Inguat: Izabal, un Caribe Verde

A 297 kilómetros de la capital se localiza Izabal, que sirve como punto de partida para conocer uno de los departamentos más emblemáticos de Guatemala, el color verde y el clima del Caribe son uno de sus principales atractivos. El Instituto Guatemalteco de Turismo (Inguat) describe en un artículo algunas de las atracciones principales que no debe olvidar de visitar si de viajar y conocer se trata.

Por Redacción La Hora
[email protected]

Puerto Barrios y el Lago Izabal

Puerto Barrios, la cabecera departamental de Izabal, cuenta con la mayoría de los comercios, hoteles, restaurantes y centros nocturnos principales del departamento, así como los distintos transportes en los cuales se puede desplazar el turista con facilidad.

El lago de Izabal, el más grande del país, está rodeado de hermosas playas como El Estor, Mariscos y Playa Dorada, que ofrecen al visitante un panorama de belleza y la opción de navegar dentro del lago.

El lago posee diversidad de fauna, prueba de ello son los tiburones de agua dulce que se encuentran en sus aguas, también lagartos, cocodrilos, variedad de peces y específicamente en sus orillas se localiza al emblemático mamífero, el manatí.

PARQUE ECOLÓGICO EL BOQUERÓN

Para llegar hasta este parque debe hacerlo por cayuco y también recorrer el sendero acuático formado por el río Sauce gozando de muy cerca la fauna del lugar que le dejará asombrado con sus sonidos y colores que se mezclan con las cuevas que existen a su alrededor.

Esta experiencia además le permitirá apreciar y estar más consciente del entorno, lo mejor es hacer un recorrido susurrando para poder apreciar el lugar en su esplendor, también se puede observar variedad de flora y fauna, así como escuchar a los monos aulladores que viven en los árboles que rodean el sitio, destaca el Inguat.

El parque ecológico cuenta con diferentes actividades a realizar, adicionales a su atractivo principal que es el recorrido en cayuco, entre ellas poderse sumergir en agua cristalina, visitar el mariposario, hacer senderismo, paseo en caballo, descansar en hamacas, observación de paredes de vegetación de más de 100 metros de altura y disfrutar de la gastronomía del área como tilapia, mojarras, camarones y variedad de mariscos.

LIVINGSTON

Si piensa visitar esta área debe hacerlo por mar y desde Puerto Barrios en embarcaciones privadas. Durante la Semana Santa, se puede ver la Pasión de Jesús en vivo, además de aprovechar para visitarlo durante la fiesta de San Isidro Labrador (26 de noviembre) y la fiesta de la Virgen de Guadalupe (12 de diciembre) que se constituyen como magníficas oportunidades para apreciar el folklore de la población garífuna del lugar, como la danza de La Punta, la Zumba y la tradicional y mística danza El Yancunú.

Sus atractivos son los coloridos y vistosos trajes tradicionales de la cultura Garífuna junto a sus playas de aguas cristalinas, arena blanca, palmeras, casas de madera llamativas y un entorno natural lleno de vegetación, haciendo de Livingston un lugar único.

Mientras el coco forma parte esencial de la gastronomía, lo que da como resultado un sabor inigualablemente caribeño, dejando en su paladar el gusto de la cultura garífuna. Entre los platillos principales se puede encontrar el Tapado, que se mezcla con sabores de mariscos, pescado y coco y otros como el cebiche, señala el Inguat.

LA BELLEZA DE PUNTA DE MANABIQUE

Conocida como una pequeña y hermosa península que separa la Bahía de Amatique del Golfo de Honduras, se puede apreciar gran variedad de sistemas ecológicos, bosques inundables, bahías, pantanos, playas, manglares y lagunas.

Esta variedad de ecosistemas contribuye a que se pueda apreciar gran diversidad de vida silvestre, siendo un refugio muy importante para aves y mamíferos amenazados como el manatí, el tapir y el jaguar.

Para llegar a este destino se debe tomar una lancha en Livingston y disfrutar de un recorrido lleno de vegetación y agua cristalina.

PARQUE NACIONAL RÍO DULCE

Conectado con el Mar Caribe, Río Dulce es un importante corredor biológico de más de 48 kilómetros, considerado de gran importancia principalmente para especies como el manatí.
El Parque tiene más de 60 años de ser área protegida en el país y es parte esencial para la fauna guatemalteca por ser el hábitat de un animal mamífero en peligro de extinción.

QUIRIGUÁ

El parque se localiza en la ribera oeste del río Motagua o río Grande, que es considerada como una ruta de comunicación importante para los mayas. Quiriguá junto con la ciudad de Copán en Honduras se ubican en la periferia sureste de las tierras bajas mayas, su valor histórico y arqueológico le valieron que fuera nombrada como Patrimonio Cultural de la Humanidad desde 1981 por la UNESCO.

Tiene unas 34 hectáreas de bosque, un remanente importante de selva tropical lluviosa, que lo convierte en un último refugio para especies silvestres propias de la zona.