Inicio Recuerda tu Tierra La Joya de Cerén y San Andrés entre las bellezas arqueológicas de...

La Joya de Cerén y San Andrés entre las bellezas arqueológicas de El Salvador

por -
0 552
La Joya de Cerén y San Andrés entre las bellezas arqueológicas de El Salvador

Por Redacción La Hora
[email protected]

El Salvador tiene gran cantidad de sitios turísticos, algunos arqueológicos destacados entre turistas por la belleza predominante de la región. La Joya de Cerén y San Andrés, son lugares que el visitante debe considerar si desea acercarse a la cultura maya.

La Joya de Cerén, un sitio precolombino de El Salvador, está ubicado cerca de San Juan Opico y Las Flores, del departamento de La Libertad. Según estimaciones el lugar estuvo habitado al menos desde el año 400, por lo que se cree era una comunidad agrícola tributaria de San Andrés, que fue abandonado alrededor del año 600 a causa de la erupción de la Laguna Caldera.

Además es uno de los sitios arqueológicos más importantes, ya que enseña la manera cómo vivían las personas de ese sitio y que incluso le vale que sea conocido como la Pompeya de América, a manera de compararlo con la famosa ciudad localizada en Italia, que fue enterrada tras una erupción del volcán Vesubio.

PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD

Para 1993, la Joya de Cerén fue declarada como Patrimonio de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO, por sus siglas en inglés).

Las casas de los pobladores están formadas por tres estructuras separadas, por dormitorios, una cocina, en donde se han localizado cuchillas, piedras de moler, vasijas con restos de comida, platos de barro y lanzas, entre otros.

Las viviendas tenían una bodega y sus terrenos de cultivo y en algunos casos estaban limitadas por una pequeña cerca de madera.

Se cree que fue alrededor del año 250 que las grandes partes de la zona central y oeste de El Salvador fueron soterradas bajo densas capas de ceniza provenientes del volcán Ilopango, y que fue abandonada. La evolución cultural del maya fue interrumpida por muchos siglos hasta que la ceniza se convirtió en suelo fértil.

LA JOYA DE CERÉN FUE DESCUBIERTA EN 1976

El sitio fue descubierto en 1976 cuando se preparaba el terreno para construir el Instituto Regulador de Abastecimientos (IRA), el primer análisis se realizó en 1978 y 1980, por el doctor Payson Sheets, profesor de antropología de la Universidad de Colorado, en Boulder de Estados Unidos.

Los trabajos de excavación fueron interrumpidos por la Guerra Civil de El Salvador, pero fueron retomados en 1989 hasta 1996. Hasta ahora se han localizado unas 10 estructuras, pero se considera que todavía hay algunas soterradas, pues se desconocen los límites del sitio.

El sitio arqueológico posee múltiples problemas para su conservación y las estructuras, al ser de tierra compactada, pierden y ganan humedad fácilmente por capilaridad dentro de estas.

La pérdida y aumento de agua debilita paulatinamente las estructuras debido a la aparición de sales minerales y microflora como musgos y líquenes o macroflora como helechos. Al estar todavía rodeadas por las cenizas del volcán Laguna Caldera, y cubiertas por un techo de lámina, la cantidad de humedad que se genera es enorme, especialmente a pleno medio día.

SAN ANDRÉS

Es un sitio prehispánico localizado en El Salvador, cuya larga ocupación inició alrededor del año 900, antes de Cristo y al que se le conoce como un pueblo agrícola en el valle de Zapotitlán, del departamento de La Libertad.

El asentamiento fue desocupado en el año 250 a causa de la erupción de la caldera del lago de Ilopango, ocupado en el siglo V junto con muchos otros sitios del valle de Zapotitlán.

La arqueología demuestra que San Andrés tuvo fuertes contactos con Copán y Teotihuacán y que recibió bienes comerciados desde lugares tan lejanos como los actuales territorios de Petén y Belice.

VISITANTES PUEDEN RECORRER EL SITIO

La última evidencia de actividad prehispánica en el sitio fue entre los años 900 y 1200 como sitio residencial y que consiste en una capa final con fragmentos de incensarios y cerámica pintada con escenas de sacrificio en estilo Mixteco-Puebla, los cuales pertenecen a una fase cultural nueva, denominada como Guazapa, relacionada con la ciudad prehispánica de Cihuatán.

Posterior a la conquista española, las ruinas de San Andrés se encontraban dentro de una hacienda colonial dedicada a la ganadería y la producción de añil.

Para 1996, el Gobierno de El Salvador inauguró el Parque Arqueológico San Andrés, en donde el visitante puede recorrer pirámides, el obraje y el museo del sitio.

 

Comentarios