¿Un inmigrante sin autorización puede tener cuenta bancaria?

POR KELSEY SHEEHY/ NERDWALLET VÍA AP

Julieta Garibay abrió su primera cuenta corriente a los 20 años. En ese momento, ella trabajaba como camarera y ahorraba para ir la universidad.

También era una inmigrante que vino de México a Austin, Texas, con su madre y su hermana cuando tenía 12 años. No contaba con documentación para residir legalmente en Estados Unidos.

Por varios años, Garibay descartó la idea de abrir una cuenta de cheques por su estatus inmigratorio. Ella guardaba el efectivo que le pagaban en una bolsa de papel que metía en el refrigerador o debajo de su cama.

“Tenía miedo que si diera mi información, el gobierno lo averiguaría y me deportaría”, dice Garibay, ahora cofundadora y directora de campaña de United We Dream, un grupo de ayuda para jóvenes inmigrantes.

Con el prospecto del pago de una matrícula universitaria, su bolsa de papel ya no funcionaría. Así es que abrió una cuenta en el Bank of America, donde su mamá –también migrante sin autorización en aquel entonces– ya tenía una cuenta.

¿PARA QUÉ SIRVE UNA CUENTA DE CHEQUES?

La decisión de Garibay de abrir una cuenta estuvo motivada porque ella iba a la universidad a vivir por sí sola. Se mudaba a Dallas y tenía que alquilar un apartamento, obtener un teléfono y pagar cuentas. Estas tareas son más fáciles de hacer, y a menudo más baratas, con una cuenta de banco.

Cuando alguien no tiene una cuenta bancaria recurre a servicios de cambio de cheques o tarjetas de débito prepagos que generalmente cobran cargos altos por cambiar los cheques y por pagar cuentas. Estos servicios son gratis cuando usted tiene una cuenta de banco.

Una cuenta bancaria también ofrece seguridad personal.

“Muchas comunidades inmigrantes reciben pagos en efectivo y llevan todo su salario semanal en efectivo. Eso es muy peligroso”, dice Mayra Aldás-Deckert, asociada de proyectos especiales de la Coalición de Inmigración de Nueva York.

Si usted guarda su dinero en casa en una bolsa de papel, como lo hacía Garibay, le pueden robar sus ahorros de una semana o de un mes. Y las noticias reportan un patrón de robos dirigido a jornaleros y a otros inmigrantes a través del país; con suficiente efectivo en sus bolsillos, estos trabajadores son vistos como “cajeros automáticos ambulantes”.

Una cuenta bancaria es un sitio seguro para guardar su dinero. Incluso en el caso de que su banco sea robado, su dinero está asegurado y se lo devolvería. Y, teniendo menos efectivo, usted no es tan vulnerable a los ladrones de calle.

La cuenta de banco también ayuda al inmigrante sin documentación para vivir en Estados Unidos y establecer una trayectoria financiera. En la mayoría de los casos, se requiere una cuenta de banco para obtener una tarjeta de crédito, comprar una casa o pedir un préstamo para comenzar un negocio -toda actividad que establece un historial crediticio-.

LO QUE NECESITA PARA ABRIR UNA CUENTA

Primero, empecemos con lo que no se necesita: un número de Seguro Social. Muchos bancos y asociaciones de crédito permiten a sus clientes abrir una cuenta con un Número de Identificación Personal del Contribuyente (ITIN, por sus siglas en inglés).

“Si no tiene un número de Seguro Social, es absolutamente necesario que consiga un ITIN”, dice Marisabel Torres, una analista económica en el Consejo Nacional de La Raza que trabaja en un proyecto de la organización para fomentar la creación de patrimonio. “Si usted trabaja, es importante tener documentación de que ha pagado impuestos y tiene un historial en el país.”

El Servicio de Impuestos Internos (IRS, por sus siglas en inglés) emite números de ITIN a las personas que trabajan en los Estados Unidos, pero no son aptos para recibir un número de Seguro Social. Para conseguirlo, complete el formulario necesario y presente un comprobante de identidad, como el pasaporte o la licencia para conducir, junto a la declaración completa de impuestos federales.

Puede enviar su solicitud por correo, llevarla a una oficina del IRS o a un agente tramitador del IRS para procesarla.

Cualquier persona sin documentos para residir en Estados Unidos y que abra una cuenta puede sentirse atemorizada, pero es algo que se puede vencer. Esto no sería causa de una deportación, como lo descubrió Garibay, de United We Dream. Sin embargo, sí lo ayuda a establecer un historial financiero en los Estados Unidos y le ofrece un sitio seguro para guardar los ahorros que tanto le ha costado ganar.

Este artículo fue escrito principalmente para consumidores estadounidenses para ayudar en sus decisiones financieras personales. Pudiera ser que algunos consejos o declaraciones no se apliquen a lectores en otros países.

LOS REQUISITOS

Antes de abrirle una cuenta, los bancos y asociaciones de crédito necesitan verificar su identidad. Para hacerlo, normalmente, ellos exigen los siguientes documentos:

–Pasaporte no vencido.
–Licencia de conducir emitida por el gobierno, incluyendo licencias extranjeras.
–Tarjetas de identificación consular.
–Certificado de nacimiento.

Aquellos que vivan en la ciudad de Nueva York, en San Francisco, o en cualquier otra ciudad que emita tarjetas de identificación municipal, pueden usar estas como comprobante de identidad.

Los bancos y asociaciones de crédito a menudo requieren una dirección postal para abrirle una cuenta. Una factura de servicio público, contrato de alquiler o licencia de conducir actualizada o tarjeta de identificación municipal también puede satisfacer este requisito.