Inicio Héroe Migrante Livi Muñoz, una chapina persistente al frente de un Restaurante en California
GUATEMALTECA OFRECE ANTOJITOS CHAPINES EN NEGOCIO

Livi Muñoz, una chapina persistente al frente de un Restaurante en California

Livi Muñoz, una chapina persistente al frente de un Restaurante en California

POR DOUGLAS GÁMEZ
[email protected]

Casa Ríos es un restaurante especializado en comida mexicana, administrado por una guatemalteca desde hace 8 años, se convirtió en un lugar donde convergen personas de distintas nacionalidades para degustar de los platillos tradicionales de México, así como los antojitos de Guatemala y próximamente comidas de otros países.

Pero Casa Ríos, además, de atrapar con sus sabores, representa la historia de una chapina originaria de Nueva Santa Rosa, Santa Rosa, que decidió enfrentar el reto de administrar un negocio de este tipo, aprender en el camino, afrontar problemas y sobresalir a pesar de las dificultades y ahora a buscar la consolidación de su sueño.

Livi Marisela Muñoz relató a La Hora Voz del Migrante sus inicios al frente del restaurante Casa Ríos hace ocho años, un comercio que le pertenecía originalmente a otra persona. A la vez, comenta sus sueños, los retos y victorias conseguidas, así como las tribulaciones que debió derrotar, para avanzar y triunfar, en la búsqueda de innovar y obtener más resultados positivos.

La idea de hacerse cargo de un comercio de este tipo surgió cuando el dueño de dos restaurantes y amigo del esposo de Livi, quien tenía una imprenta, le ofreció uno de sus negocios, porque ya no podía encargarse de los dos.

“La idea me pareció genial, porque a mí en general, lo que se trata de la cocina y la comida me gusta… bueno dije está bien, mi esposo me dijo yo voy a trabajar mi imprenta y tú el restaurante”, recordó la entrevistada. Aunque para emprender la nueva tarea también debió vender artículos de plata, oro, cristal, entre otros, para obtener el capital y los elementos que necesitaba para comenzar.

“Al principio me fue demasiado difícil, no tenía ni una sola idea de cómo era trabajar con empleados, cómo dirigirlos, -además- hay muchas reglas en la cocina, una vez al año llega un supervisor a chequear limpieza, temperaturas, yo estaba en cero, pero con el tiempo me fui empapando de todo, tomé un curso y porque tenía que tener ciertos permisos. Saqué un permiso para ser Manager General”, comentó.

INNOVAR E IDENTIFICAR LOS GUSTOS DEL CLIENTE

Livi resaltó que en un principio uno de sus principales retos fue introducir platillos nuevos, así como identificar los gustos de los clientes, también enfrentar las épocas de bajos ingresos, lo cual le dificultaba el pago de la renta del local donde funciona el restaurante. “En el tiempo del verano el negocio es muy bueno, entonces hay que hacer una alcancía para sobrevivir en invierno, porque es difícil, llegan a cobrar la renta y sino te dicen que te desalojan o cobran mora por pagar tarde”.

Para Muñoz generar ahorros para las temporadas bajas de clientela fue uno de sus principales obstáculos y enseñanzas durante los primeros años del negocio, ya que debió utilizar fondos provenientes de la imprenta de su esposo para superar esas barreras. Aún así, tenía que encontrar la manera de solventar otros gastos como la compra de los insumos para la cocina.

Otro de los momentos críticos que debió superar fue la reparación de los cuartos fríos de su local, “hubo una temporada en la que se me arruinaban…los dos a la vez y se me arruinó el producto, no tenía dinero para repararlos de inmediato”, relató.

Además, recordó sus preocupaciones ante las dificultades que enfrentaba, porque no tenía dinero para absorber las pérdidas de los alimentos arruinados y la reparación de los cuartos fríos. “Me di cuenta de que hay obstáculos fuertes, pero hay que buscarle como superarlos, porque si en ese momento hubiera dicho no puedo y cierro todo, ¿qué hubiera hecho después para reiniciar?, uno en esto debe ser persistente, no darse por vencido”, resaltó.

Mientras que, una de las metas más satisfactorias que recuerda es la obtención de una licencia para la venta de vinos y cervezas, “es una licencia muy buena…es muy difícil que la den, me toco esa suerte, es bastante cara, ya pude vender cerveza con las comidas y surgieron otras ideas como tener un karaoke”.

METAS MÁS GRANDES

El restaurante Casa Ríos se especializa en comida mexicana, sin embargo, Livi introdujo los platillos guatemaltecos, principalmente los antojitos, en especial “las garnachas” uno de los más reconocidos por sus clientes.

Ahora la meta de Livi es innovar e incrementar el número de platillos de diferentes nacionalidades, debido a que enfrente de su negocio se está construyendo un nuevo estadio de fútbol. “Si Dios nos lo permite viene una gran bendición, en dos años estará terminado el estadio y yo hago de cuentas que mi restaurante va a ser demasiado pequeño para lo que viene”.

Las estimaciones de Muñoz se basan en que el área donde funciona el restaurante se encuentra un complejo en el cual varios artistas musicales se presentan, lo cual influye en la cantidad de personas que llegan al negocio al terminar los eventos; con los partidos de fútbol, se incrementaría el flujo de visitantes, asegura.

UNA LARGA JORNADA

El horario de funcionamiento de Casa Ríos es extenso, al ofrecer un espacio para la realización de eventos, karaoke, celebraciones de cumpleaños entre otros. Ubicado en la 1051, S Prairie Ave, Inglewood, Los Ángeles, California, el local abre sus puertas a las 8:00 horas y cierra hasta la 1:30 de la madrugada. Muñoz asegura que la clave para la buena atención de los clientes es la realización de verificaciones constantes del restaurante.

Al cerrar el negocio debe quedar limpio e “intacto”, comenta Livi, al día siguiente verifica la asistencia del personal por la mañana, “chequear” la cocina, temperaturas, alimentos e ingredientes frescos, son los siguientes pasos Esta dinámica la realiza de nuevo al mediodía para asegurar una buena atención durante la noche.

“Me gusta que le den la bienvenida al cliente, que se sienta a gusto…que no haya ningún problema. Si la comida sale muy tarde, se hace un problema, que, si esta salada o no tiene sabor, entonces para evitarnos problemas la rutina debe ser antes de empezar”, explicó.

Por último, aconsejo a quienes deseen emprender un negocio en Estados Unidos o Guatemala “tener la espinita de que les guste” y empeñarse en conseguir las metas que se propongan.

Comentarios