Inicio Tu Voz cambia GT Migración: la piedra en la bota

Migración: la piedra en la bota

por -
0 300
Migración: la piedra en la bota

Lourdes Hércules
[email protected]

“No es racismo, es un tema de economía y seguridad. Es identidad cultural” repetía de forma constante una señora de aproximadamente cinco décadas dentro de un café-bar de Italia. Lo repitió para su amiga un tanto más grande que ella. Lo repitió para sí misma, tratando de convencerse. Hablaban de política, esa política que adquiere forma a través de boca en boca con un espresso en mano. Platicaban y juzgaban las propuestas partidarias a partir del gran tema: la migración.

Italia preparara sus urnas para, domingo 4 de marzo, elegir a los representantes ante la cámara de diputados y el senado. Diecisiete partidos se disputan los votos y el tema de la migración es fundamental en estas elecciones. Las agrupaciones han exprimido al máximo los discursos y propuestas en torno a este tema. El ingreso de migrantes en calidad de refugiados provenientes de África y Asia ha desatado preocupación y polémica en la sociedad y en la clase política. Se estima que el 8.37% (5 millones) de la población que habita en Italia es extranjera. En 2017 se registró un incremento del 12% de inmigrantes en comparación con el año anterior, la cifra más alta de los últimos cinco años según el Instituto Nacional de Estadística Italiano.

Dentro de la arena política sobresale el caso del Movimiento Cinco Estrellas (M5S), que se considera a sí mismo como un partido desideologizado y que tiene como bandera la honestidad y la lucha contra la corrupción. Según el resultado de las últimas encuestas, podría alcanzar el 27% de los votos, convirtiéndose en la agrupación con mayor presencia en el Parlamento. El M5S considera que el verdadero problema de la migración en Italia han sido las decisiones políticas tomadas con anterioridad por el resto de partidos de derecha e izquierda. Dentro de su programa de propuestas le apuesta a la desarticulación de redes de trata de personas, muchas veces ligadas a la mafia.

Está también el caso de una coalición de centro-derecha, con la participación de Silvio Berlusconi, en donde el fenómeno es abordado solamente desde el punto de vista de seguridad y prevalece la idea del bloqueo de embarcaciones que intenten ingresar a Italia.
Más a la derecha, con casi nulo apoyo electoral un grupo extremista y racista llamado Italia a los italianos fue creado bajo el objetivo de ser un grupo de “resistencia nacional ante la invasión en curso (…) impedir la asignación de casas y puestos de trabajo a los inmigrantes” y refutar cualquier “influencia cultural incompatible con la tradición europea que es greco-romana y cristiana”.

La coalición de centro-izquierda no varía mucho de la centro-derecha, con la excepción de que apela a la inserción laboral e igualdad de condiciones para los refugiados.

Mientras algunos italianos creen que los partidos han instrumentalizado el tema de la migración en esta contienda, otros aseguran que la importancia es tal, que es el punto central con el que determinan su voto.

Así, un pequeño mosaico de propuestas partidistas que intentan encoger y estirar el flujo de migraciones en Italia. Algunos tratan de tapar con una piedra un caudal que es por naturaleza imparable: la movilidad humana.

Comentarios