El caos de los niños centroamericanos

Anamaria Tejada
[email protected]

El despertar de muchos niños fuera del amor de sus padres, debe ser terrible, angustioso e inseguro; cuando escucho autoridades de Guatemala decir que los niños se encuentran bien en refugios, posiblemente mejor de los que los padres puedan darles, siento frustración, coraje, y me pregunto cómo tienen el cinismo de decir algo tan terrible. ¿Es que ellos no tienen hijos?

Que no se ponen a pensar en la angustia de esos pequeños, que quedaron en manos de autoridades que no les van a dar el mismo amor que sus padres. El llanto de esos niños me estremece y siento que no puedo conciliar el sueño, y eso que yo no estoy en esa situación.

Pienso en la angustia de esos padres al no saber dónde están sus hijos y la de los niños que no saben ni porqué se encuentran en campamentos lejos de sus progenitores, donde no hay quien los pueda consolar. Claro es muy fácil para el gobierno lavarse las manos y decir que esos niños se encuentran bien; saben acaso que todavía hay muchos que no van a poder reunirse con sus padres porque se encuentran perdidos. Corren el riesgo de no ser encontrados.

¿Qué dicen a eso, les pregunto? La ineficiencia del gobierno deja mucho que desear. ¿Qué están haciendo para localizar a esos niños que todavía no han podido reunirse con sus padres? ¿Qué estrategias tienen para exigir al gobierno de Donald Trump por la seguridad y la vida de esos niños?

Cuando el Presidente de EE. UU. firmó la orden ejecutiva no declaró a los niños que ya estaban en campamentos, todos esos niños no se encuentran en un solo lugar, los tienen en diferentes campamentos, son 2,300 niños. Según las ultimas noticias el presidente Trump pidió al Pentágono que albergara más de 20 mil niños en las bases militares de Texas y Arkansas, realmente no es claro cuántos niños van ser enviados a esas bases o tal vez a otras instalaciones, también se ha sabido que para controlar la ansiedad de estos pequeños han tenido que ser drogados, (noticia no comprobada), pero pregunto ¿quién va a responder por ese abuso? Si es que esta noticia fuese cierta.

Hoy por hoy no escucho mucho del tema, porque será que el gobierno de Donald Trump no llevó el control de esos niños y por tanto pueden no volver a ver a sus padres, y si es que aparecen esos niños tardarán por lo menos quince meses en saber dónde se encuentran, como van a reconocer a sus padres, porque ya ni siquiera van a poder recordar cómo eran sus progenitores.

Según los psicólogos ellos van a quedar marcados de por vida, qué triste y qué falta de humanidad la que se vive y muchos predican sus religiones, pero no se convierten en lo que predican, es patético todo esto demuestran su falta de sensibilidad, su falta de amor, un gobierno que no defiende la seguridad de sus ciudadanos, se denota la falta de compromiso de solidaridad y de servicio hacia su pueblo.

Yo le pido a los medios de Guatemala que envíen a sus corresponsales para que investiguen realmente el estado en que se encuentran estos niños y no se queden solo con la información que da el gobierno. No creen que sea momento de dar seguimiento.