Inicio Tu Voz cambia GT Me encontré a un héroe migrante en Uber
DESDE LA REDACCIÓN

Me encontré a un héroe migrante en Uber

por -
0 81
Me encontré a un héroe migrante en Uber

POR DOUGLAS GÁMEZ
[email protected]

Durante el fin de semana, con las locuras que se desatan en Guatemala con el pago del Bono 14, esa bonificación extra que cada julio da un respiro a una gran parte de la fuerza laboral del país, el panorama para estar en los centros comerciales era sumamente complicado y cansado.

Evitar el cansancio y principalmente huir de algún intento de asalto me llevaron a utilizar el famoso servicio de Uber, mi sorpresa fue encontrarme con un hermano hondureño, quien aguantando hambre y con un evidente cansancio y molestia en sus nervios, posiblemente ocasionado por el tormentoso tráfico de estos días, sirvieron de impulsor para sostener una muy importante y reveladora conversación.

No voy a revelar su nombre, obviamente, para evitar cualquier represalia, porque en estos tiempos, esos ya no son creencias o paranoia, es una triste realidad.

Un verdadero calvario, aunque parezca trillado, es lo que ha vivido el hermano hondureño en Guatemala. Su decepción era evidente hacia un país que, en lugar de abrirle las puertas para solventar las necesidades de sus seres queridos, pareciera ponerle trancas y buscar todo lo contrario.

Información a medias, burocracia, mentiras, soberbia, todos los ingredientes acordes para desanimar a cualquiera. Nuestro vecino aceptaba que se había equivocado en algunos trámites y pasos, pero eso no ameritaba un trato tan superficial y con desdén hacia un ser humano que busca legalizar su situación para trabajar y dar lo básico a su pequeña hija y esposa.

Y no hay muchas opciones en su futuro, mantenía mi interlocutor la esperanza de estar frente a los últimos trámites, obtener su permiso de trabajo y entrarle con ganas a lo que se viniera, opciones eran muy pocas, regresar a su país no está entre ellas, su familia necesita urgentemente que trabaje.

Me dio tristeza, me dio pena, le conté de La Hora Voz del Migrante, lo invité a alzar la voz. A nivel personal lamenté su situación, le dije “es increíble que hace unas semanas exigiéramos a Estados Unidos mejores tratos para nuestros migrantes y nosotros no somos capaces de dárselos a los hermanos que quieren una oportunidad”.

Espero encontrar pronto a mi hermano hondureño, verlo triunfar, que a la siguiente ocasión me cuente cómo ha sacado adelante a una niña que será parte del futuro de Guatemala, motor del cambio. Para ello, debemos seguir alzando la voz y tratar a nuestros amigos centroamericanos o de cualquier país como deseamos que nos traten. Hasta pronto mi estimado, tu historia nos convence, que la batalla sigue por un país mejor.

Comentarios