HIJA DE MADRE GUATEMALTECA Y PADRE HONDUREÑO

Kenia Reyes, hija de migrantes que desea representar a Guatemala

Por Andrea Jumique
[email protected]

Originaria de Bronx, Nueva York, Kenia Reyes es una hija de padres inmigrantes que viajaron hacia Estados Unidos en busca de una vida con mejores oportunidades y mayor seguridad. Nacida en el país norteamericano, Reyes ha buscado participar en eventos que le permitan contribuir a los migrantes.

La madre de Kenia y su familia decidieron migrar a Estados Unidos en busca de nuevas oportunidades y un mejor futuro debido a que en Guatemala vivían con recursos limitados. Además, el objetivo era ofrecerles seguridad a los niños de su familia, ya que en donde vivían la delincuencia empezaba afectar a la comunidad.

Al llegar al país norteamericano, el primer obstáculo que tuvo que enfrentar su familia fue el idioma, luego el impedimento de ingresar a una escuela. “Mi mamá no hablaba el Inglés, por lo que al principio se le hizo un poco difícil. Además, hay que agregar que al llegar a los 16 años, ya no pudo ingresar a la escuela y no pudo terminar su bachillerato”, relata Reyes.

“Estar en un país nuevo y no tener a nadie más que la familia es difícil. Además, estar aquí sin documentos se hace más difícil conseguir trabajo y salir adelante. Pero Dios le dio un espíritu de valentía, de fortaleza a mi madre. Ella de verdad luchó bastante para ser la mujer que es ahora”, recuerda Reyes.

Kenia Reyes vive actualmente con su mamá, su padrastro y sus dos hermanas. Estudia para ser maestra de inglés, específicamente en gramática y literatura. Además, trabaja en una agencia de cuidados que se enfoca en asistir a sus clientes y familias para que obtengan una mejor calidad de vida.

La entrevistada comenta que su madre siempre ha buscado ayudar a los migrantes. “Recuerdo que cuando era niña conocí a los amigos de mi mamá, la mayoría mexicanos, porque llegaban a mi casa pidiendo que les ayudáramos con los papeles o a leer una carta de migración. Entonces, mi mamá me pasaba las cartas y yo las traducía”, comenta Reyes.

AMANTE DE CERTÁMENES DE BELLEZA

Reyes relató que toda su vida ha sido amante de los certámenes de belleza y de la preparación que deben de tener las participantes.

“Yo siempre le decía a mi mamá que un día iba a ir a Miss Universo y si lo lograba, no iba a representar a Estados Unidos sino a Guatemala”, señaló Kenia. Argumentó que esa elección de representar al país natal de su madre fue porque le inculcaron que no tenía que olvidar su historia y de dónde venían sus padres. “Yo me siento tan chapina como si hubiera nacido allá”, asegura.

Kenia señaló que hace dos años había decidido que competiría como Miss New York debido a que veía que en los certámenes se tenía que representar al país natal de las concursantes. “Creo que ya me había resignado que solo iba a poder representar a Estados Unidos como hija de una inmigrante, lo cual también me llenaba de mucho orgullo”.

El evento “Miss Guatemala USA-EAST Coast”, el cual se realizó el 4 de junio del año pasado, fue la primera participación de Kenia en un certamen de belleza. “Fue una experiencia maravillosa, me enseñó mucho de mí misma y me abrió muchas puertas”, comenta Kenia.
Reyes relató que ganar dicho certamen le permitió participar en un congreso juvenil de una organización religiosa en Chiapas, México. La oportunidad de relatar sus experiencias la considera como “una de las más satisfactorias”.

Uno de los objetivos que tenía Kenia al competir en el certamen de belleza era que los utilizaría como plataforma para venir a Guatemala y ayudar a la niñez: “Quería ayudar en la educación y crecimiento de nuestros niños. Quería crear un impacto en el desarrollo de los niños”, indica.

EL CHOQUE DE DOS MUNDOS

Además, su plan era movilizar a la comunidad migrante y crear lazos entre las familias. “Yo sé lo difícil que es ser migrante, porque vi la experiencia con mi mamá”, comenta.

La entrevistada comentó que dos semanas después de ganar el certamen de belleza, renunció a la corona de Miss Guatemala USA-EAST Coast debido al enfrentamiento de dos mundos. “El reto más grande y el que me llevó a renunciar a la corona fue por mantenerme sincera a quien soy y poder ser sincera conmigo misma”.

“Para mí, se encontraron dos mundos un poco difíciles de balancear al mismo tiempo. Mi amor por Guatemala, mi país, mi patriotismo y mi amor por los certámenes de belleza y poder ser reina de belleza”, añade.

Reyes comenta que el mundo de los certámenes de belleza también “chocaron” su mundo espiritual. “Yo soy adventista del séptimo día, y es una religión más conservadora que muchas otras, donde tenemos creencias estrictas”, indicó.

Yo realmente pensé que podría representar a Guatemala y ser una joven creyente, cristiana, adventista. Pero al final tuve que renunciar porque lo más importante era mi paz espiritual. Sentí que era mucha la presión la que tenían mis mundos, entonces mejor decidí renunciar. Ahora estoy en Paz. Dios siempre me guió, recordó Kenia.

La entrevistada comentó que cuando participó en el evento, uno de los retos que observó fue el ser aceptada por la comunidad guatemalteca. “Muchas personas se cuestionaban que porqué una persona que no nació allá –en Guatemala- quería representarlos”, enfatizó.

OBSTÁCULOS EN LA COMUNIDAD

Para Kenia Reyes los latinos que residen en Estados Unidos enfrentan varios retos, entre ellos, aprender a no desligarse de sus raíces a pesar de las prácticas racistas que son comunes en el país norteamericano.

“Aquí al latino se le toma por vago, por criminal. Entonces, poder salir de ese estereotipo es difícil porque lo que la mayoría lo que hace es desligarse de sus raíces y eso no debe de ser así. Uno siempre debe pensar primero en quién es y dependiendo de eso tomar decisiones”, puntualiza Reyes.

Además, indicó que también se enfrentan con obstáculos políticos, por ejemplo, la reforma migratoria. “Sin embargo, aún con tantos obstáculos la comunidad latina tiene una fuerza impresionante en los Estados Unidos, y eso es bueno. El español es la segunda oficial de Estados Unidos por la cantidad de latinos que hay acá y eso es algo digno de admirar”, argumenta la connacional.

“Somos latinos pero no nos tenemos que dejar intimidar”, apuntó.

Kenia Reyes ahora busca proyectos que impulsen la voz de los migrantes y que los ayude a salir adelante porque considera que quienes nacieron en el país norteamericano les toca votar por los representantes o líderes que pueden influir en el cambio de las políticas de migración.

“Estar en un país nuevo y no tener a nadie más que la familia es difícil. Además, estar aquí sin documentos se hace más difícil conseguir trabajo y salir adelante. Pero Dios le dio un espíritu de valentía, de fortaleza a mí madre. Ella de verdad luchó bastante para ser la mujer que es ahora”.
KENIA REYES