Inicio Noticias Marvin Otzoy: “Yo quiero ser la persona que pueda darle una cara...
MIGRANTE FIGURA ENTRE ASPIRANTES A DIRIGIR INSTITUCIÓN

Marvin Otzoy: “Yo quiero ser la persona que pueda darle una cara a Conamigua”

por -
0 196
Marvin Otzoy: “Yo quiero ser la persona que pueda darle una cara a Conamigua”

Por Redacción La Hora
lahora@lahora.com.gt

Marvin Otzoy es uno de los nombres que figura entre los aspirantes a dirigir al Consejo Nacional de Atención al Migrante Guatemalteco (Conamigua), en entrevista para La Hora Voz del Migrante, el guatemalteco originario de Chimaltenango explicó su trayectoria en Estados Unidos, y los aspectos que considera lo hacen apto para dirigir esa instancia.

Otzoy ha organizado varias actividades con congresistas y funcionarios estadounidenses para abordar la situación de connacionales en ese país, pues conoce de primera mano las necesidades y preocupaciones a las que se enfrentan.

De ser elegido para dirigir Conamigua el entrevistado asegura que buscará enlaces entre migrantes, retornados en Guatemala, instituciones y organismos del Estado involucrados en la temática.

¿Cómo fue que decidió participar en el proceso de elección del Secretario de Conamigua?

Mi afinidad con el migrante nace prácticamente desde el mismo momento en que yo llegué allá –Estados Unidos-y me vi en un país diferente, nueva cultura, gente, leyes, idioma; desde ese momento dije es un país diferente y hay que conocer todo.

La facilidad mía de poder comunicarme en los dos idiomas, hacía que la gente hispana me buscara mucho para orientación y yo siempre me he dedicado a la línea de seguros y servicios financieros, pero la gente misma me fue pidiendo información. Me volví en algún momento un centro de información porque me preguntaban muchas cosas a las que no me dedicaba y a mí siempre me ha sido fácil orientar a las personas que necesiten alguna información porque yo me pongo en el lugar de ellos.

Eso fue lo que a mí me fue haciendo integrarme en el tema migrante, por la necesidad y la realidad que uno vive como migrante, conocer lo que uno sufre, lo que ellos sufren. Siempre me formé en colegios, a veces religiosos y eso me dio la conciencia social y la vocación de servicio para poder ayudar.

¿Cómo cree usted que ha afectado la inoperancia de Conamigua a los migrantes en estos últimos meses?

Ha afectado muchísimo porque no hay información adecuada, ni correcta, el migrante necesita programas, necesita tener de su lado las leyes que le pueden asistir, necesita tener una voz de incidencia, una voz que clama ayuda, que clama orientación e información y pienso que Conamigua es esa ley que si bien es cierto no ha sido funcional hasta el momento del todo porque hace falta mucho trabajo por hacer, hay que darle continuidad y mejorar, reformar mucho de su ley que trabaje en favor del migrante.

Además, afecta en la ejecución de su presupuesto, porque tiene menos del 50 por ciento de ejecución.

Y ese es el reto, el desafío que yo tengo y el compromiso de hacerlo para la comunidad migrante. A Dios gracias hay muchos que la situación migratoria la han solucionado, pero hay muchos connacionales que no lo han hecho y se puede hacer si hay voluntad y si hay acción y compromiso, así se puede sacar adelante con políticas públicas que lo arropen

En Estados Unidos hay muchos migrantes y muchas organizaciones que tienen el mismo sentir pero por muchas circunstancias no pueden venir, no pueden ayudar, y yo tengo la oportunidad de hacer, lo quiero hacer y estoy aquí para tratar que el migrante se vaya introduciendo en la realidad de Guatemala también, articular, poder enlazar a quienes les corresponde hacer políticas apropiadas y quienes son los receptores o beneficiarios porque hay víctimas que necesitan ser atendidas a lo largo del trayecto por México.

Puede ser que tengan la oportunidad de mejorar su situación a través de un proceso pero no existe la ayuda, y por eso se pierden esas oportunidades. La justicia social es lo que a mí me ha llamado y que el migrante se le reconozca más allá de saber que es el mayor portador de remesas al país se le reconozca su dignidad como ser humano.

Y eso es lo que yo quiero, poder encausar las leyes para favorecer al migrante allá y las familias que dejan acá así como ayudar a los retornados, ser el ente que pueda articular los programas y proyectos, hilvanar con las autoridades con las que uno tenga que ver, sabemos que está el Mingob (Ministerio de Gobernación), el Minex (Ministerio de Relaciones Exteriores, el Mintrab (Ministerio de Trabajo), el Banco de Guatemala, el Congreso de la República. Los guatemaltecos somos todos, aunque estemos viviendo en otro país.

¿Qué se necesita cambiar de la ley de Conamigua?

Debemos tomar en cuenta que muchas de las cosas se entrampan porque el que llama a reuniones de consejo es el Ministro de Relaciones Exteriores y si él está ocupado atendiendo otros asuntos de importancia nacional en otros continentes, ¿quién va a convocar? Y la ley tiene que reformarse –para que- sea quien él delegue, ya sea alguno de sus vicecancilleres o alguien, pero la ley no lo dice. Desde allí hay que empezar a reformar la ley.

Otra, es que el Conamigua no tiene voto en el consejo, tiene voz pero a la hora de votar el secretario (a) de Conamigua no vota, eso también se debe reformar. Hay algunas cosas que deben enmarcarse en las reformas a la ley del Conamigua que es prioritario trabajar.

¿Cuáles considera que son sus capacidades para dirigir a Conamigua?

Primero he vivido la experiencia migrante. Conozco de las necesidades, de las instituciones y organizaciones de los Estados Unidos y puedo ser una persona que puede servir como intermediario, yo sé cómo se sufre, el sudor que cuesta ganarse los dólares allá. Conozco mi país, he tenido formación académica y laboral, que me abrió las puertas, estudié una maestría en la Universidad Rafael Landívar también y me he involucrado con organizaciones que velan por los derechos y la vida del migrante.

Yo quiero ser la persona que pueda darle una cara a Conamigua más dinámica, más transparente, devolverle al migrante esa dignidad a la que tiene derecho y llevar a cabo muchos proyectos, llegar a desarrollarlos y que realmente impacten a las comunidades. Tengo el entendimiento de que se puede trabajar con migrantes en Estados Unidos y sus familias en Guatemala, los retornados y enlazar eso para crear una ayuda mutua, desarrollar pueblos y aldeas.

Yo veo que Conamigua debe tener esa filosofía de poder ayudar al migrante, siempre doy el ejemplo de que cuando un país encuentra oro, explota el oro de una manera adecuada. No quiero decir que se explote al migrante, sino que se debe proteger así como se protegen otros sectores.

Yo me pregunto, ¿qué pasaría si Guatemala deja de percibir esas remesas que sirven para mantener un cambio estable en el país?, para que las inversiones no sean volátiles y se muestre un cambio estable que haga pensar que el país es estable para los inversionistas y eso se logra a través del equilibrio que generan las remesas familiares en la balanza de pagos del país.

Si eso deja de venir, ¿está el país preparado para eso?, hay que trabajar desde ya en articular las políticas para preparar el país y que tenga más riqueza no solo de manera cultural, sino que se vayan desarrollando los sectores de salud, educación, etc., y yo veo que el migrante puede hacer esa conexión si se sabe realizar y manejar.

¿Considera que se puede desde Conamigua trabajar en la disminución de la migración?

Frenar la migración puede resultar difícil, pero se puede disminuir siempre y cuando haya oportunidades de trabajo, por eso es que la gente se va, porque acá no hay oportunidades de trabajo. La gente allá tiene dos o tres trabajos, porque no hay fuentes de trabajo, esa es una de las cosas en las que quiero hacer énfasis, sobre la creación de esas oportunidades de trabajo.

Hay que creer en Guatemala y proteger al que está allá. Hay una Guatemala duplicada y hay que enlazarlas con dinamismo, voluntad y acción.

Otras de las reformas a Conamigua, es que también que el delegado de la comisión del migrante del Congreso debe estar empapado en el tema y delegar trabajo para tener representación y participación de las asociaciones guatemaltecas en Estados Unidos. Hay que poner a trabajar al Consejo Asesor de Conamigua y crear políticas en conjunto con ellos y eso existe en las sedes consulares. Hay mucho que trabajar y proponer.

En algún momento también solicitamos un comisionado presidencial de Codisra (Comisión Presidencial contra la discriminación y el racismo) para que trabaje la parte migrante, ellos trabajan con los pueblos y en el interior del país, pero también sería importante que alguno de ellos se integre al trabajo del migrante.

¿Quién lo está financiando?

Nadie, yo solo he venido a promover mi candidatura, tengo amigos que están simpatizando conmigo en una página de las redes sociales, pero no hay dinero involucrado, no le he pedido dinero a nadie. No es que tenga bonanza económica, solamente vengo como ciudadano migrante a postularme porque quiero ser el secretario de Conamigua y sacar adelante un proyecto con la misma ayuda de la comunidad para la que deseo trabajar.

Hemos estado trabajando en organizaciones por años y sé que hace falta más, siempre se habla que en Guatemala no hay ninguna oportunidad. Actualmente en el plan Katún 20-32 que es la guía del plan actual, hace falta empoderar a la comunidad migrante. A nivel académico y educativo el migrante debe tener un estudio especial, para saber cómo se debe proteger y lo que hace falta trabajar.

Quienes mandan remesas son héroes anónimos y a pesar de ello son marginados y el Congreso tiene la oportunidad de revertir eso si elige a migrantes para participar en los cambios.

¿Por qué cree que es importante el involucramiento del migrante en instituciones como Conamigua?

Es importante porque nadie mejor que el migrante conoce la realidad que se vive allá, conoce las realidades e injusticias, sabe más que nadie como acudir al enlace con las autoridades de los Estados Unidos, se hacen cabildeos en Washington, con senadores, entonces el gobierno tiene a su cuerpo diplomático de lujo y se debe aprovechar esa coyuntura para poder hacer eso.

¿Cómo debería articularse ese trabajo de Conamigua con los migrantes en Estados Unidos y con los retornados?

Debe haber una apertura al diálogo, se deben proponer acciones, cada organización migrante debe proponer proyectos y cambios, esa es la clave para darle otra cara a los migrantes. Luego de hacerlos y ejecutarlos tener un proceso de evaluación de resultados de esos proyectos en las comunidades.

A mí me ayudó mucho la primera cumbre del migrante (Cumbre de Migrantes y Retornados realizada el 20 y 21 de octubre en Quetzaltenango) porque el haber compartido con tantas personas del interior del país, a eso le llamé el alma de las migraciones. Pienso que estoy en el momento adecuado de hacer este cambio, tengo la voluntad y quien me conoce sabe que si me propongo hacer algo lo puedo lograr, con la ayuda de los migrantes, retornados y mis conocimientos, así como de las políticas del Estado podemos sacar adelante un buen proyecto.

¿Cuál ha sido el papel de los migrantes en los últimos años, ha existido inclusión?

No, para nada. No ha habido inclusión para el migrante en las instituciones del Estado, porque no se le toman en cuenta sus sugerencias o no hay un ente que lleve una memoria de labores estricta y que en base a una evaluación muestre resultados de lo que se propuso, eso es lo que hace falta.

¿Qué tan importante es la transparencia en estas instituciones?

Es importantísimo porque si no hay transparencia se puede dar casos de corrupción, si no se desarrollan las reglas claras no se puede avanzar mucho. Si no se aclara para qué se va a utilizar el presupuesto se pierde la esencia del resultado que se va a entregar posteriormente.

Si no existe una base en donde se le hable a la gente de la transparencia no habrá resultados, nadie lo va a creer, por eso hay que cambiar esa idea de Conamigua y traigo ese reto de darle una cara dinámica y ágil y las cosas buenas que se han hecho se deben seguir y multiplicar.


ASÍ FUE COMO EL GUATEMALTECO LLEGÓ A ESTADOS UNIDOS

Otzoy llegó a Estados Unidos hace unos 17 años, después de haber trabajado en el Banco de Guatemala (Banguat) como analista, al arribar a ese país empezó a trabajar en la producción de una fábrica y en uno de los puestos de mantenimiento.

“Gracias a Dios por el trabajo y el diálogo con las personas con las que trabajaba me ascendieron a los 9 meses porque llegué a estar en el área de contabilidad de la empresa, yo era quien le pagaba a los proveedores, a los empleados. Quizá por la dedicación que tenía en la empresa, mi trabajo y la disciplina logré ese ascenso”, explicó.

Una de las ventajas que asegura le ayudó a salir adelante fue el haber trabajado en el Banco de Guatemala por 11 años, “eso me ayudó mucho para que ellos creyeran en mi capacidad, y aunque tenía la capacidad”, además, al no contar con un historial de trabajo y crediticio le impedían sobresalir.

“Después de esos 9 meses, en todo este tiempo yo anduve buscando oportunidades en bancos, empresas afines a mi carrera de economista y en todo siempre me encontraba con la barrera del historial laboral, porque tenía la papelería para trabajar en orden y esa fue la barrera”, indicó.

No obstante, al conocerse con una persona que laboraba en una compañía de seguros, logró involucrarse en esa área y se involucró en la actividad que en la actualidad sostiene a su familia.

“Gracias a Dios me fue bien desde el principio, la economía de los Estados Unidos estaba bien y claro, a uno siempre le da ese temor de empezar algo diferente y la cultura de ese país es que todo debe estar asegurado, es una de las ramas de la economía que no había trabajado y menos en un país extranjero con un idioma diferente. Así fue como llegué y empecé en ese país”, añadió.

“Tengo el entendimiento de que se puede trabajar con migrantes en Estados Unidos y sus familias en Guatemala, los retornados y enlazar eso para crear una ayuda mutua, desarrollar pueblos y aldeas”.

“No es que tenga bonanza económica, solamente vengo como ciudadano migrante a postularme porque quiero ser el secretario de Conamigua y sacar adelante un proyecto con la misma ayuda de la comunidad para la que deseo trabajar”.
MARVIN OTZOY

Comentarios