Golpe a Trump en la Corte Suprema, que deja DACA vigente de momento

President Donald Trump speaks during the Governors' Ball in the State Dining Room of the White House in Washington, Sunday, Feb. 25, 2018. (AP Photo/Pablo Martinez Monsivais)

Foto: AP

Por agencias/dpa
Washington

La Corte Suprema de Estados Unidos rechazó hoy la petición del Gobierno de Donald Trump de revisar con procedimiento rápido su apelación contra la decisión de tribunales federales de suspender la cancelación de DACA, el programa que protege de la deportación a decenas de miles de jóvenes indocumentados.

La decisión de la Corte Suprema se traduce en la práctica en que ese programa continuará vigente más allá del 5 de marzo, que fue la fecha de expiración que el Gobierno de Trump puso cuando en septiembre pasado canceló DACA.

No obstante, la decisión no significa que el programa aprobado por el presidente Barack Obama en 2012 no vaya a terminar. La batalla legal continúa.

El Gobierno de Trump canceló en septiembre DACA, que otorga permisos temporales de residencia y trabajo a los jóvenes indocumentados que entraron ilegalmente en Estados Unidos siendo niños junto con sus padres.

El argumento fue que Obama se extralimitó en sus poderes presidenciales asumiendo un tema que le corresponde al Congreso.

DACA ha llegado a proteger a cerca de 800.000 “dreamers” (soñadores), que es el nombre con el que se conoce a estos jóvenes. Cuando Trump lo canceló, había casi 700.000 inscritos. El 80 por ciento de ellos son mexicanos.

En noviembre, varios estados e instituciones presentaron una demanda conjunta contra la decisión de Trump ante la Corte Suprema.

Por otro lado, dos jueces federales, uno en San Francisco en enero y otro en Nueva York en febrero, bloquearon la decisión de la Administración Trump, considerándola arbitraria, y decretaron que el programa debe seguir en vigor hasta que se resuelva la demanda que en noviembre.

Tras la decisión de esos dos jueces, que de momento ha dejado prácticamente en papel mojado la cancelación de DACA, el Gobierno de Trump pidió a la Corte Suprema que se pronunciara con urgencia sobre la demanda conjunta presentada en noviembre, confiando en un fallo favorable a la decisión de terminar el programa, que anularía así lo que los jueces de San Francisco y Nueva York habían acordado.