Inicio Tu Voz cambia GT LHVDM: Una forma diferente de informar
DESDE LA REDACCIÓN

LHVDM: Una forma diferente de informar

por -
0 113
LHVDM: Una forma diferente de informar

POR DOUGLAS GÁMEZ
[email protected]

La Hora Voz del Migrante tiene una característica que la hace distinta a cualquier otro proyecto o tareas en las que se encuentran inmersas las personas que nos involucramos en su realización semana tras semana.

Me refiero a la retroalimentación de los lectores, en este caso de la comunidad migrante.

El periodismo es una profesión muy bonita que requiere de dedicación, responsabilidad y entrega, pero de nada sirve trabajar y contar historias para el ego, para ganar premios o ser una estrella. Si vienen reconocimientos, bienvenidos son, pero ese no es el fin.

Lo que nunca olvidaré de mis primeros cursos en periodismo es la enseñanza de uno de mis catedráticos, quien citando su propio libro de géneros periodísticos decía que la profesión buscaba que las sociedades promovieran cambios, obviamente para beneficio de estas.

A esa labor añadiría que es importante la cercanía que uno tiene con el receptor, para mejorar, para conocer sus inquietudes, sus gustos, sus preocupaciones, sobre todo; comprender mejor la realidad y en el siguiente trabajo periodístico trasladar esa realidad de una manera más depurada y adecuada.

El migrante es peculiar, tiene esa capacidad de enviar mensajes claros, de marcar la ruta y ser partícipe activo de ese proceso de recopilar y trasladar la información y las historias cada semana mejor.

El guatemalteco en Estados Unidos es bastante comprometido y compenetrado, entienden el valor del periodismo en la democracia, como fiscalizador, lugar para la denuncia, la advertencia, para el aprendizaje y la motivación.

Es difícil describir la dinámica y la relación con la comunidad migrante, me atrevería a decir que es una experiencia casi única este tipo de periodismo enfocado hacia los connacionales en Estados Unidos.

Cada semana, cada artículo toca una fibra, es diferente, tiene distintos ángulos y no hay fórmulas que repetir. Hay lumbreras, guías y conocimiento adquirido cada vez que emprendemos una nueva edición.

Y el proceso termina, esos mismos migrantes que facilitaron el camino, quienes acompañaron al equipo para llegar del punto A al punto B están pendientes al final, señalan los éxitos, los aciertos y claro los errores o las ideas que surgen para trabajar más historias e información de interés para la comunidad.

La Hora Voz del Migrante no somos tres, cinco, seis, etc., somos todos, la comunidad migrante, esos guatemaltecos, salvadoreños y hondureños que están comprometidos y dedicados a un proyecto único, un medio que marca un hito en cuanto a cómo informar a la comunidad en el exterior. Es un reto y la mayor satisfacción y gasolina para continuar es ese aprendizaje que parece no acabar junto al migrante, quien tiene tanto que enseñarnos y contarnos.

Comentarios