habitantes, según estimaciones de población para el año 2018 del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), la búsqueda alternativa de recursos se ha priorizado pues la agricultura que era la principal fuente de sustento se ha visto afectada en los últimos meses por la roya –hongo que produce una enfermedad que afecta a los granos–.

Para Arredondo, pese al evidente progreso, una de las principales dificultades para el desarrollo del municipio son los recursos estatales, pues, aunque asegura que el presupuesto estatal lo recibe a tiempo, no es suficiente para cubrir las necesidades del municipio, ya que está basado en el último censo realizado en el año 2002, dieciséis años después la población ha aumentado considerablemente.

“Lo que recibimos no es acorde a las necesidades de lo que hay que suplir acá. Nosotros hemos tratado de hacer hasta lo imposible por generar también nuestros propios recursos para no depender totalmente del ingreso del Estado, como con la construcción del mercado municipal que, aunque es poco lo que se cobra de renta eso ya nos ayuda para suplir ciertas necesidades”, resaltó el jefe edil.

MAYOR ACCESO A LA EDUCACIÓN
El acceso a la educación ha mejorado gracias al ingreso de las remesas para las familias en los últimos años, según autoridades locales y lugareños, sin embargo, según estadísticas del padrón electoral del Tribunal Supremo Electoral, hasta noviembre de 2017 en el municipio se detectaron 2 mil 807 casos de analfabetismo entre hombres y mujeres.

La maestra y Licenciada en Administración Educativa Marta Sánchez llegó a Nueva Santa Rosa en 1969 y ha presenciado el cambio que ha habido en todos los aspectos, sobre todo en su área profesional.

“Cuando vine no había mucho desarrollo educativo, había dos escuelas y en muchas comunidades no había escuela, incluso no había escuela de párvulos… en cuanto a establecimientos de educación media tampoco había muchos, estaba un instituto de comercio privado, el instituto de educación media llamado Ineboa y en cuanto a colegios no habían”, indicó.

Sánchez es la directora de uno de los primeros centros educativos privados en el lugar, después de jubilarse, hace 22 años, decidió emprender su propio colegio para formar a niños y jóvenes en los diferentes niveles educativos.

Sin embargo, bajo la experiencia de trabajar muchos años en escuelas públicas, Sánchez reconoce que hay limitaciones en los centros educativos de la zona, pues los mobiliarios no son suficientes o los adecuados, hay problemas con la energía eléctrica y falta de maestros, lo cual representan barreras que retrasan el proceso educativo.

Según el alcalde estos problemas se han ido resolviendo con la construcción de escuelas más capacitadas y reconoce que a pesar de los avances aún falta trabajar en esos aspectos para dar una cobertura total de educación.

Hace algunos años el municipio no contaba con universidades, por lo que los jóvenes debían viajar a departamentos vecinos para continuar con sus estudios, “hoy contamos con institutos de nivel preprimaria, primaria, básicos y diversificado hasta en las aldeas, después de no tener universidades, ahora tenemos la Universidad de San Carlos, Mariano Gálvez, Del Valle y Universidad Rural”, refirió Arredondo.
Además, mencionó que las remesas han permitido que las personas puedan asistir a escuelas y colegios, pues la gratuidad en el país no existe del todo, ya que, aunque se evite el pago de una mensualidad siempre se invierte en mochilas, útiles escolares y uniformes.

NIÑAS Y ADOLESCENTES SIGUEN SUFRIENDO

Según la Secretaría Contra la Violencia Sexual, Explotación y Trata de Personas (SVET), durante el año 2017 en Nueva Santa Rosa se reportaron 51 casos de embarazos en niñas menores de 14 años por el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social.

Esta cifra es reflejo de uno de los mayores problemas que aqueja no solo al municipio sino al país, los embarazos en niñas y adolescentes, que pese a ser un delito continúan manifestándose en diversos sectores. Esto con el tiempo se repite, pues estas niñas continúan durante su juventud procreando hijos.

Por ello, para el jefe edil, este flagelo es uno de los problemas que generan migración, ya que la cantidad de miembros por familia que oscila entre 4 y 5 hijos por hogar, pues el sustento de un gran número de personas requiere de mayores ingresos, en caso contrario la calidad de vida de cada miembro disminuye por la deficiencia de alimentos, educación y salud.

Juan Francisco García, enfermero profesional y encargado del Centro de Atención Materno Infantil del municipio, explicó que cuentan con un programa de salud sexual y reproductiva que permite guiar a las parejas para tener una mejor planificación familiar y también para el uso de anticonceptivos.

Agregó que a raíz de la epidemia de zika que se generó el año pasado, todos los programas de ayuda para las mujeres embarazadas mejoraron, la educación sexual se convirtió en prioridad y tanto el control como el monitoreo es llevado con un mayor registro para evitar muertes maternas. El año pasado se reportaron dos fallecimientos por diferentes casos y en lo que va del 2018 no han tenido ningún registro, manifestó.

Según García, el centro atiende entre 250 y 300 personas diariamente y funciona las 24 horas. Nueva Santa Rosa cuenta con un centro de salud, cinco puestos de salud y siete centros comunitarios para atender a toda la población del municipio y de municipios cercanos. Aseguró que a pesar de tener abastecimiento de medicamentos en algunas ocasiones se han quedado sin recursos pues atienden a personas que migran de otros lugares del país.

IMPACTO EN CALIDAD ALIMENTARIA

Las remesas también permiten una mejor calidad alimentaria, puesto que su utilización es principalmente para el consumo.

Arredondo indicó que el año pasado realizaron un barrido nutricional en el municipio con el acompañamiento de varias entidades, donde detectaron que hay 6 mil 777 familias en riesgo alimentario y hay aproximadamente 392 niños con desnutrición severa, aguda y leve por lo que trabajan para combatir la problemática.

El Alcalde expresó que un 90 por ciento de los niños con desnutrición y el 86.6 por ciento de las familias en riesgo alimentario no tienen ningún familiar en Estados Unidos, “por eso es esencial las remesas de los connacionales que mandan para acá, eso le da a usted una pauta de la importancia que es tener a una persona en el extranjero, pero responsable porque muchos se van y se olvidan de la familia también”, declaró.

REMESAS ¿UNA AYUDA QUE SE DEBE OCULTAR?

La migración no solo conlleva al progreso y desarrollo con el ingreso de las remesas sino también genera algunos tropiezos para las familias, y es que en Nueva Santa Rosa muchos de ellos prefieren no contar a nadie que reciben remesas, convirtiendo el tema en un tabú.

Esto debido a que el temor de las familias que reciben este aporte económico es inminente, pues es un tema que las familias prefieren reservar, no todos hablan de que reciben remesas de sus familiares en el extranjero por miedo a las extorciones y robos.

“El tema de las remesas se queda entre el que lo envía y el que lo recibe”, afirmó el jefe edil, quien aseguró que pese a que en la zona los casos de violencia son aislados las personas prefieren mantener el tema en reserva.

Aunado a ello, otro factor negativo que genera la migración es la separación familiar que genera traumas emocionales y psicológicos e interfiere en el crecimiento de los niños que se quedan en el país cuando alguno de los padres falta.

Para Jesús Sánchez, catedrático de la localidad, la migración conlleva factores negativos y positivos, “entre los factores negativos de –la migración es– que muchas familias se desintegran y se ven afectadas emocionalmente porque a veces no está papá o no está mamá o más de alguien de la familia falta”.

Sin embargo, resaltó que para lograr hacer algo en la vida muchas veces se deben sacrificar ciertas cosas, incluida la familia, por ello la buena administración de las remesas es importante para que quienes se han ido puedan regresar e invertir lo que generaron, así los recursos no volverán a escasear y no se verán de nuevo en la necesidad de migrar, puntualizó.


Nueva York es el principal destino de los santarroseños que migran al exterior

Según la encuesta sobre migración internacional de personas guatemaltecas y remesas de 2016 de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), hay un total de 48 mil 633 personas originarias de Santa Rosa viviendo en el exterior, de las cuales 47 mil 365 residen en Estados Unidos.

Los estados en donde se concentra el mayor número de santarroseños según el estudio es Nueva York con 11 mil 935 personas; Los Ángeles, California con 10 mil 815; y Miami, Florida con 4 mil 475 guatemaltecos.