Descaro y brutalidad

POR RODULFO SANTIZO (MINCHITO)
[email protected]

Qué solvencia tienen estos indecentes gobernantes al hablar de soberanía, nacionalismo, patriotismo e invasión extranjera si con sus acciones corruptas y saqueó del Estado, ellos son los que violan la Constitución de Guatemala y mueven sus belfos, diciendo que las instituciones que los investigan están interviniendo en asuntos que dañan y afectan la seguridad de Guatemala; saliendo a decir que defienden la soberanía de la nación.

Es normal que el diablo juzga según su condición, porque bien sabido es que la CICIG vino a descubrir todas sus matufias y transas que por años han tenido esos grupos de delincuentes, utilizando la política para enriquecerse, cuando están ocupando los cargos en el Ejecutivo y Legislativo, usando toda la maquinaria del Estado para defenderse de cuanto proceso legal se les pueda acusar.

Guatemala ha tenido la mala fortuna de ser utilizada por seudopolíticos citadinos que no tienen la menor idea de cuáles son las verdaderas necesidades de la gente que se encuentra en pobreza extrema, ni mucho menos las condiciones reales del área rural del país, porque no conocen el territorio nacional, estando ya en el poder, si lo llegan a conocer porque utilizan helicópteros, vehículos y viáticos para ir a inaugurar obras sobrevaloradas.

Seguiremos así, si no toman conciencia todos los buenos guatemaltecos, que en un porcentaje significativo somos más, para no permitir que un grupito de buenos para nada estén guiando los destinos de la nación, amparados en que tienen el mandato constitucional, utilizando las fuerzas de seguridad para amedrentar y crear caos en la sociedad civil e instituciones que han demostrado ser la salvación para reorientar el progreso y desarrollo de la nación, librándola de tanta corrupción e impunidad.

No crean que la población es tonta, como ustedes, seguiremos informando y demandando los actos corruptos e impunes que ustedes siguen cometiendo; tarde o temprano a ustedes les tocará también estar rindiendo cuentas ante la justicia y seremos testigos de sus condenas. Por ahora disfruten, sus aparentes logros, no los envidiamos, al contrario los repudiamos y seguimos buscando aliados para demostrarles que la población sigue monitoreando y fiscalizando sus acciones para darlas a conocer a todos por los medios a nuestro alcance.

Recuerden, nacionalismo es ser honesto y no es utilizar la política para recibir financiamiento de empresarios, no reportarlo al Tribunal Supremo Electoral, quedarse con la mitad, tener un hijo que viaja de vacaciones con recursos del Gobierno a Cancún, usar anteojos caros con dinero de los impuestos de los guatemaltecos, tener un sobresueldo debajo de la mesa de 50 mil quetzales mensuales y devolverlo, porque lo descubrieron; todo esto es peor que lo que le inventaron a la CICIG, porque se ven acorralados.

La CICIG es un ente que afecta los intereses de la cúpula ejecutiva, militar, algunos diputados, algunos ministros, ciertos empresarios, entre otros; pero beneficia al grueso de la población guatemalteca, que somos los que deseamos un país con justicia social y oportunidades para todos. No son afectados los buenos funcionarios, militares, diputados, jueces, empresarios y los guatemaltecos de buen corazón. No por estos cobardes delincuentes, debemos sufrir las grandes mayorías.

Bueno, tengamos paciencia la cuenta regresiva empieza, cada día descontaremos el tiempo que Jimmy Morales estará en el poder cumpliendo el tiempo que le toca, según la Ley, al menos que la población decida sacarlo antes, que a estas alturas sería lo mejor, esperando tener un gobierno de transición que reoriente la nación.

Los migrantes seguimos abandonados, tenemos un Presidente que vino, pidió apoyo, ofreció ayuda a los migrantes, la diáspora respondió, dándole el beneficio de la duda, no respondió en nada. Lo único que ha dejado Jimmy Morales en el recuerdo de los migrantes, en ser el mandatario menos indicado para ejercer el poder y se lamentan el gran error que se cometió al recomendar e influenciar en los familiares para que votarán por él.

Con estas acciones debemos presionar, porque de verdad necesitamos CICIG para veinte años más, con nuevas autoridades al frente del Ejecutivo y Legislativo, no con aprendices del quehacer gubernamental. Estemos alertas y con los OJOS bien abiertos.