Dennis Castillo, activista desde los 13 años

Por Redacción La Hora
lahora@lahora.com.gt

Dennis Castillo de origen hondureño y activista desde los 13 años para la organización y sitio web Soy Migrante, trabaja actualmente en un programa para la defensa de los derechos humanos, luego de ser testigo del asesinato de uno de sus compañeros.

“En mi país lamentablemente hay muertes cada día”, dijo Castillo, a la vez, recordó que muchos de estos asesinatos son parte de una ola de persecución y crímenes de odio a la diversidad sexual. Tras ocurrir la muerte de uno de sus compañeros, Castillo sirvió como testigo en un proceso judicial, pero fue amenazado por hacerlo.

“Fue por estas razones, que migré a San José, Costa Rica, en el 2012 y solicité refugio por orientación sexual. Después de cinco meses, el Estado costarricense me convirtió en el primer caso de otorgamiento del estatus de persona refugiada por orientación sexual.  Mi caso ha sido emblemático y hoy ayudo a que muchos otros líderes de la diversidad sexual perseguidos en Centroamérica puedan ser protegidos en este país”, comentó.

Castillo enfatizó que proviene de una familia de muchos valores, siendo el hijo menor y el “mimado” de sus hermanas.

“Fue difícil aceptar que tenía que salir de Honduras y buscar un país donde vivir y así escapar de las amenazas de muerte. Dejé mi hogar y a mi madre de avanzada edad; saber de su preocupación es de las cosas más duras que me toca sobrellevar”, lamentó.

Una vez en Costa Rica, comentó que fundó un boletín al que llame Expatriados. En el 2013, conoció a otro grupo de refugiados y fundaron la comunidad Casabierta, que se constituye como un equipo y espacio abierto para que activistas y defensores de derechos humanos perseguidos puedan encontrar desde oportunidades de protección hasta capacitación, investigación y atención.

Castillo afirmó que, espera que este sea un espacio seguro y creativo para que la persecución y el refugio no sean factores que desarticulen a las organizaciones sociales, ni quiten vidas, pues los activistas se organizan y trabajan de manera virtual.

“He tenido privilegios al poder intercambiar experiencias con otros activistas a nivel mundial. Pude visitar Holanda en el 2014 con el programa “Influentials Programme on LGBT rights”, así como otros encuentros de liderazgos en Lima Perú. Además, he participado en procesos de capacitación con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM): un encuentro a nivel mesoamericano en Tapachula, México, articulando una red comprometida para la protección y derechos de las personas LGBTI vulnerables en su ruta migratoria”, añadió.

Por último, anotó que desea promover que la humanidad sea verdaderamente democrática con la población sexualmente diversa y añadió que su sueño es regresar a su país algún día y vivir en paz.