Inicio Noticias ¿Por qué es importante la elección del próximo PDH?
EL PDH DEBE SER EL DEFENSOR DEL PUEBLO

¿Por qué es importante la elección del próximo PDH?

por -
0 139
¿Por qué es importante la elección del próximo PDH?

REDACCIÓN LA HORA *
lahora@lahora.com.gt

Actualmente la Comisión de Derechos Humanos del Congreso lleva a cabo la elección del nuevo Procurador de Derechos Humanos, el electo sustituirá a Jorge de León Duque.

La convocatoria de candidatos a ese cargo concluyó la semana pasada con la presentación de 31 expedientes.

La Comisión de Derechos Humanos comenzará esta semana el examen y depuración de los perfiles para que luego el pleno de diputados elija a uno de los profesionales.

Muchos consideran la figura del Procurador como “decorativa”, pero ¿cuál es su función e importancia? y ¿qué papel deberá jugar el próximo PDH en el contexto de las reformas al sistema?

El PDH es un comisionado del Congreso, el órgano elector, para la defensa de los derechos humanos de la población. Entre sus potestades se encuentra intervenir en casos de reclamo o queja sobre violaciones en esa materia. Por ello, la Procuraduría tiene oficinas auxiliares en todo el territorio nacional, donde los ciudadanos pueden acudir a denunciar ese tipo de acciones.

Además de vigilar el cumplimiento de los derechos humanos, el “ombudsman”, como también se le denomina, puede investigar y denunciar comportamientos lesivos a los intereses de los guatemaltecos por parte de funcionarios, empleados o entidades públicas.

El PDH no solo puede emitir censuras o recomendaciones, públicas o privadas, por violaciones de los derechos establecidos en la Constitución y los tratados internacionales firmados por Guatemala; también puede promover acciones o recursos judiciales o administrativos, en los casos en que sea procedente.

¿CÓMO SE DESIGNA?
De acuerdo con la ley, el PDH debe ser designado por el Organismo Legislativo cada cinco años. El papel de esta figura ha tomado tal importancia que para controlar su nombramiento, las bancadas cabildean para ganar la Presidencia de la Comisión de Derechos Humanos.

La mencionada sala de trabajo tiene la responsabilidad de elegir una terna entre todos los candidatos para que el pleno vote por ella.

Este año el oficialismo ganó el pulso colocando a la diputada integrante del Frente de Convergencia Nacional (FCN), Sandra Patricia Sandoval, al frente de la Comisión. La congresista asegura que ha promovido un compromiso de transparencia con los integrantes de la sala de trabajo para evitar influir en la designación de la terna finalista que luego será conocida en el pleno.

Jorge Santos, de la Unidad de Protección a Defensoras y Defensores de Derechos Humanos, Guatemala (Udefegua), asegura que los mecanismos de depuración de expedientes deben ser mejorados y solicita a la sala de trabajo que no solo se le designe a una persona, sino que se dé estricto seguimiento a las acciones que realice.

La directora de la Asociación para el Estudio y Promoción de la Seguridad en Democracia (Sedem), Iduvina Hernández, pide que la Comisión cumpla con todas las fases del proceso de forma transparente y abierta al público.

“La Comisión debe evaluar y designar al nuevo Procurador en función de la experiencia y el compromiso que tenga con el cumplimiento de los derechos humanos, y que cuente con una honorabilidad que le haga justicia al cargo”, explica.

De completarse el proceso de depuración y selección de la terna finalista a finales de mayo, el pleno podría votar por el sucesor de Jorge de León Duque el 30 de ese mes.

¿QUÉ SE ESPERA DEL DEFENSOR DEL PUEBLO?

Hernández asegura que además de tomar un compromiso con la población, el nuevo Procurador deberá enfocar una parte de su trabajo en depurar la institución.

“La responsabilidad que estará asumiendo no solo será de velar por los derechos de las personas, sino también porque estos se estén defendiendo bien, por lo que esperamos que, además de un plan ambicioso, también depure la misma Procuraduría, en búsqueda de mejorar el proceso”, señala.

Para Santos, el nuevo Procurador deberá dar más importancia a las recomendaciones que como magistrado de conciencia puede realizar para el verdadero cumplimiento de los derechos humanos en el país.

“El defensor del pueblo cuenta con un mandato constitucional que lo delega como comisionado de la representación del pueblo; debe velar por los derechos humanos, pero también por la fiscalización y la supervisión de la institucionalidad persiguiendo intereses lesivos para los guatemaltecos”, indica.

Comentarios