ES REPOSTERO Y LOCUTOR EN SANTA EULALIA, HUEHUETENANGO

Mauricio López el huehueteco que logró vencer la adversidad con la ayuda de su familia

Por Grecia Ortíz
[email protected]

Mauricio López originario de Huehuetenango ha logrado sobreponerse a varias dificultades y sobresalir como locutor, vecino solidario, repostero y como maestro, dispuesto a conseguir lo mejor para sus seres queridos.

López explicó a La Hora Voz del Migrante, que ha trabajado como maestro desde que se graduó de nivel diversificado, también es locutor de una radio en Santa Eulalia junto a su papá y hermano.

El entrevistado es integrante de una familia numerosa compuesta por doce hermanos, y relató que hubo una etapa de su vida en la que sufrió de adicción al alcohol, situación que no le permitía prosperar.

La adicción lo afectó y por eso se ocupó en otros oficios para salir adelante durante ese momento de su vida

Muchos de sus familiares migraron a Estados Unidos por la falta de oportunidades en su comunidad y destacó las metas que han alcanzado en ese país, “tengo tíos que ya son residentes allá, y de doce hermanos uno es el que vive allá”, comentó.

Desde que se graduó como maestro, el guatemalteco pensó que migrar era la solución a la falta de un empleo, pero fue la preocupación de sus padres por su adicción la que evitó que lo hiciera.

Además, resaltó que a pesar de la distancia, su hermano que vive en Estados Unidos siempre mantiene comunicación con toda su familia en Huehuetenango y la tecnología ha permitido que puedan verse y compartir vivencias desde su celular, “ellos están más cerca”, enfatizó.

Como residente de ese departamento, el guatemalteco refirió que ha conocido decenas de casos de personas que han decidido migrar ante la falta de oportunidades, pero también ha observado a quienes deciden quedarse y aportar a la comunidad, en la mayoría de casos con el apoyo de un familiar en el extranjero.

Mauricio se ha desempeñado en varios empleos, ya sea como maestro o repostero, “también estoy trabajando en una pastelería con mi esposa y ahí vamos saliendo adelante, siempre hay trabajo bendito sea a Dios”.

En la conversación, recordó que el oficio de repostería lo aprendió desde muy joven, puesto que trabajaba y estudiaba en un negocio que uno de sus tíos abandonó al migrar del país.

En cuanto a su pasado y adicción al alcohol, recomendó a quienes atraviesen una situación así buscar ayuda y nunca dejarse vencer ante la adversidad.

“El problema es cuando uno no hace nada, y hay desesperación que no hay trabajo y un montón de cosas que uno se mentaliza, es mejor mantener la mente ocupada solo así se puede salir del alcoholismo”, comentó.

CONSEJOS DE SU HERMANO HAN SIDO VALIOSOS

Aunque se ha enfrentado a varias pruebas, el guatemalteco afirma que siempre tiene en mente continuar con una carrera universitaria. Los consejos de su hermano quien vive en Estados Unidos, aseguró que han sido valiosos para su vida, porque siempre le ayudó para que no perdiera el tiempo en cosas que no valían la pena.

El gusto y pasión por la radio surgió por los recuerdos de su papá, quien le comentó que de niño jugaba con cajas de fosforo y simulaba encontrarse en una radio.

“Mi papá ya después se metió a una organización de radios y había gente de Barillas, Santa Eulalia, así empezamos con la idea y a mí me gusto esto también”, comentó. Mauricio añadió que ahora es integrante de la Asociación de Periodistas Departamentales.

Además, opinó que la presencia de migrantes en el departamento es muy importante y destacó son indispensables porque muchas personas han logrado estudiar, o emprender un negocio con el aporte que envían desde Estados Unidos producto de su trabajo.

Finalmente expresó que no se olvida de sus familiares que están en el extranjero. “Siempre están en nuestra mente y corazón aunque ya no estén presentes aquí, especialmente a mi hermano que espero volver a verlo un día, ya tiene varios años allá, nos separamos de muy niños no conozco a su familia, pero espero en Dios de que algún día nos encontremos otra vez y podamos compartir”, puntualizó.