Inicio Tu Voz cambia GT La Conveniencia de la verdad: Caso CICIG-MP

La Conveniencia de la verdad: Caso CICIG-MP

por -
0 224
La Conveniencia de la verdad: Caso CICIG-MP

Por Marvin S Otzoy
[email protected]

La verdad es que gracias a las acciones de lucha frontal contra la corrupción e impunidad es que hay aires superficiales de esperanza por una mejor república, combatiendo la extrema pobreza en la que está sumido tristemente el país. La verdad es que sin el apoyo de Naciones Unidas nunca se hubiera iniciado la desarticulación de bandas criminales disfrazadas de gobernantes, controlando la malversación y pidiendo “la mordida” en todas las aduanas y en muchas otras dependencias. Revelar abiertamente la estructura perversa del financiamiento electoral ilícito y anónimo de los partidos políticos, haciendo de la democracia un show electoral, no hubiese salido a relucir si no es por el ente investigador. Consecuentemente a ello se inició el proceso de antejuicio contra alcaldes y diputados salpicados de muchos cuestionamientos por demás sabidos, pero nunca demostrados anteriormente. La verdad del tráfico malévolo de influencias y de la triste realidad caótica en el IGSS, dejando morir a pacientes debido a los medicamentos cuarteados con agua, es muy vergonzosa. Es cierto también que se desenmascararon a jueces que emitían fallos cuestionados, bufetes impunes que lo conseguían todo perversamente a beneficio de sus clientes, incluyendo a quien en su momento presidía la Corte más alta en rango en el sistema judicial, queriendo proteger a criminales procesados. Es verdad que mientras los valientes migrantes en EE. UU. añoran

Tener sus pasaportes tan siquiera en menos de 9 meses, se descubría en Guatemala una red mafiosa incrustada en la Dirección General de Migración. La verdad es que el trabajo y resultados de la CICIG y el MP para combatir la pobreza, impunidad, desnutrición, seguridad, entre muchos otros males, es aplaudido por las grandes mayorías sedientas de justicia y transparencia.

La verdad es que los afectados en estas investigaciones siempre darán pelea para proteger sus mezquinos intereses, hablando de nacionalismos hipócritas, de invasión extranjera y de justicia selectiva.

Es verdad que el senador pretende la seguridad interna de su país, es verdad que sus intenciones de retención de financiamiento a la Comisión obedecen a sus dudas en cuento a la transparencia e intenciones de dicho ente, sobre todo si afectan los intereses de la nación que también le abrió las puertas a sus inmigrantes progenitores.

A todo esto ¿qué verdad conviene escuchar y aceptar? La conveniencia de la verdad depende de quién la vea, cómo la vea y por qué la quiere ver así. ¿Será que tristemente se terminará aceptando que la corrupción es algo “normal”? Al parecer quienes están ligados a procesos y bajo investigación están en esas condiciones “porque quieren”.

La verdad es que la Constitución Política de la República de Guatemala protege la iniciativa privada (Artículo 39) que tiene ideología derechista; pero también estimula el bienestar comunitario propiciado por el estado (Artículo 68), ideología izquierdista. ¿Y entonces? Pareciera que cada quien ve las cosas como le conviene. Lo cierto es que el apoyo a las instituciones y sus objetivos como tal en contra de corrupción, impunidad, pobreza, analfabetismo, violencia y crimen organizado, entre otros, deben anteponerse a los intereses personales.

Comentarios