Inicio Héroe Migrante El deseo de ayudar a su familia motivó la migración de Clara...
HIJOS AÑORAN EL DÍA EN QUE VUELVA JUNTO A ELLOS

El deseo de ayudar a su familia motivó la migración de Clara Rodríguez

por -
0 201
El deseo de ayudar a su familia motivó la migración de Clara Rodríguez

Por Grecia Ortíz
[email protected]

Cuando Clara Rodríguez decidió migrar en la búsqueda de un mejor futuro, sus hijos aún eran adolescentes, pero la necesidad y la ilusión de que siguieran estudiando la motivaron a dejar a Guatemala y hoy, a pesar de la distancia, no dejan de soñar con el día en que nuevamente estén juntos como lo hacían antes.

Lady, hija de Clara, dijo a La Hora Voz del Migrante que cuando su madre dejó Guatemala, ella y sus hermanos estaban a días de iniciar sus estudios de nivel diversificado. La familia es originaria del departamento de El Progreso.

“El salario de mi mamá no le alcanzaba como para seguirnos manteniendo, y aparte eso que mi papá no le ayudaba económicamente… ella tuvo que ver cómo sacarnos adelante y por eso ella se fue a Estados Unidos”, destacó.

Lady recuerda que aunque había facilidad con los teléfonos celulares, comunicarse con su madre le resultaba complicado porque al ser menores de edad debían esperar a que otros familiares lo hicieran primero, y cuando migró incluso llegaron a pasar hasta dos meses sin saber cómo se encontraba su mamá.

Afirma que cuando su progenitora se fue vivieron una etapa complicada, porque no tenían dinero suficiente para sobrevivir, aunque con el tiempo la situación mejoró así como la comunicación.

Mientras los años pasaban, el avance de la tecnología permitió que se acercaran más a su mamá. Ahora Whatsapp, Facebook Messenger y las video llamadas de las aplicaciones celulares han logrado que la familia se ponga al corriente de lo que hacen cotidianamente.

MADRE BUSCABA LA SUPERACIÓN DE SUS HIJOS

Hasta ahora, ya son más de doce años los que Clara ha estado lejos de su país comentó su hija. La separación fue una de las etapas más difíciles de su vida porque desde pequeña siempre ha sido su mejor amiga.

“Muchas de estas cosas no las hubiera logrado si ella no me hubiera ayudado, y aun así es parte de ellos y la otra parte que también tiene que ver con uno mismo, porque si uno no se pone las pilas no se pueden lograr las cosas, a cómo puedes superarte también te puedes destruir”, añadió.

Según Lady, su mamá trabaja en un restaurante, pero también ha laborado en la limpieza de casas porque le comentó que era uno de los oficios mejor pagados.

“Ella prácticamente tiene dos trabajos porque ella está en el restaurante y trabaja jueves, viernes, sábado y domingo. De lunes a sábado y domingo ella le da comida a otras personas que viven cerca de donde ella reside, porque está en Virginia, además vende tamales que le piden por encargo”, comentó.

Recordó que hubo tiempos en los que su mamá le enviaba cartas, “pero no hace mucho todavía mi abuela me trajo una carta a pesar que ya está el Whatsapp, porque como ahora cuando me regala cosas me pregunta por fotos si me gusta algo”.

Aunque han logrado salir adelante, la entrevistada es consciente que este tipo de separaciones no le debería ocurrir a ninguna familia.

ESPERA VOLVER JUNTO A SUS HIJOS

“Gracias a Dios mi mamá nos pagó el diversificado” señala Lady, quien considera que así lograron salir adelante. Hoy sus estudios ya alcanzan un grado universitario y trabaja como profesional del campo de la comunicación en Guatemala.

En los sueños de Clara no está de más la idea de establecer un negocio en Guatemala, su familia en tanto añora el día en que finalmente se reencuentren y se fundan en un abrazo que les haga olvidar los años lejos de su país.

“Cada Navidad es como si ella se acabara de ir, y cada vez pienso en que es otra Navidad sin que esté y es como difícil… pero me queda la paz que está viva y puedo verla y escucharla con la tecnología. A ella le doy las gracias por todo el esfuerzo y por hacer de mí una mejor persona y por todos los valores y enseñanzas que dejó antes de irse para que sea una persona independiente”, dijo.

“Ella prácticamente tiene dos trabajos, porque ella está en el restaurante y trabaja jueves, viernes, sábado y domingo. En sí de lunes a sábado y domingo ella le da comida a otras personas que viven cerca de donde ella reside, porque está en Virginia, además vende tamales que le piden por encargo”.
“Cada Navidad es como si ella se acabara de ir, y cada vez pienso en que es otra Navidad sin que esté y es como difícil… pero me queda la paz que está viva y puedo verla y escucharla con la tecnología. A ella le doy las gracias por todo el esfuerzo y por hacer de mí una mejor persona y por todos los valores y enseñanzas que dejó antes de irse para que sea una persona independiente”.
LADY

Comentarios