La región de las Verapaces: un destino verde y natural

Por Redacción La Hora
[email protected]

Conocidos por sus bosques frondosos, por ser refugio de fauna y hogar del Quetzal y la Monja Blanca, los departamentos de Alta Verapaz y Baja Verapaz, forman la región conocida como las Verapaces que por años se ha constituido en un atractivo turístico preferido por visitantes nacionales y extranjeros.

De acuerdo con el Instituto Guatemalteco de Turismo (Inguat), por su ubicación, la región se constituye como uno de los sitios preferidos por viajeros, que con entusiasmo deciden aventurarse en actividades de canoa o rappel para recorrer ríos o lagos, o tomar un descanso en piscinas naturales.

Por otro lado, el Inguat señala que la recreación al aire libre está asegurada con ascensos a montañas, peregrinar por las rutas del Biotopo del Quetzal, hacer rafting en los rápidos del río Cahabón o recorrer las extraordinarias cuevas de Lanquín y Candelaria.

PARQUE NACIONAL SEMUC CHAMPEY
Al hablar de estos destinos, el visitante no debe olvidar Semuc Champey que se localiza al sur del municipio de Lanquín. Su nombre proviene del q’eqchi’ –xmuq (esconder), cham (hondo) y pek (piedra)–, que se puede interpretar como “Donde el río se esconde”.

Según el Inguat, este sitio es un puente natural de piedra caliza que tiene una longitud de más de 300 metros por el cual fluye el río Cahabón, que circula subterráneamente al internarse en una caverna.

En el parque, los visitantes pueden observar siete pozas escalonadas con una profundidad entre uno y tres metros, localizadas en un cañón donde se depositan rocas del valle del Polochic que se identifican con sus aguas color turquesa que dependiendo de la época del año en que se visite tiende a cambiar.

Por otro lado, es un perfecto espacio en el que la recreación natural es posible, ya que está rodeado por gran variedad de fauna que incluye decenas de especies de aves, mamíferos, reptiles y anfibios, que se complementan con las más de cien especies de árboles que hay en el sitio.

En el lugar se pueden practicar distintas actividades como senderismo, atravesar puentes colgantes, bañarse en las pozas, camping y subir al mirador que se encuentra a 50 metros de altura para observar las pozas y cataratas.

BALNEARIO LAS CONCHAS

La belleza del lugar son las sorprendentes pozas de coloración turquesa y las cascadas de agua de diferentes dimensiones formadas por el río Chiyú que hacen de Las Conchas un sitio de singular belleza.

Las cataratas son el principal atractivo, donde algunos visitantes saltan desde lo alto para sentir la adrenalina correr por su cuerpo, al caer en las pozas.

Además de ser un atractivo ecoturístico, en el balneario los visitantes pueden practicar el senderismo, nadar en pozas, camping y efectuar reuniones familiares.

CUEVAS DE SE’TZOL

Localizadas en Chahal, Alta Verapaz, las cuevas se encuentran dentro de tres montañas continuas.

Según la información del Inguat, se estima que en el lugar hay unas 25 grutas, no obstante en la actualidad únicamente se pueden visitar cinco que son las que están abiertas al público, entre ellas una con el nombre de “La Cueva del Tigre”, conocida de esa forma porque las personas del lugar tienen la creencia que en el sitio vivían animales de este tipo.

Al visitar las cuevas se practica la caminata y debido a su clima húmedo, es importante hidratarse de forma adecuada para disfrutar de las dos horas de paseo, que conlleva conocer el área.

PARQUE NACIONAL LAGUNA DE LACHUÁ

Caracterizado por la belleza de sus aguas que combinan una vegetación exuberante, y una selva tropical lluviosa, el agua del lago que tiene un olor sulfúrico, explica el origen de su nombre, “Lachuá”.

La experiencia, comparada a otros sitios puede resultar única, principalmente por la mínima afluencia de visitantes, además de la diversidad de flora y fauna tanto acuática como terrestre y por eso mismo resulta ser el sitio preferencial para encontrar diferentes especies, además de mamíferos como monos saraguate, jaguares, tapires y cocodrilos.

Al recorrer el sendero se puede acceder a un mirador, donde es posible apreciar impresionantes paisajes.  Los atardeceres más espectaculares son bellamente reflejados en la quietud de las aguas de la Laguna Lachuá, a la que también se le conoce como “El espejo del cielo”.