Inicio Triángulo Norte Gloria Colazo: madrina de la comunidad migrante en Los Ángeles

Gloria Colazo: madrina de la comunidad migrante en Los Ángeles

por -
0 318
Gloria Colazo: madrina de la comunidad migrante en Los Ángeles

Por Andrea Jumique
[email protected]

La rutina de la salvadoreña Gloria Colazo se basa en contestar correos electrónicos, llamadas, agendar visitas, programar y coordinar eventos sociales. El 60 por ciento de su día lo dedica a ayudar a doce organizaciones no lucrativas, la mayoría enfocadas en el tema de salud. Un incidente en el 2010, hizo que prometiera dedicar su vida a auxiliar a quien lo necesitara.

Aproximadamente en el año 2000, Gloria Colazo abrió una empresa de construcción dedicada a la edificación de casas. Al mismo tiempo participó en una campaña política de un concejal de Los Ángeles, California. Debido a la carga laboral, la entrevistada comenta que tuvo una parálisis cerebral, quedando paralizado el lado izquierdo de su cuerpo; un incidente que le cambió la vida.

Comenzó su recuperación en Arizona, Colazo comenta que durante el tiempo de recuperación perdió su negocio, su salud, sus propiedades y su esposo la dejó. “El gobierno no me podía ayudar porque como yo era dueña de negocios, entonces perdí mi crédito”, señaló.

Conforme se fue recuperando, Colazo se involucró en obras sociales. “Luego de todo -su recuperación- yo regreso a la comunidad y ellos me acogen. Entonces, comienzo a ayudar y a hacer obras sociales”, comentó Gloria.

Su historia de sobrevivencia fue motivo para que recibiera reconocimientos por su lucha y fuerza para superar su enfermedad, poco a poco Gloria fue reconocida en la comunidad migrante de Los Ángeles.

ESPÍRITU ALTRUISTA

Al observar el desempeño de Gloria, el Hospital San Judas, centro donde realizó su tratamiento en Arizona, le pidió que formara parte del Sindicato de Consejería.
La Consejería se encarga de apoyar a niños con cáncer y a todas personas que no pueden acceder al servicio de salud. Por ejemplo, a todos aquellos que no tienen sus documentos en orden. “Además, hay personas que no califican para medicar (salud pública gratuita), entonces nosotros les damos los cuidados y medicamentos que necesiten totalmente gratis”, indicó.

“Este tipo de personas -quienes no son calificadas para recibir medicamentos- llegan a Estados unidos porque tienen una vida bastante limitada, de bajos recursos. Ellos no pueden obtener seguranza de salud (seguro médico) porque no tienen documentos para estar acá. Entonces estas clínicas se dedican a personas de bajos recursos que no califican para ningún tipo de ciudadano médico”, explicó Colazo.

Además del Hospital San Judas, Colazo comenta que es la vicepresidenta de la Organización Internacional de Mujeres Emprendedoras (OIME), la cual apoya por medio de becas a niñas y adolescentes salvadoreñas de bajos recursos que no tienen oportunidad de continuar sus estudios después de culminar el bachillerato en El Salvador.

“Ellas nos mandan un vídeo, nos dejan saber su ubicación, qué hacen, lo que desean es estudiar, nosotros evaluamos el caso y ya decidimos”, dice la entrevistada. Además, indica que las beneficiadas son evaluadas cada seis meses porque tiene que tener cierto promedio para que puedan continuar recibiendo los aportes.

Gloria Colazo fue nombrada “madrina de la comunidad” en Los Ángeles. “Hace un par de semanas fue la coronación”, señaló. El nombramiento se realizó en agradecimiento a que cuando una persona de la comunidad lo necesita, la entrevistada les dedica su dinero y el tiempo para hacer los trámites que se requieren.

REGRESO A EL SALVADOR

Gloria comenta que a pesar de tener 45 años viviendo en Estados Unidos, ha regresado en varias ocasiones a su país natal. La primera vez fue cuatro años después de haber sufrido el derrame. “Regresé para hacer una labor social en la cárcel de Santa Ana y también al Hospital de Santa Ana”.

“Cuando usted llega a otros países, especialmente a la tierra que lo vio nacer, usted deja todo ahí. Deja hasta el último aliento porque hay tanta necesidad de contar historias, de una palabra de aliento”, dijo Colazo. Además, añadió que ayudó cuando fue el diluvio en su país natal.

Con la idea de seguir ayudando, la entrevistada comentó que su deseo para los próximos años es crear una escuela para el proyecto que trabaja con el “Chef Amateco”. “Yo represento al Chef Amateco de Santa Ana, soy la madrina oficial. Entonces, nosotros estamos trabajando para poder darles a los niños una escuela. Ahora estamos dando clases a los niños cada dos semanas”, indicó.

Además, su sueño también es tener una oficina en donde las doce organizaciones a las que representa puedan continuar el papeleo legal que se necesita para que continúen con la labor “tan bonita y admirable” que emprenden.

Gloria Colazo indicó que siempre estará agradecida con Dios por la segunda oportunidad de vida que le dio, porque a partir de ese momento se dedicó a velar por los demás.

 

Comentarios