Inicio Deportes Los 60 días de Sampaoli en Argentina, entre la urgencia y largo...
ANÁLISIS

Los 60 días de Sampaoli en Argentina, entre la urgencia y largo plazo 

por -
0 79
Los 60 días de Sampaoli en Argentina, entre la urgencia y largo plazo 

POR GABRIEL TUÑEZ/DPA
Buenos Aires, Argentina

El seleccionador argentino, Jorge Sampaoli, cumplirá 60 días al frente del equipo albiceleste, tiempo en el que combinó la ansiedad que le causa no haber logrado aún el pasaje al Mundial de Rusia 2018 y el diseño de un plan con el que busca cambiar la identidad al fútbol local.

Sin embargo, casi en el mismo plazo de tiempo -entre el 31 de agosto y el 10 de octubre-, la suerte de Sampaoli en el cargo puede quedar sellada si Argentina logra o no la clasificación mundialista, una misión que por el momento parece como complicada debido a que se encuentra ubicada en el quinto lugar de la competencia, con 22 puntos, obligada por el momento a jugar una repesca con el ganador de la eliminatoria de Oceanía.

Argentina tiene enfrente cuatro partidos “determinantes”, admitió Sampaoli en una conferencia de prensa. El primero de ellos será el 31 de agosto en Montevideo ante Uruguay (23 puntos).

Sampaoli dijo que ya “vivenció” ese encuentro unas cien veces y que tiene claro cómo se desarrollará el duelo. “Después del partido con Uruguay tenemos que estar adentro de los clasificados. Necesitamos ganar para pasarlos y dejarlos atrás”, aseguró.

Tras la cita en Montevideo, Argentina recibirá a Venezuela (6 puntos) y Perú (18), y finalizará las eliminatorias como visitante de Ecuador (20), en la ciudad de Quito, situada a 2 mil 850 metros de altura sobre el nivel del mar.

“Cada partido de los cuatro que quedan es determinante. Cada evento va a originar una nueva estrategia. Hoy estamos afuera del Mundial y los argentinos están ilusionados con estar” allí, reconoció.

El tramo final de las eliminatorias, admitió Sampaoli, le genera “ansiedad”, algo que “por ahora” maneja con “medicamentos”. La confesión provocó risas entre los periodistas que asistieron a la conferencia de prensa. El entrenador apenas hizo un gesto tras decirla.

A Sampaoli le preocupa la falta de diálogo con los futbolistas y que sepan cuál es su plan de juego. Lo tiene con el astro del seleccionado, Lionel Messi. Ambos intercambian mensajes y llamadas. En este tiempo también procuró tenerlo con otros jugadores: al volante Éver Banega fue a verlo a Rosario, a Sergio Agüero lo recibió en el centro de entrenamiento de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), en la localidad de Ezeiza.

Allí prepara los próximos cuatro partidos, los “vivencia”, como relató. Pero también diseña un plan con el que pretende modificar, en un plazo mayor de tiempo, la identidad del fútbol argentino.

Piensa hacerlo, dijo, a partir de los seleccionados juveniles. Su anhelo es reproducir la filosofía de juego que tuvieron los equipos argentinos bajo la conducción, primero, de José Perkeman (actual entrenador de Colombia) y, luego, de Hugo Tocalli.

Entre 1995 y 2007, Argentina fue campeón mundial en cinco de siete ocasiones (1995, 1997, 2001, 2005 y 2007).

Dos futbolistas campeones mundiales en Malasia 1997, Pablo Aimar y Diego Placente, fueron designados al frente de los seleccionados Sub 17 y Sub 15, respectivamente. Ambos, dijo Sampaoli, tienen “muchas ganas de buscar jugadores que, además de la posibilidad recuperar la pelota y presionar al rival, tengan juego y talento”.

Además, Sebastián Beccacece, su ayudante de campo, será el entrenador del seleccionado Sub 20, un equipo con el que Sampaoli se “ilusiona” porque competirá por lograr la clasificación a los próximos Juegos Olímpicos de Tokio.

“No nos ha ido muy bien como selección cuando fuimos parecidos al resto. En menores nos destacamos con Pekerman y Tocalli, que tenían jugadores que jugaban muy bien al fútbol. Argentina siempre marcó diferencias jugando”, agregó.

Sampaoli considera que para lograr ese cambio de identidad necesita también del acuerdo de la dirigencia del fútbol. Por eso impulsa que la AFA haga firmar a cada club que la integra un acuerdo que obligue a ceder a sus jugadores a los diferentes seleccionados, inclusive el de mayores.

Allegados al entrenador dijeron que un boceto de ese convenio ya fue redactado y entregado el presidente de la AFA, Claudio Tapia.

Sampaoli piensa en el largo plazo mientras calma su ansiedad con miras a los próximos cuatro partidos de las eliminatorias mundialistas. La suerte de su plan para modificar el fútbol argentino depende, acaso, de lo que ocurra en 360 minutos.

Comentarios