Migrar o delinquir: el panorama para el 75% de graduandos hondureños

Por Redacción La Hora
lahora@lahora.com.gt

El sueño de todos los jóvenes que logran finalizar la educación a nivel medio es ponerse a trabajar o bien reforzar esa preparación académica en la universidad, pero ante la falta de oportunidades que existen para los jóvenes en Honduras, solo pueden integrar un grupo criminal para poder sobrevivir o ir en busca del sueño americano y dejar su país, según un reportaje del periódico La Tribuna.

Según los datos de la Secretaría de Educación de ese país, de 70 mil menores que logran avanzar en los estudios solo un 16% logra ingresar a la universidad, de estos un 10% acude a la universidad pública y solo el 6% ingresa a alguna facultad privada.

Los escenarios son reducidos porque al no poder ingresar a la universidad y no encontrar un empleo, muchos de ellos son calificados como “materia prima” para integrar bandas de extorsionadores, narcomenudeo o cualquier actividad ilícita que necesite mano de obra y personas con la necesidad de obtener recursos económicos.

El otro escenario es emprender la travesía del migrante y dejar su país en busca del sueño americano. Los migrantes provienen principalmente de las ciudades de San Pedro Sula, Tegucigalpa, La Ceiba, Choluteca, Comanagua y El Paraíso.

EDUCACIÓN EN DECADENCIA

La Tribuna expone que los datos que maneja la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) expone una reducción considerable en los estudiantes que han ido abandonando la educación superior en aquel país.

“El 2012 tuvimos 45 mil 973 que realizaron la prueba, el 2013 tuvimos 44 mil 548, el 2014 fueron 41 mil 286, después, el 2015 fueron 45 mil 383 y en el 2016 tuvimos 35 mil 862 aspirantes” informó la titular de la Dirección de Admisiones, Rita Tamashiro.

“En este último proceso solo tenemos 12 mil personas que se inscribieron y pagaron para un tercer proceso de admisión. O sea, que ha bajado el número de admisiones”, resaltó.