SU ESPOSA ES HONDUREÑA Y DECIDIÓ SEGUIRLA EN ESTA AVENTURA DE LA VIDA

De Francia a Honduras, así es la vida ahora para Charles Corbeau

De los aires templados de Francia al clima cálido de Honduras, así es ahora la vida Charles Corbeau, quien decidió migrar siguiendo los pasos de su esposa con quien coincidió mientras ella estudiaba en Marsella, relató el migrante francés para el sitio electrónico del Organismo de las Naciones Unidas para la Migración (OIM).

Por Redacción La Hora
[email protected]

“Para mí lo más importante es tener una familia feliz”, dijo Corbeau mientras relata su historia y las razones que lo llevaron a establecerse en Honduras, país al que hoy conoce como hogar.

“Mi esposa y yo nos conocimos en Marsella (Francia). Ella estaba estudiando allí, pero como hondureña no le era sencillo conseguir un puesto de trabajo al finalizar el curso. Realmente no lo pensamos mucho: en Honduras ella podría ejercer su profesión como dentista y yo intentaría buscar algo. Ese era el reto”, destacó.

Una de las mayores preocupaciones para Corbeau al migrar, siempre fue que no se podía imaginar estar en un sitio sin trabajar, por eso cuando relata como llegó a laborar para una institución educativa señala que tuvo suerte, aunque en Francia ya tenía experiencia en ese campo.

Por eso afirma que aunque la situación se veía compleja, logró acomodarse y agregó que sus amistades destacan su suerte, “dicen que soy como un gato al que lanzas a cualquier lado y siempre cae sobre sus cuatro patas”.

FAMILIA, TRABAJO Y MÚSICA SON ASPECTOS VITALES EN SU VIDA

Desde que llegó a Honduras han transcurrido unos tres años, comentó y hasta ahora siente que ese país tiene un gran potencial y gente muy capaz para lograr sus metas.

“Es cierto que echo de menos a mi familia, a mis amigos. Y también me faltaba la música. Soy una persona que necesita tocar, crear. En Tegucigalpa, la ciudad donde vivimos, me hacía falta esta parte. Estuve buscando músicos para montar una banda de jazz, pero no siempre es fácil encontrar a gente que tenga la misma manera de entender las cosas que tú”, destacó.

Sin embargo, tras la búsqueda, afortunadamente, hace unos meses encontró un grupo de personas con quienes coincidió y se unieron a la agrupación “French Quartet”.

Para Corbeau, es su familia, trabajo y música las tres razones que hacen que el balance sea positivo, sobre todo considerando que Honduras es catalogada como un país con altos índices de violencia y de pobreza.

“También siento que entre todos podemos construir un país en el que las cosas funcionen mejor. Juntos, colaborando…En definitiva, aquí estamos construyendo una casa y fabricando un hogar”, puntualizó.