Inicio Tu Voz cambia GT Un gobierno con orejas de pescado

Un gobierno con orejas de pescado

por -
0 238
Un gobierno con orejas de pescado

Lourdes Hércules
[email protected]

Durante la época del Renacimiento, a inicios del siglo XVI, en Italia, comienza a surgir una especie de primavera cultural. En ese contexto Leonardo da Vinci le daba una grande importancia al uso de la razón en la persona humana y sostenía que “para quien entiende la razón, no hay necesidad de experiencia”.

Claramente lo expresado por Da Vinci es el antónimo de lo que sucede con el gobierno de Jimmy Morales, que no tiene experiencia, pero tampoco apela al raciocinio. Empecemos por el caso de la canciller Sandra Jovel Polanco. Sí, de la que solo pensar en manos de quién está la política exterior de Guatemala causa terror.

En un momento clave para abordar los temas de migración y derechos humanos en Estados Unidos y ante la Organización de Naciones Unidas, Jovel tomó por bandera y cobijó la ya gastada y fallida agenda anti CICIG. Que si es Iván Velásquez, mejor no gracias; que si las investigaciones tocan a los míos, tampoco; que si los medios de comunicación se enteran, qué error… Ninguno de estos argumentos es realmente válido ante la comunidad internacional que percibe al gobierno de Morales como uno que poco o nada ha hecho por reducir los niveles de corrupción y por el contrario busca obstaculizar el trabajo de la CICIG.

Los mensajes hacia el gobierno de Guatemala, especialmente dirigidos desde Estados Unidos, han sido más que claros y contundentes. Congresistas, senadores, la Human Rights Watch y otras tantas organizaciones han sido directos al decir que este gobierno entorpece e interfiere en el trabajo contra la corrupción. La guinda del pastel fue la foto difundida por la Embajada de Estados Unidos en donde el embajador Arreaga reitera que apoya el trabajo de la CICIG y de Iván Velásquez. ¿Qué de todo esto no le queda claro al Presidente, a la Canciller, a los asesores?

Hace tan solo unos días atrás el mismo Donald Trump pronunciaba un discurso en el que señalaba que tampoco veía a Guatemala como un país que no combate el narcotráfico, y que este factor podría condicionar la ayuda que el país recibe.

Si claramente no combate la corrupción, se duda si hace algo por combatir el narcotráfico, si para colmo compromete los recursos que el Estado no tiene sellando el Pacto de Corruptos con un pacto colectivo que obviamente no beneficia la educación, entonces ¿Cuándo los guatemaltecos encontrarán en estas tierras el sueño que se ven obligados a buscar en otras partes?

Comentarios