Inicio Tu Voz cambia GT Instituto Nacional de Cooperativas

Instituto Nacional de Cooperativas

por -
0 115
Instituto Nacional de Cooperativas

Por Rodulfo Santizo (Minchito)
[email protected]

Instituto Nacional de Cooperativas (Inacop) y su urgente reorientación para volver a ser una institución fuerte de apoyo a las cooperativas de Guatemala

El Instituto Nacional de Cooperativas (Inacop), es una institución de gobierno, rector de las cooperativas de Guatemala, estructuras de apoyo al desarrollo económico productivo que han sido la plataforma y base del desarrollo para muchos países europeos como Alemania, Francia, entre otros.

El Inacop es una institución gubernamental con un precario y escaso presupuesto, que apenas alcanza para medio pagar sueldos y viáticos de hambre a sus empleados con extensiones exageradas en áreas de cobertura, sin tener los recursos mínimos e indispensables para que un técnico pueda ejercer dignamente su trabajo de facilitación de los procesos de conformación de las cooperativas. Las demandas para establecer cooperativas son enormes, pero la capacidad de respuesta institucional es poca y reducida, por la falta de personal técnico con recursos que les permita, por lo menos, brindar una buena asistencia y seguimiento a las cooperativas actuales, mucho menos dar atención a las nuevas solicitudes de cooperativas.

Para contarles un poco de historia de las épocas doradas del Sector Publico Agrícola, a finales de la década de los 70 y principios de los 80, Inacop era una institución en la que muchos deseaban ocupar un puesto en ella, porque era una instancia que tenía buenos salarios, viáticos, vehículos y recursos a disposición para hacer una buena labor de asistencia técnica, capacitación y seguimiento de las cooperativas establecidas para esa época.

Esos tiempos, solo son recuerdos y no se acerca ni siquiera a un 20 por ciento de lo que fue esta prestigiosa entidad gubernamental, causante y responsable directo del éxito y relevancia de muchas cooperativas que en estos tiempos, son verdadera expresión del cooperativismo en el campo y actividades a las que se dedican.

Fui testigo de logros que técnicos del Inacop compartían en los inolvidables seminarios, foros, concentraciones de planificación y reuniones en el Coreda y Cosureda de aquellos tiempos, donde había una verdadera coordinación, enfocada por el extensionismo rural que caracterizaba a los funcionarios encargados de transferir tecnología y ser facilitadores del desarrollo de las comunidades del área rural.

No es posible que se hagan transferencias a ministerios, secretarias e instancias que no son de vital importancia y que justifiquen los mismos, habiendo instituciones que de verdad necesitan de mejores presupuestos y reorientación, como es el caso de Inacop y Conamigua, por interés de nosotros los migrantes.

Es necesario rescatar Inacop, la tarea es de los miembros de su Junta Directiva, actual, a los que por suerte tengo el gusto de conocer muy de cerca a algunos y sé de sus buena voluntad, capacidades, conocimientos y experiencias, pero también hago un llamado a la Comisión de Cooperativas del Congreso de Guatemala y el resto de los honorables diputados a que tomen en cuenta los planteamientos para reformar Ley General de Cooperativas, basándose en que es una estrategia y modelo disponibles para desarrollar el país con participación directa de los ciudadanos, organizándose para buscar su propio progreso y superación.

Pongan atención en la siguiente reflexión: usted Presidente, usted Vicepresidente, ustedes Ministros, ustedes asesores, ustedes viceministros, ustedes diputados, ¿ustedes qué harían?, si estuvieran trabajando en una institución como Inacop con un presupuesto anual de cercana a los trece millones de quetzales anuales y salarios mensuales de Q3, 400.00, cerca de Q800.00 de viáticos al mes, sin recursos para realizar su trabajo, con una carga, área, atribuciones y funciones que cumplir a como dé lugar, con una Canasta Básica arriba de los Q4000.00 para una familia promedio. Estoy seguro que nadie de ustedes aceptará trabajar en estas condiciones, ni siquiera leerían la convocatoria, mucho menos aceptarla, renunciarían al mes de trabajo y buscarían una mejor opción laboral.

Como migrantes hemos empezado el establecimiento de un modelo de proyecto, basado en el cooperativismo y deseamos tener un Inacop fuerte para atender nuestras demandas, esperando tener un verdadero soporte institucional que estimule y motive ser parte de una cooperativa en cualquiera de sus denominaciones o características, de acuerdo a los intereses de los asociados.

Comentarios