Inicio Tu Voz cambia GT Derechos humanos de los migrantes e instrumentos internacionales

Derechos humanos de los migrantes e instrumentos internacionales

por -
0 76
Derechos humanos de los migrantes e instrumentos internacionales

Pbro. Mauro Verzeletti, C. S.
Director de las Casas de Migrante, Guatemala y El Salvador
[email protected]

La Declaración Universal de los Derechos Humanos del 10 de diciembre de 1948 y a partir de ella, consagra que los derechos humanos son universales, inherentes a cualquier persona e incluyen los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales. Así mismo, la Declaración Universal de los Derechos Humanos de Naciones Unidas, ratifica la universalidad de los derechos humanos de los migrantes, al afirmar jurídica libertad de circulación internacional de cualquier persona. El artículo 13°, lo deja bien claro: “1. Todo hombre tiene derecho a la libertad de movimiento y residencia dentro de las fronteras de cada Estado. 2. Todo hombre tiene derecho de dejar cualquier país, inclusive el propio, y este regresar”.

Los Estados en materia de derechos humanos de los migrantes están desafinados por la no-praxis del derecho internacional, principalmente cuando los migrantes se desplazan por diversas razones, o sea, económica, violencia y desastres naturales; son sujetos de derechos humanos y por eso deben ser respetados en cualquier momento y donde ellos se encuentren. Los derechos humanos son inherentes a cualquier persona migrante y deben de ser respetados ampliamente e irrestrictamente antes, durante e incluso después del proceso migratorio. Los Estados que no reconocen los derechos de los migrantes y que niega de forma unilateral la Declaración Universal, Instrumentos Internacionales y Convenios sobre migraciones, deberían ser sancionados por una Corte internacional.

Los instrumentos internacionales demandan a los Estados hacer una revisión exhaustiva de las políticas migratorias y que sean compatibles con el humano derecho a migrar, a fin de eliminar todas las barreras, muros visibles e invisibles, construidos a partir de la imposición de la injusta globalización neoliberal y prácticas discriminatorias hacia los migrantes. La atención y protección de los migrantes, por ser un grupo altamente vulnerable, son sujetos de derechos y deben ser respetados en el país donde elijan para establecerse, porque tienen derecho a una patria, residencia con su familia, preservada y respetada su cultura, lengua, religión y etnia.

En el preámbulo de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (Pacto de San José de Costa Rica), de 1992, a partir del nuevo paradigma de los derechos humanos enfatiza claramente; “los derechos esenciales de la persona humana no derivan del hecho de ser ella nacional de determinado estado, si no del hecho de tener como fundamento los atributos de persona humana, razón porque justifican una protección internacional, de naturaleza convencional, coadyuvante y complementar de la que ofrece el derecho interno de los estados americanos”. Los sagrados derechos humanos de los migrantes y refugiados no tienen fronteras.

Comentarios